Sobrevivieron a la burbuja de los cupones de descuento, los reinventaron y ahora se expanden en América latina

Sobrevivieron a la burbuja de los cupones de descuento, los reinventaron y ahora se expanden en América latina
Brian Klahr y Agustín Perelman fundaron lo que hoy es Cuponstar en el año 2010. Tras el furor y cuando el negocio se desplomaba, le encontraron la vuelta
Por Gabriela Ensinck
26.09.2021 19.19hs Actualidad

Brian Klahr y Agustín Perelman se conocen desde la escuela. En su adolescencia hacían negocios juntos vendiendo desde CD vírgenes a anteojos y zapatillas. A los 20, crearon Cuponstar, una cuponera de descuentos que le cobraba a los comercios por incluirlos en su catálogo.

El desembarco de Groupon -que luego fue adquirida por Agrupate-, los hizo virar el negocio del B2C (destinado a venderle descuentos al cliente final), al B2B, para enfocarse en ofrecer a las empresas un abanico de descuentos para sus planes de beneficios.

Así sobrevivieron a la guerra de cuponeras que terminó con la compra de varias de ellas por parte de un único grupo. Y lograron crecer en el mercado corporativo, siendo pioneros en "digitalizar" los cupones que podían descargarse en el celular y enviarse por SMS (antes de que surgieran las apps especializadas y los sistemas de mensajería como Whatsapp).

Hasta que la irrupción de la pandemia del Covid-19 los obligó a reconvertir el negocio una vez más. "La primera etapa de restricciones por el coronavirus fue muy dura. Porque ofrecíamos descuentos en cines, teatros y restaurantes, que estaban cerrados. Entonces pensamos otros beneficios, más vinculados a la salud y el bienestar como: clases de yoga online, clases de baile, sesiones de coaching, meditación y fullness. Llegamos a tener mil asistentes por clase de Yoga", comenta Brian Klahr.

"También empezamos a incorporar contenidos sobre nutrición y wellness y generamos espacios para que las empresas, que tenían a sus empleados trabajando a distancia, comuniquen sus propios beneficios".

 

Actualmente la plataforma cuenta con más de 3.000 descuentos que van del 20 al 50% en rubros como gimnasios, gastronomía, supermercados, farmacias y tiendas de electrónicos. Estos beneficios llegan a casi 1 millón de empleados en 550 grandes empresas, que pagan un fee mensual según su nómina. Entre las compañías clientes se cuentan Carrefour, Techint, DirecTV, Burger King, Samsung, Farmacity, AXION Energy, IBM y Santander.

El mercado del wellness

La mejora de las políticas de beneficios para empleados es una de las tendencias que se aceleró con la crisis del coronavirus. El cambio de las necesidades y prioridades de los empleados impulsó a muchas empresas a mejorar su estrategia de beneficios. Según datos de encuestas locales, 6 de cada 10 empresas considera un factor primordial cuidar de la salud y el bienestar de sus colaboradores a partir de la pandemia.

A nivel internacional las encuestas revelan que en 2020, el 92% de los consumidores buscaron cupones u ofertas antes de comprar online y se prevé que el canje de cupones digitales supere los u$s 90 mil millones para el 2022, frente a los 47 mil millones de 2017.

En esta línea, y a pesar del freno en la actividad económica que impuso la pandemia a nivel global, y dificultades locales como el generar contratos en pesos en un país que devaluó y cuya inflación superó el 35% en 2020, la compañía se adaptó rápido a las circunstancias y convirtió los obstáculos en fortalezas. "El trabajo remoto es algo que veníamos haciendo desde hace años, con lo cual no nos implicó ningún problema y al contrario, como nuestros clientes se habituaron a cerrar negocios en forma 100% digital, pudimos optimizar las ventas en forma remota e incluso abrimos operaciones en otros países sin necesidad de viajar hasta allí", confiesa Klahr.

Durante 2020, Cuponstar sumó 110 nuevos clientes y 80 más en lo que va del 2021. Actualmente, la firma opera en Argentina, Uruguay y Chile y próximamente lo hará en México y Perú. Asímismo, la cantidad de colaboradores pasó de 21 a 35 y planea incorporar 5 personas más antes de fin de año. A su vez, los socios proyectan facturar más de u$s 1 millón en 2021, lo que implica un 100% de aumento respecto del último año.