Vecinos de Cristina Kirchner en Recoleta, enojados: cuál es el motivo

Una bandera con la leyenda "Estamos hartos" se desplegó en el piso superior al departamento donde vive la vicepresidenta en el barrio porteño de Recoleta
Por iProfesional
04/07/2022 - 20,20hs
Vecinos de Cristina Kirchner en Recoleta, enojados: cuál es el motivo

En el edificio en el que vive la vicepresidenta Cristina Kirchner, ubicado en el barrio Recoleta de la Ciudad de Buenos Aires, surgió malestar por la salida del ministro de Economía, Martín Guzmán y por eso colocaron una bandera con la leyenda "Estamos hartos", como ya habían hecho en otra oportunidad. Esta vez, además, se sumo un grupo de manifestantes que en forma improvisada fue con cacerolas a protestar en la esquina de Juncal y Uruguay.

La bandera que reza "Estamos hartos" está ubicada en la ventana del departamento de Ximena de Tezanos Pinto, vecina de Cristina, que se hizo conocida por sus manifestaciones y mensajes contra la expresidenta, según informó La Nación. El lienzo blanco, pintado con letras negras, se complementa con una bandera argentina.

En la calle, un reducido grupo de personas se manifiestan haciendo sonar cacerolas. Entre ellas, un manifestante ataviado con un poncho.

La protesta se dio en las horas en las que se especulaba con un posible diálogo entre Cristina y el presidente Alberto Fernández. 

Operativo reunión entre Cristina y Alberto Fernández

Vecinos de la Vicepresidenta monstraron su enojo con una bandera y un cacerolazo

En medio de la crisis político-económica que rodea al Gobierno, el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner se preparan para mantener un encuentro por el cual presionan gobernadores y socios políticos como Sergio Massa, que lo consideran un paso fundamental para firmar un armisticio tras meses de pelea pública y encarrilar así la gestión.

Si bien en la Casa Rosada y en el entorno de la vicepresidenta evitan confirmarlo o rechazarlo oficialmente, distintas fuentes del Frente de Todos dejan trascender que se está preparando un reencuentro entre el Presidente y su vice. Lo habrían acordado en la charla telefónica del domingo por la noche y podría darse este lunes, luego de la jura de Silvina Batakis como ministra de Economía.

Era previsible para todos en el oficialismo la turbulencia en los mercados que le siguió al caótico cambio en el Ministerio de Economía tras la renuncia de Martín Guzmán y la llegada de Batakis en medio de una guerra política interna. Por ello, una vez resuelta la sucesión se lanzó un operativo en el Frente de Todos para dar una señal concreta de pacificación política frente a la intranquilidad económica.

El primer paso era que Fernández y Cristina Kirchner hablaran para acordar el reemplazo de Guzmán. Fue necesaria la intermediación de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, para convencer al Presidente, furioso con la vice. El segundo, mostrar un apoyo unánime a la designación de Batakis. Y el tercero es el que está en marcha: un encuentro mano a mano que en lo posible incluya una foto.

Con la tensión en los mercados como telón de fondo, el oficialismo reclama llevar calma desde la política

No es un deseo ingenuo por parte de los dirigentes que lo reclaman: todos saben que las diferencias no se resolverán solo con una foto y que los egos y rencores personales también juegan, pero de la misma manera saben que los gestos y el simbolismo en política tienen peso. El pedido de gobernadores y legisladores no es que se amiguen, sino que ordenen la situación política.

Operativo "reunión": ¿qué rol juegan Massa y los gobernadores entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner?

El presidente de la Cámara de Diputados y tercer socio del Frente de Todos fue uno de los primeros en llegar a la quinta de Olivos el pasado domingo por la mañana para reunirse con Fernández en las horas más críticas del Gobierno y también uno de los primeros en pedirle que llamara a Cristina Kirchner.

Por haber sido también uno de los que en las últimas semanas le reclamó al jefe de Estado "repensar el Gobierno" y se sumó a las crecientes presiones del kirchnerismo sobre Guzmán, Massa acompañó con un gesto: decidió postergar para el 6 de agosto el congreso de su Frente Renovador que iba a realizarse el 15 de julio, según confirmaron a iProfesional fuentes de ese espacio político.

Esa cumbre del massismo iba a llevarse a cabo en un clima de fuerte malestar con la situación política y bajo la sombra de una posible renuncia de Massa a la presidencia de la Cámara baja. La profundización de la crisis por la renuncia de Guzmán hizo que todo quedara en pausa.

Massa postergó la cumbre de su espacio político para contribuir a la pacificación política del Gobierno

Por su parte, el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, también le pidió a Fernández que llamara a Cristina Kirchner. Según supo este medio, su posición es compartida por casi todos los mandatarios provinciales que integran la relanzada Liga de Gobernadores, otro actor político que en los días previos mostró su malestar con el renunciado ministro de Economía.

Es en ese círculo donde circula la idea de que se necesita un gesto contundente de que "la pelea se terminó", aunque las tensiones permanezcan. Una foto de ambos. La meta de gobernadores, intendentes y otros actores del peronismo, lógicamente, es llegar en la mejor forma posible a 2023 tras meses de fuego cruzado y ante una oposición que saca pecho y machaca (también lógicamente) sobre la disputa interna del Gobierno como un acto de "irresponsabilidad" y resalta su debilidad.