iProfesionaliProfesional

¿Cuáles son los riesgos de subir fotos de tus hijos a las redes sociales?

La práctica de subir imágenes de los hijos a las redes es un fenómeno que, si bien se hace bienintencionadamente, impacta en su privacidad y seguridad
09/06/2024 - 18:51hs
sharenting

En la era digital, las redes sociales transformaron la manera en que compartimos nuestras vidas con el mundo. Sin embargo, la práctica de las personas adultas de compartir fotos de sus hijas e hijos en internet y las redes sociales, debe realizarse con precaución y responsabilidad. Los padres deben ser conscientes de los riesgos asociados al sharenting y proteger la privacidad y seguridad de sus hijos en línea.

El sharenting, que en español no es otra cosa que la sobreexposición, se convirtió en una práctica omnipresente en la cultura digital contemporánea, donde las redes sociales sirven como una vidriera virtual para celebrar nacimientos, cumpleaños, bautismo y vacaciones, entre otros tantos momentos especiales y la vida cotidiana de las familias. Cecilia Velázquez Traut, una destacada profesional en el campo de los videos para redes sociales, ofrece una perspectiva sobre este fenómeno emergente.

Según Velázquez Traut, "Algo que hay que entender es que a medida que vamos subiendo información a Internet, empezamos a construir una huella digital que es todo ese cúmulo de información que vamos dejando en distintos sitios, sobre todo en las redes sociales. Cuando subimos información o fotos de nuestros hijos estamos construyendo su huella digital", explica a iProfesional.

Aunque en su análisis, Velásquez Traut destaca que no hay una mala intención detrás del sharenting, es importante que se sepa que también conllevan riesgos para sus hijos, tanto inmediatos como a largo plazo y que, por lo tanto, deben ser considerados al momento de subir una foto al entorno digital.

Redes sociales: los dos principales aspectos a tener en cuenta

En cuanto a los riesgos inmediatos, hay dos aspectos principales a tener en cuenta:

  • Violación a la privacidad: Los niños tienen derecho a la privacidad, y el sharenting puede comprometer este derecho al exponer detalles íntimos de sus vidas sin su consentimiento.
  • Riesgos de seguridad: La exposición pública en las redes sociales puede aumentar la vulnerabilidad de los niños a situaciones de riesgo, como el grooming, o acoso cibernético, pedofilia, el ciberbullying e incluso el secuestro.
"Antes de publicar hay que preguntarse si es realmente necesario y, si en el futuro mi hijo aprobaría o no, esto que estoy por hacer", dice Cecilia Velázquez Traut

El sharenting además deja expuestos a los niños al juicio público, a comentarios positivos hasta mensajes de odio e interacciones malintencionadas.

A largo plazo, las consecuencias de la sobreexposición están relacionadas con la construcción de la huella digital de los niños y la falta de control sobre su propia identidad en línea. Esto puede tener un impacto psicológico significativo en los niños, desde el estrés y la ansiedad hasta inseguridades sobre su privacidad y la revelación de aspectos íntimos de sus vidas que no deseaban compartir.

Por ello, Velásquez Traut destaca la importancia del aprendizaje sobre privacidad digital desde una edad temprana. Afortunadamente, cada vez más escuelas están abordando temas como la privacidad en línea, enseñando a los niños sobre qué es público y qué es privado, y cómo proteger su información personal en un entorno digital.

"Es importante que los medios hablen cada vez más del tema y se realicen campañas de concientización, ya que podrían surgir crímenes relacionados con el sharenting. Si comenzamos a abordar el tema desde ahora, podemos evitar consecuencias no deseadas en el futuro", advierte.

Buenas prácticas, segura y respetuosa

Siguiendo estas cuatro buenas prácticas, los padres pueden compartir información sobre sus hijos de manera segura y respetuosa, protegiendo la privacidad y el bienestar de sus hijos en Internet:

  1. Obtenga el consentimiento de su hijo: Si su hijo es lo suficientemente mayor, pregúntele si está de acuerdo con que se compartan sus imágenes en línea. Explique los riesgos y beneficios del sharenting para que pueda tomar una decisión informada.
  2. Limite la información que comparte: Evite compartir información personal como la dirección de su casa, el nombre de la escuela o la fecha de nacimiento de su hijo.
  3.  Ajuste la configuración de privacidad: Configure sus cuentas de redes sociales para que solo sus amigos o familiares puedan ver las publicaciones de sus hijos.
  4. Tenga cuidado con lo que comparte: Evite compartir fotos o videos vergonzosos o inapropiados de sus hijos.
  5. Hable con sus hijos sobre la seguridad en línea: Eduque a sus hijos sobre los riesgos de las redes sociales y cómo pueden protegerse en línea.
La información que suba sobre su hijo podría ser utilizada por personas malintencionadas para fines delictivos, como el robo de identidad o el acoso cibernético
La información que suba a las redes sociales sobre su hijo podría ser utilizada por personas malintencionadas para fines delictivos, como el robo de identidad o el acoso cibernético

Es crucial tener en cuenta la legislación relacionada con la protección de datos personales y la privacidad de los menores. En Argentina, la ley de Protección de Datos Personales (Ley 25.326) incluye la privacidad de los menores, aunque no cuenta con una regulación específica sobre sharenting. Pero además, y no es un tema menor, las imágenes o videos que se suben a Internet pueden guardarse en servidores que están fuera de Argentina y borrarlas puede ser difícil porque ya no se está cubierto por las leyes argentinas.

En Francia, existe una ley sobre la privacidad de los menores que está tanto en el código civil como en el penal, y los padres pueden ser enjuiciados en caso de que se demuestre que violaron la privacidad de sus hijos sin su consentimiento.

Es crucial que los padres sean conscientes de los riesgos asociados al sharenting y tomen medidas para proteger la privacidad y seguridad de sus hijos en línea. Al equilibrar el deseo de compartir con la responsabilidad de proteger el bienestar de los niños, es posible garantizar un entorno digital más seguro y respetuoso para las futuras generaciones.

Temas relacionados