04.12.2021

El crimen del kiosquero de Ramos Mejía: una colecta por redes reunió $ 2 millones para la familia

El crimen del kiosquero de Ramos Mejía: una colecta por redes reunió $ 2 millones para la familia
Las redes sirvieron como puntapié para ayudar a la familia de Roberto Sabo, asesinado en su local de Ramos Mejía el domingo pasado
Por iProfesional
12.11.2021 08.49hs Actualidad

El asesinato del kiosquero de Ramos Mejía desencadenó diversas reacciones: dolor, bronca, protestas por la inseguridad, reclamos, pero también una colecta solidaria para apoyar a la familia de Roberto Sabo, que ya recaudó $ 2.000.000.

La idea surgió del economista Manuel Adorni, quien publicó en su cuenta de Twitter el número de cuenta de uno de los hijos del comerciante. "Hagamos que todo esto valga la pena: ayudemos a la familia del kiosquero asesinado en Ramos Mejía. Les dejo la cuenta de uno de sus hijos. Hagamos algo grande, bien grande", escribió Adorni.

El mensaje se viralizó, y en poco tiempo reunió una suma importante. Ante esto, Nico y su abuelo, hijo y padre de Roberto, agradecieron en un video a todos los que donaron. "Acá estamos con mi abuelo, les agradecemos por la colecta y el apoyo que nos dieron todos", dijeron en el mensaje.

Nico y Pedro, hijo y padre del quiosquero asesinado, agradecieron todas las muestras de apoyo después del crimen
Nico y Pedro, hijo y padre del quiosquero asesinado, agradecieron todas las muestras de apoyo después del crimen

Crónica del crimen

Un joven acompañado de una adolescente, cerca de las dos de la tarde del domingo pasado, entró a un quiosco ubicado en la Avenida de Mayo y Alvarado, en Ramos Mejía, con la intención de robar.

Por causas que se intentan determinar, el ladrón le disparó al dueño, Roberto Sabo, cuatro tiros en el tórax. La víctima falleció en el acto.

Según afirmó un testigo, los criminales salieron del local y se fugaron en un Ford Focus color negro, que habían robado a punta de pistola a un remisero. Pero al poco tiempo chocaron el auto contra un árbol.

La pareja intentó esconderse de las autoridades dentro de un supermercado, incluso cambiaron sus ropas y simularon estar comprando. Tras la segunda huida, efectivos de la Comisaría de Ramos Mejía realizaron un operativo que terminó en su detención.

Padre del kiosquero asesinado pidió "pena de muerte a los chorros"

Entre lágrimas, el padre de Roberto Sabo, el kiosquero asesinado el último domingo en Ramos Mejía, aseguró que los autores "arruinaron" su familia y que nunca más va a poder "vivir tranquilo", mientras que pidió "la pena de muerte para los chorros".

Pedro, quien inició el negocio familiar que continuó Roberto en el local de Avenida de Mayo al 800 en el que fue asesinado por una pareja de asaltantes compuesta por un joven de 29 años y una menor de 15, pidió que "no salgan más", mientras vertió duras críticas contra el Gobierno nacional, especialmente al presidente Alberto Fernández y la vicepresidente Cristina Kirchner

"Nunca pensé que me iba a pasar esto. Me arruinaron la familia. Nunca más puedo vivir tranquilo. Quiero agradecer a Alberto y a Cristina, que largan a los chorros, a todos los asesinos, a los matones, a matar gente buena a la calle. Gracias Alberto y gracias Cristina", sostuvo en declaraciones a la prensa.

Los asesinos fueron rápidamente detenidos
Los asesinos fueron rápidamente detenidos

Dramático testimonio

 En un video que circuló en redes sociales, se lo vio llorando frente al drugstore "Pato", en el que alrededor de las 14:00 mataron a su hijo Roberto de un disparo en la cabeza, mientras pedía "pena de muerte para los chorros".

"Agradezco a mucha gente que viene a saludarme, que hace 40 años que trabajo en la misma cuadra. No sé qué decir. Nunca pensé que me fuera a pasar esto. Quisiera cortarle las manos a quien vote por Alberto y por Cristina. Porque nunca les pasó nada seguramente. Yo no pensé que me iba a pasar esto. Me arruinaron toda la familia, nunca más voy a vivir tranquilo", añadió Pedro, mientras era acompañado y consolado por numerosos vecinos.   

El hombre, en declaraciones al canal TN, expresó: "Nunca pensé que me iba a pasar esto. Me arruinaron la familia. Nunca más puedo vivir tranquilo. Quiero agradecer a Alberto y a Cristina, que largan a los chorros, a todos los asesinos, a los matones, a matar gente buena a la calle. Gracias Alberto y gracias Cristina. Y gracias Guillermo Moreno".