Más artículos

Cuidado: ¿quién resguarda tu privacidad cuando te subís a un auto conectado?

Cuidado: ¿quién resguarda tu privacidad cuando te subís a un auto conectado?
Tesla tiene una cámara dentro del auto y no se sabe que hacen con ella, alertan los expertos. La automoción abre el debate sobre la privacidad de datos
Por iProfesional
02.02.2021 19.10hs Autos

En un contexto en el que la industria automovilística camina hacia el coche autónomo, hay un elemento que puede estar pasándose por alto: el uso que fabricantes, empresas tecnológicas o aseguradoras pueden hacer de los datos que generan los vehículos.

No solo los autónomos, sino los coches conectados y prácticamente todos los vehículos que utilizamos a diario, especialmente aquellos equipados con algún sistema de navegación o vinculación a dispositivos móviles: la privacidad de los datos relacionados con los viajes o los comportamientos al volante.

Tesla, una de las referencias mundiales en vehículos eléctricos y asistentes a la conducción con su Autopilot y su siguiente evolución, llamada Full Self-Driving con la que quiere llegar al coche autónomo, recibió no hace mucho el dudoso honor de ser reconocida en los galardones 'Gran Hermano' que entrega cada año la Asociación para la Protección de Datos de Alemania en la categoría de movilidad.

El señalamiento fue debido a su "extensa y perpetua vigilancia de sus pasajeros y los alrededores de sus vehículos", destacando que, según la propia compañía, no autorizar la recopilación de datos que recoge el vehículo a través de sus sensores puede repercutir en una "funcionalidad reducida, daño serio o inoperatibilidad" del coche, según citó la organización alemana al darle el galardón.

Tesla fue galardonada ironicamente con el premio "Gran Hermano" que entrega Asociación para la Protección de Datos de Alemania 
 
Fuera de la ironía del premio a la compañía de Elon Musk, lo cierto es que este es un tema que preocupa y que está por resolver. "Tesla tiene una cámara dentro del coche que no sabemos qué va a hacer con ella, probablemente sea para identificar al conductor, pero no está claro. O recientemente General Motors presentó un coche en el CES 2021 con sensores biométricos", alertó el responsable de investigación y desarrollo de la empresa francesa de biometría Idemia, Jean-Loup Dépinay, recientemente durante una mesa redonda en una de las conferencias internacionales sobre privacidad más importantes del mundo, la CPDP.

Las dudas parten de que no está claro quién es el dueño de los datos que genera un vehículo conectado, tales como la información sobre la trayectoria del vehículo, las grabaciones de otros coches, motocicletas o peatones con los que se encuentra.

"Los coches autónomos graban todo lo que está alrededor: los peatones, las matrículas de los otros coches... Hacen falta mecanismos de protección sobre la privacidad de estos datos", alertó el experto en privacidad de la compañía alemana de componentes para vehículos AVL, Florian Stahl, durante esta conferencia.

Cómo tu auto recuerda todos tus movimientos

La industria de la automoción puso el foco durante los últimos años en la seguridad, sacrificando en este camino a la privacidad, según el investigador de la Universidad de Budapest Gergely Biczkok. "Los coches recogen datos y pueden revenderlos, en algunos casos no tenés más opciones que aceptarlo cuando lo compras, o no comprarlo", explicó durante su intervención en la mesa redonda. Entre los terceros pueden estar aseguradoras, compañías de productos o servicios basados en tu localización, o compañías de alquiler de vehículos o flotas.

Este investigador húngaro realizó, junto a otros compañeros, un experimento de ingeniería inversa para descubrir cómo un coche recogía los datos sobre el movimiento del vehículo y probar que podría ser útil para la investigación de accidentes. Lo que hicieron fue conectar una placa Raspberry Pi 3 a la unidad CAN (Control Area Network) de un Opel Astra de 2005 a través del puerto de diagnóstico del ordenador de a bordo para extraer la información que recolecta el ordenador de a bordo e intentar reconstruir el movimiento realizado por el vehículo a partir de ellos.

Lo que descubrieron es que el sistema es capaz de registrar un cambio de carril, una maniobra para evitar un obstáculo, e incluso un giro brusco con cambio de velocidad, según publicaron en este paper de 2018 que puede encontrarse en la base de datos científica Research Gate. "El resultado fue bueno para nuestra investigación, pero es malo para nuestra privacidad", explicó Biczkok durante la mesa redonda.

General Motors presentó un coche en el CES 2021 con sensores biométricos

Según su investigación, los vehículos realizan dos tipos de seguimiento. Uno de ellos es el microtracking, que fue el que comprobaron en el experimento y consiste en registrar las maniobras, los giros o los cambios de velocidad. "Puede ser utilizado con técnicas forenses para reconstruir un accidente y mejorar la seguridad, pero también es un problema para la privacidad porque puede revelar los comportamientos que realiza el conductor, por ejemplo para las aseguradoras", advirtió.

El segundo tipo es el macrotracking, en el que ya entran en juego otros sensores, como los elementos de geolocalización o las cámaras que utilizan los vehículos autónomos para alertar de los obstáculos. "Esto es reconstruir todas las rutas, utilizando las señales, incluso sin datos GPS. Esto es abrir la caja de pandora de la localización", alertó.

Potencialida de la automoción

A la información sobre los movimientos del vehículo se unen otros elementos que pueden sumarse próximamente a la automoción, como el uso de la biometría para comprobar la identidad del conductor y saber si es el dueño, o de qué conductor se trata, en el caso de una empresa de flotas. "La biometría es cada vez una tendencia más importante", explicó el responsable de investigación y desarrollo de la empresa francesa de biometría Idemia, Jean-Loup Dépinay.

En otros casos, las cámaras pueden servir para auxiliar a compañías con conductores profesionales, como camioneros o conductores de ferrocarriles, de manera que tengan un servicio que les alerte cuando se puedan quedar dormidos o pierdan la concentración sobre su tarea. "Y no solo se trataría de su situación en el momento, sino de lo que ocurre antes, con sensores que puedan determinar si durmieron mal, o tienen algún problema de salud", explicó el investigador Juha Röning, de la Universidad de Oulu (Finlandia).

Aún con esas ventajas, en todos estos casos se produce una tensión entre privacidad y seguridad. "El reglamento de protección de datos da al usuario un papel central, si el usuario lo acepta se puede utilizar, pero también si se rebela contra ello pueden ocurrir casos como el de WhatsApp", recordó, en referencia a la marcha atrás de la última actualización de la plataforma de mensajería ante el rechazo de los usuarios a su última actualización de privacidad. "Creo que es un tema de compromiso: recogemos datos, pero a la vez damos anonimización", opinó Röning.

En definitiva, se trata de un conflicto común en la compra de tecnología, que también debería entrar en el debate a la hora de considerar un vehículo. "No tiene por qué ser un coche, puede ser un gadget que utilices en tu casa: si algo hace tu vida más fácil, podes usarlo, pero a cambio vas a dar una información que deberías considerar", resaltó el investigador finlandés.

Autos en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído