Más artículos

Ford F-150 Raptor: primer contacto con el "ícono" de las pick ups

Ford F-150 Raptor: primer contacto con el "ícono" de las pick ups
Durante la travesía que organiza todos los años la marca en Pinamar la gran estrella del stand dejó sin palabras a todos los testigos. La manejé y así anda
Por Guillermina Fossati
28.01.2019 06.35hs Autos

No fue una travesía más para Ford Argentina.

Como todos los años, la marca convoca a clientes, periodistas e invitados especiales a un recorrido por los médanos a bordo de las pick ups Ranger, evento que generalmente se realiza a fines de enero y como broche de oro de las acciones que las automotrices concentran en la costa.

 

Música en vivo, los mejores cheff cocinando en el lugar y un gran show iluminan el stand durante varias horas hasta la medianoche, después de recorrer la arena en caravana con un helicóptero sobrevolando la costa y haciendo sus tomas mágicas.

Pero este verano las estrellas de Pinamar Norte fueron exclusivas, y los nuevos modelos que la marca comercializará en el país se llevaron todas las miradas.

Ford Ranger Raptor, la más tradicional en su versión extrema
Ford Ranger Raptor, la más tradicional en su versión extrema

Se trata de la Ranger Raptor, que llegará importada desde Tailandia a mitad de año y las más esperadas del mercado: la F-150 y la F-150 Raptor, las pick ups full size más potentes, dos verdaderas bestias que dejan sin palabras a quienes escuchan rugir sus motores.

Ford F-150, una de las versiones, la más convencional que llegará al país
Ford F-150, una de las versiones, la más convencional que llegará al país

La confirmación sobre el lanzamiento de la Serie F en la Argentina para 2019 ha sido una de las principales noticias del sector, ya que se trata de modelos íconos de la industria, los cuales generan tantos murmullos como pocas veces se produce en torno a un vehículo.

Sin embargo, privilegios de la profesión, en esta oportunidad no solo fuimos observadores de estos futuros lanzamientos sino que las llevamos a los médanos, y tomamos el volante.

A la arena con la Raptor

El turno para las mujeres de este encuentro fue el día siguiente del gran show que terminó ya con el sol escondido y cuando la travesía con más de 100 pick ups se había terminado. Pero fue lo mejor que pudo haber pasado.

Ocho AM de la mañana del viernes 25 en el stand de Ford en Pinamar, Eduardo Babbicola, organizador de la travesía, nos esperaba para salir a probar la F-150 Raptor, la elegida.

Antes de subir, durante la corta espera de apenas unos minutos mientras se organizaba el recorrido, por unos segundos quedé mirando esta pick up como un objeto que hipnotiza. Es que no hay definición para su estética más que decir que "cautiva".

Soy una gran apasionada por los SUV y las pick ups, los vehículos que pueden hacer todo y que no tienen límites para atravesar cualquier terreno, pero sin dudas, la F-150 Raptor es "fuera de serie". 

Por fuera, el modelo es el conjunto de todo lo que puede tener una camioneta full size: una trompa imponente con una gran parrilla en negro mate y el logo de Ford en letras mayúsculas que reemplaza al óvalo azul. La misma está rodeada por sus ópticas rectangulares ubicadas en escala a su alrededor, tomando en partes la forma de la parrilla.

De perfil se advierten perfectamente sus grandes dimensiones que la transportan prácticamente al mundo de un vehículo pesado. Es inmensa (más si me paro al lado, con 1.60 m). También sobresalen y hacen la diferencia sus anchos pasaruedas que se destacan en el lateral cubriendo las enormes llantas.

 

A esto se suma una apertura de puertas en forma de V que permite ver la camioneta en todo su interior de forma completa, apreciando desde abajo la dimensión.

Cabe aclarar que con solo mirarla este "semejante monstruo" da miedo, pero tocar el acelerador y sentir que la potencia le sobra y que nunca se puede exprimirla en su totalidad, genera escalofrío.

Después de este recorrido fugaz por fuera, con el día un poco nublado y un silencio absoluto en el stand que la noche previa había sido escenario de la música en vivo de Militta Bora junto a Jimmy Rip y Glen Matlock, fue mi turno y salimos junto al líder de la organización a probar la versión full de todas las novedades.

Tomé el volante, pasamos por un largo sendero rodeado de vegetación que abre paso a los médanos y que forma parte del predio que Ford reservó para sus acciones de verano, hasta que llegamos a la arena más movediza y volátil de las ciento de lomadas que rodean la costa.

Antes de avanzar llegó la parada para la puesta a punta. Con la caja en neutro (N) pasé la tracción a baja (4x4); también tomé en cuenta, previa sugerencia del instructor, que con un simple botón que está a mano en el tablero se puede colocar (si se complica la marcha) el bloque de diferencial trasero. Eso puede hacerse mientras uno circula o antes de salir, ya que de acuerdo a las características del terreno se puede decidir qué hacer.

 

Esta tracción en baja no es solo para evitar "encajarse", cosa que suele suceder, sino que ayuda para lograr tomar velocidad en superficies más complicadas, llegando a una aceleración de hasta 110 o 120 km/h con una caja que va eligiendo cambios más cortos ya que al tener 10 marchas permite un manejo más divertido y más rápido tras cada aceleración y desaceleración.

Otro dato clave: apenas se coloca la baja, se activa la cámara 360 grados en la pantalla donde se ve todo lo que aparece frente a la pick up, ideal especialmente para usar en caminos con piedras o muchos desniveles donde se anda más despacio y las superficies son más rocosas.

Después de todas las instrucciones, llegó el momento de poner Directa y salir. Ya el solo ruido del motor marca la diferencia, y tocar el acelerador sintiendo que semejante pick ups se mueve tan suavemente como si fuera un auto deportivo, pero con mejor suspensión, es increíble.

 

"Acelerá, acelerá", decía el instructor, algo que realmente nunca logré completar en su totalidad, porque el terrible motor y su potencia son inagotables.

Equipado con un naftero V6 turbo Ecoboost de 3.5 litros y 450cv, con caja automática de 10 velocidades, esta pick ups no tiene comparación porque no es solamente la potencia lo que la diferencia, sino que es la perfección entre la potencia, caja, suspensión y frenos, todo junto en un solo producto. Diría, más específicamente, que no existe un producto que tenga, ni siquiera, uno de estos aspectos sueltos de mejor calidad.

La prueba por los médanos incluyó subidas, bajadas, inclinaciones a 45 grados, frenadas y retomes en puntos claves que con otro vehículo sería certificar el camino al entierro de las cubiertas hasta la mitad. Con la F150 nada de eso sucede, se mueve sola, como si fuera un vehículo liviano que solo lo desplaza el viento.

 

El contacto terminó finalmente con una demostración del instructor más extrema aún. Sin palabras.

La única pregunta es: ¿por qué Ford no la trajo antes?

La Serie F es un ícono en la historia de la marca y el desempeño de la F-150 Raptor es un estandarte del mejor desarrollo producido en el segmento en la historia. Por algo es la más vendida del mundo. Sin dudas, así como el Mustang es leyenda entre los muscle car, este modelo es incomparable en su categoría.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas