El día que Argentina "incentivó" a Polonia con 25.000 dólares "perdidos"

En Alemania 74, la albiceleste necesitaba ganar su partido y que los polacos le ganasen a Italia para pasar de ronda. Qué sucedió
Por iProfesional
30/11/2022 - 13,13hs
El día que Argentina "incentivó" a Polonia con 25.000 dólares "perdidos"

Este miércoles, Argentina necesita vencer a Polonia para pasar a octavos de final sin depender de otros resultados. La historia, sin embargo, los tuvo alguna vez como aliados.

En Alemania 74, Polonia e Italia clasificaban con un empate que dejaba afuera a Argentina. Pero el partido terminó con un triunfo de los polacos, el único resultado que salvaba a la albiceleste. Polonia jugó con todos sus titulares, a matar o morir.

Circuló entonces que Argentina había "incentivado" a los polacos con 25.000 dólares, una historia que luego confirmaron algunos de sus protagonistas. Nunca quedó claro si ese dinero llegó a todo el equipo o solo a uno de ellos, que se quedó con el producto del arreglo.

La aventura argentina en el Mundial 74 

Argentina inició su travesía con una derrota 3-2 ante Polonia en el Neckarstadion de Stuttgart y continuó con un empate 1-1 frente a Italia en el mismo estadio. Ya no dependía de sí mismo para avanzar a la segunda ronda del Mundial, cuya conformación de entonces se completaba con 16 países y dos fases de grupos antes de la final.

Sólo una obra del cielo podía impulsar la clasificación: había que golear a Haití con tres tantos de diferencia y esperar que Polonia, que ya estaba en la segunda fase por haber ganado sus dos partidos previos, derrotara a Italia. Una obra del cielo o, como suele suceder en ciertos casos, el poder del dinero.

De acuerdo a la revista El Gráfico, en vísperas de la tercera fecha tuvo lugar un suceso impensado para estos tiempos. El técnico polaco Kazimierz Górski fue consultado en la conferencia de prensa por cómo iban a jugar el tercer partido, con la certeza de tener la clasificación en el bolsillo. La respuesta fue contundente: "De la única manera que sabemos jugar: ganar".

La repercusión en Argentina de la victoria polaca contra Italia en el mundial 74
La repercusión en Argentina de la victoria polaca contra Italia en el mundial 74

Minutos después Héctor Vega Onesime, enviado especial y en aquel tiempo director de El Gráfico, se cruzó con Roberto Gadocha, el Garrincha polaco, la figura del equipo, quien se encontraba con un amigo argentino que era gerente en Varsovia de la aerolínea Pan Am. El periodista conversó unos minutos con el jugador, con el tercero como traductor.

"¿Cómo van a jugar contra Italia?", le preguntó. La reacción resultó casi una antinomia respecto del casete del técnico. "Eso depende de los argentinos", deslizó de manera intencional, según recuerda el propio Onesime en su libro Memorias de un periodista deportivo.

Lo tomó desprevenido, claro. "Irrumpió como un fantasma una palabra que todavía engendra polémicas y disímiles lecturas: incentivación", recordó décadas después. Entonces dio un paso de sumo riesgo que incluso, confiensa, se arrepintió en instantes: les comunicó a los jugadores argentinos la posición polaca. Ofició de intermediario, en pocas palabras. El resultado fue concreto: hubo negociación y acuerdo. La transacción se llevaría a cabo en forma de triángulo: Gadocha, su amigo argentino y Héctor Rial, ayudante de campo de la Selección Argentina y ex compañero de Alfredo Di Stéfano en Real Madrid.

Luego de aquella "intermediación", según supo para esta nota El Gráfico, Onesime viajó urgente a Sindelfingen para tomar el bus a Múnich, la ciudad en la que Argentina debía cerrar la primera ronda ante Haití, y que el bolso de dinero quedó en manos de Rial. Todo lo posterior, en rigor, lo ignora.

El resultado deseado: ¿qué pasó con el dinero?

Polonia, en efecto, derrotó 2-1 a Italia en Stuttgart y la Argentina cumplió con la goleada 4-1 ante Haití en Múnich, lo que colocó al equipo de Vladislao Cap con un gol de diferencia por encima del conjunto azzuri rumbo a la segunda instancia del Mundial. El 25 de junio de 1974 la revista El Gráfico publicó un informe titulado: "Gracias, Polonia. El milagro de Stuttgart".

"Juntamos 25 mil dólares y se los ofrecimos. Así como lo digo: los incentivamos con dinero de nuestros bolsillos, con el agravante de que, si nosotros no ganábamos por tres goles de diferencia y ellos cumplían, teníamos que poner la platita y volvernos a casa", recordó años después Enrique Wolff, integrante de aquella Selección, en su libro Simplemente Fútbol.

El imaginario recuerda, casi como una fábula, que Gadocha recibió el dinero y, contrario a lo que debía hacer, no lo repartió con sus compañeros, una decisión que jamás fue perdonada.

La confesión de Quique Wolff generó controversia y hasta resulta llamativa en pleno siglo XXI. En diálogo con medios de la época varios protagonistas contaron en off que la decisión fue "una determinación tomada por unanimidad, con el acuerdo del cuerpo técnico y de los dirigentes. Los mil dólares que pusimos cada uno fueron luego descontados de premios y dietas".

Temas relacionados