Más artículos

La Alianza Renault-Nissan se reparte el mundo: ¿Quién se queda con Sudamérica?

La Alianza Renault-Nissan se reparte el mundo: ¿Quién se queda con Sudamérica?
Las marcas francesas y japonesa decidieron poner en marcha una nueva organización y hubo cambios notables que impactarán en la región
Por iProfesional
27.05.2020 12.23hs Autos

La alianza Renault-Nissan-Mitsubishi dio a conocer los primeros trazos de su plan de reestructuración, que será anunciado mundialmente el 28 de mayo y que pasa por la repartición del mundo entre sus marcas.

Renault será la "marca de referencia" en Europa de cara a la producción de vehículos y desarrollo de tecnologías.

Por su parte, Nissan lo será en los mercados de automóviles más grandes, Norteamérica y China (además de Japón), y Mitsubishi hará lo propio en el SuresteAsiático (ASEAN) y Oceanía.

En el caso de Sudamérica, quedaría en manos de Renault.

Renault Duster Oroch, uno de los modelos de latinoamérica.
Renault Duster Oroch, uno de los modelos de latinoamérica.

Bajo el esquema 'leader-follower', la entidad pretende "mejorar la eficiencia y la competitividad en productos y tecnologías" cubriendo todas las regiones del mundo mediante una marca referencia que se ha decidido en función de donde cuentan con "fortalezas clave".

"Las tres compañías de la Alianza cubrirán todos los segmentos y tecnologías de vehículos, en todas las zonas geográficas, en beneficio de cada cliente, al tiempo que aumentan su respectiva competitividad,rentabilidad sostenible y responsabilidad social y medio ambiental", explica la compañía en su escrito.

¿En qué se traduce ser la marca de referencia en una región?

Aunque habrá que esperar hasta mañana, cuando la compañía desvelará su plan de futuro íntegro, con este esbozo deja entrever que erigirse en la marca de referencia de una región se traducirá en tomar la producción de los vehículos de las marcas hermanas.

Nissan Kicks, el SUV más vendido de la marca en el país.
Nissan Kicks, el SUV más vendido de la marca en el país.

Es decir, Renault, previsiblemente, se encargará de fabricar los autos de las dos firmas niponas en Europa, mientras que estas harán lo propio en sus correspondientes zonas geográficas. Una estrategia con la que se reducirá hasta un 40% la inversión en vehículos, ya que el 50% de los modelos de la Alianza se desarrollarán y producirán bajo dicho esquema, que pasa por:

  • Impulsar, aún más, la fabricación de plataformas y carrocerías compartidas entre los vehículos de las diferentes marcas de la casa.
  • Desarrollar los coches de cada segmento basándose en el "vehículo líder", es decir, el de cada marca de referencia en su respectiva región, de modo que los modelos de las marcas "followers" serán diseñados por la principal con el apoyo de las segundas.
  • Continuar trabajando en el intercambio de productos en vehículos comerciales ligeros, donde el modelo 'leader-follower' ya está aplicado.

No obstante, pese a que el desarrollo lo lleve cada marca en la zona geográfica que le corresponda, la actualizaciones de la cartera de productos de las compañías se basarán en la configuración más competitiva.

Esto quiere decir que, por ejemplo, la renovación del segmento de los SUV compactos será liderada por Nissan a partir de 2025, quedando patente el peso y éxito del Nissan Qashqai, mientras que la futura renovación del segmento B-SUV en Europa será liderada por Renault (actualmente con el Renault Captur como su modelo de referencia).

Más que autos

En cuanto a los trenes de propulsión, los motores diésel y nafteros pequeños estarán desarrollados por Renault, los grandes de nafta por Nissan, y los híbridos enchufables para el segmento compacto y mediano por Mitsubishi.

Respecto a la electrificación de coches, Renault será el responsable de los modelos pequeños (segmentos A y B), mientras que Nissan potenciará las nuevas tecnologías en los modelos más grandes basados en la plataforma CMF-EV.

En cuanto al desarrollo de los sistemas tecnológicos, Nissan se encargará del ámbito de la conducción autónoma, Renault del coche conectado, basándose en el sistema Android, y Nissan hará lo propio con la tecnología utilizada en China; y del sistema central de la arquitectura eléctrica y electrónica (E-body) se encargará también Renault.

El esbozo de la estrategia de la alianza, no obstante, no descifra las incógnitas respecto a las plantas de Nissan en Barcelona, después de que todo apunte a que la futura producción de vehículos correrá a cuenta de Renault y de que los rumores apunten a que parte de la producción se trasladará a la factoría de la marca gala en Francia.

Por el contrario, el anuncio podría rebajar la situación de tensión que vive Renault en Europa, donde las protestas de sus trabajadores se han reiterado esta semana mientras la marca "se jugaba su supervivencia", tal y como declaró el ministro de Economía francés Bruno Le Maire.

Finalmente, Emmanuel Macron, presidente de Francia, ha ratificado la concesión de un préstamo garantizado a Renault por el Estado de 5.000 millones de euros, tan necesitado por la entidad para seguir con vida.

Todo ello, en el marco de un plan que contempla una inyección de 8.000 millones de euros de ayuda al sector automovilístico para hacer frente a la crisis, que incluye el compromiso de los grupos PSA y Renault de fabricar en Francia sus vehículos "limpios", eléctricos e híbridos.

Autos en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído