iProfesional

Si vas a alquilar una casa en un barrio cerrado, no cometas estos errores muy comunes

Crecen los alquileres temporarios en los complejos suburbanos. Brokers inmobiliarios comparten cuáles son los cinco tips para disfrutar sin contratiempos
Por María Eugenia Usatinsky
10/01/2022 - 07,02hs
Si vas a alquilar una casa en un barrio cerrado, no cometas estos errores muy comunes

Llegó el verano y con él se incrementaron las consultas por alquileres temporarios en quintas, casas en countries y en barrios privados. Si bien los destinos turísticos con playas y montañas tienen más adeptos (61% y 30%, respectivamente), el 8% elige disfrutar los primeros meses del año en este tipo de propiedades, según los datos que se desprenden de una encuesta nacional realizada en diciembre por el portal inmobiliario Zonaprop.

Respecto al boom que se registró el año anterior, la demanda para la temporada 2022 cayó alrededor de 20-30%. Sin embargo, Damián Garbarini, director de DG Negocios Inmobiliarios, que opera en la zona de Canning, advierte que esta tendencia viene cambiando ante la reciente explosión de casos de Covid-19 que sacude al país. En la última semana se incrementaron las consultas en el mercado de alquiler temporario de casas y quintas dentro de countries y barrios cerrados porque "como resurgió la pandemia, hay gente que –por temor a contagiarse- canceló su plan de ir a la Costa y entonces ahora llama para programar visitas y reservar alguna casa" así que estima que "otras vez se alquilará todo".

En este mercado existen diferentes opciones, que cubren un amplio abanico de intereses y bolsillos. Principalmente éstas dependen de la calidad y sofisticación de los barrios privados en los que se encuentran las propiedades, la ubicación, la accesibilidad, así como del nivel de seguridad, de los servicios ofrecidos y del entorno.

Expertos recomiendan visitar la propiedad y no dejarse llevar por las fotos y videos de las redes

Pero, más allá de las preferencias de cada inquilino, los brokers recomiendan siempre realizar algunas averiguaciones y tomar ciertos recaudos antes de definir el lugar para descansar.

1. Asesorarse bien

Aunque existe la posibilidad de alquilar vía dueño directo para evitar el incremento en los costos que implica involucrar asesores inmobiliarios, cabe aclarar que hay riesgos que ponderar. Incumplimientos y estafas, aspectos desconocidos del contrato, verificar condiciones y reglamentos, que la propiedad y el barrio cumplan con los deseos del inquilino, y afrontar costos ocultos, son algunos de ellos.

En función de ello, el martillero Mariano Canedo, bróker adherido a la red Century 21 Argentina, con operaciones en el Corredor Norte, aconseja elegir un asesor inmobiliario que pueda responder a las necesidades del cliente: "Cada inquilino puede preparar una lista donde detalle cuál sería la mejor ubicación, qué servicios desea tener, si quiere que la propiedad tenga una piscina y cuántas habitaciones necesita como para poder hacer un filtro y de este modo poder ver las viviendas que mejor se adapten a las condiciones que busca. A su vez, hay que chequear los gastos que se incluyen y que esté todo muy claro en el contrato".

No obstante, los honorarios por este servicio inmobiliario no es un tema menor: el inquilino abona el 10% del monto pactado en el contrato, mientras que el propietario debe pagar entre 5% y 10% adicional (aunque puede variar según la relación existente entre las partes).

2. Visitar la propiedad

Garbarini señala la importancia de "hacer una visita real" a la propiedad de interés porque "en la temporada muchas veces sucede que la gente se desespera y quiere alquilar de cualquier manera. Pero –advierte- no hay que basarse solo en fotos y videos ya que con un celular se puede mejorar mucho la calidad de las imágenes y hay truquitos de Instagram, Facebook y apps de edición" que pueden mostrar resultados engañosos.

3. Investigar el barrio y la zona

A partir de los años de experiencia que Garbarini tiene en el negocio, orienta a los inquilinos para que, además de que consideren si les gusta la casa elegida, conozcan el barrio o country porque "éste tiene que acompañar" sus preferencias. Deben evaluar si tiene o no despensa, colonia infantil y, en este último caso, si se permite que asistan niños de familias inquilinas. También si allí se estimula la vida social y si cuentan con restaurante "porque son las cosas que ayudan a pasar los días de descanso".

Asimismo, advierte sobre la importancia de conocer la zona "porque uno no estará encerrado todo el tiempo en la casa, va a querer ir a una pizzería o a la ciudad. Si se elige un corredor que no tiene servicios acordes, se dificulta permanecer una temporada completa".

4. Poner la lupa en las condiciones

En cuanto a la documentación necesaria, Luis Signoris, gerente general de CGF, responsable comercial del desarrollo Lagoon Pilar, aconseja "verificar la legitimidad de los propietarios de la vivienda que se alquile y de las personas que firmen el contrato". Por otro lado, es importante acordar si el canon locativo incluye los costos de los servicios de luz, gas, agua, televisión por cable o satelital, internet y wifi, así como los honorarios del piletero, del jardinero y del personal de limpieza (si lo hubiera).

"En particular, el servicio de internet es muy buscado por la gente que tiene que trabajar desde la casa y por las familias, para que los chicos puedan conectarse en la virtualidad y entretenerse por la noche. El tema es que hay barrios donde la señal no es buena. Hay que verificarlo antes", explica Canedo.

Por otro lado, hay que consultar si autorizan llevar mascotas a la casa que se pretenda alquilar y cómo son las normas al respecto que establece el complejo ya que, más allá de lo que el propietario decida, "hay barrios que no permiten determinadas razas de animales, como pitbull o dóberman", cuenta Canedo.

En tanto, las familias con niños deben asegurarse que los dueños de la vivienda no hayan establecido restricciones de edad: "Algunos propietarios prefieren no alquilar cuando hay inquilinos con chicos pequeños por miedo a los daños que puedan producir, como pintar paredes. Hay otros que sí lo hacen pero deciden cobrar un depósito un poco más alto para resguardarse, por si luego tienen que hacer algún arreglo. Pero, otros dueños no tienen inconvenientes ni fijan limitaciones", comenta este broker.

También se sugiere averiguar tanto si el dueño como el complejo permiten tener invitados, realizar fiestas y "qué espacios comunes del barrio o country puede usar el inquilino temporario. Por ejemplo, la pileta del Club House, la cancha de golf o las de tenis", añade Signoris.

A su vez, destaca que deben considerarse algunos requisitos que, por lo general, todos los barrios privados solicitan: antecedentes policiales y de conducta (si antes hubiesen alquilado en otro barrio o country), seguro de vida y de los vehículos que esté al día, y el compromiso a respetar las normas de seguridad y de convivencia del barrio.

Casi el 50% de quienes alquilan una casa en un country priorizan el tema precio

5. Contratos con inventario

Más allá de las cláusulas que todo contrato de alquiler debe comprender, hay particularidades de este tipo de propiedades a analizar previamente. Como en cualquier otro acuerdo de renta de un bien amoblado, se debe suscribir un contrato entre las partes, en el que todo se encuentre detallado. Inclusive, es habitual anexar un inventario completo del estado de la propiedad al momento de tomar posesión. Éste debe comprender el equipamiento, el funcionamiento de los servicios y de sus instalaciones (en algunos casos se realizan filmaciones a modo de evidencia adicional).

Signoris sostiene: "Hay que chequear que todos los elementos eléctricos y las cañerías de desagüe funcionen correctamente, además de hacer una revisión general para no tener sorpresas durante la estadía".

Para finalizar, Canedo comparte una recomendación: "Anótense hasta las preguntas más ridículas y simples y consúltenlas con el asesor inmobiliario o con los propietarios para despejar todas las dudas antes de firmar porque sino después aparecen las confusiones y los temas pendientes a resolver. Todo debe figurar en el contrato".

Perfil de la demanda

Según el análisis realizado por Zonaprop de las búsquedas de alquileres temporarios en el Gran Buenos Aires por tipo de inmueble registrado en su portal, se evidencia que del total de las personas que desean vacacionar en countries o quintas, el 49% prioriza el precio del inmueble mientras que 33% se fija en la ubicación. Un porcentaje menor valora que tenga amenities (9%), que el lugar sea nuevo (8%) y que le agrade la decoración de la propiedad (1%).

En cuanto a las zonas, dentro del Corredor Norte, los partidos con más demanda son Tigre (31%), Pilar (27%), San Isidro (10%) y Exaltación de la Cruz (10%). En Zona Sur, la búsqueda de casas temporales predomina en Ezeiza (35%) mientras que le sigue La Plata con 34% (pero en este caso se trata -en su mayoría- de departamentos). Por último, Berazategui tiene 8%. En el Oeste, los barrios más solicitados pertenecen a Ituzaingó (27%), Moreno (26%) y Luján (23%).

En tanto, al elegir con quién disfrutar, aquellos que alquilan casas en complejos privados o quintas dijeron que van con familia (62%), pareja (27%), amigos (6%) o solos (5%).

Canedo confirma estas tendencias y añade: "Lo que más se busca son casas que tengan tres dormitorios, piscina y buen servicio de internet en barrios que cuenten con buenos accesos. Generalmente alquilan familias jóvenes y ahora se ve mucho que dos o tres familias con pocos chicos rentan una misma propiedad para compartirla y vacacionar en conjunto". En cuanto a la zona, "principalmente la gente busca dentro del Corredor Norte, en particular el 80% por la zona de Nordelta y del complejo Villa Nueva, donde están las propiedades de mayor nivel. También hay interés por Pilar del Este pero es un perfil de menor envergadura".

Temas relacionados