Es argentino, se mudó a España y arrancó de abajo: hoy lidera un negocio de alquiler de motos en 6 ciudades

Es argentino, se mudó a España y arrancó de abajo: hoy lidera un negocio de alquiler de motos en 6 ciudades
Se fue hace más de 20 años. Descubrió su oportunidad de negocio escuchando el pedido de turistas, y hoy tiene una flota de 580 motos. Sus dìas de emigrante
Por Guillermina Fossati
24.06.2021 06.26hs Autos

La nostalgia perdura mucho tiempo entre quienes emigran del país, y la posibilidad de volver algún día a la Argentina siempre está latente. Así, entre una mezcla de alegría por todo lo logrado y de recuerdos por lo que quedó atrás, Francisco Juliano, con sus 43 años, nos cuenta cómo son sus días en España, donde se instaló hace 21 años.

Nacido en San Pedro, una ciudad al norte de la provincia de Buenos Aires, en 1999 empezó a pensar en la posibilidad de buscar otro destino. "En esa época pude ver a la Argentina de hoy y pensé que el futuro allí no iba a ser prometedor. Esto se sumó a mi espíritu aventurero e inconsciencia, ya que, si hoy tuviera que pasar por un desarraigo como en aquellas circunstancias, no lo repetiría", comentó a iProfesional.

Francisco, promotor de su propio negocio.
Francisco, promotor de su propio negocio.

La primera idea fue partir hacia Estados Unidos, pero llegado el momento, el hecho de tener pasaporte de la Unión Europea y que su hermana vivía en Barcelona, lo hicieron decidirse por España.

Sin embargo, el lugar elegido para instalarse fue otro y se fue a Menorca, una isla en el Mar Mediterráneo. Allí emprendió el proyecto que hoy le permitió encontrar la estabilidad que tanto buscaba a través de la creación de Rideon Scooter Rental, un negocio de alquiler de motos a turistas y empresas.

Los comienzos

No todo es tan fácil como parece, pero el golpe de suerte existe. Apenas llegó a la isla, Francisco conoció a Eli, hoy su mujer, una menorquina que pasó ahí toda su vida. Entre los dos pusieron un bar y ahí es donde surgió la idea del alquiler de motos, ya que todos los días recibían muchos turistas preguntando por algún rent a car, y había muy poca oferta.

El local de Menorca, una de las 6 sucursales.
El local de Menorca, una de las 6 sucursales.

De tanto responder esa pregunta dijo: "Esa es la oportunidad". Lo primero que hizo fue poner en alquiler un Peugeot 205 que se había comprado con sus ahorros, y luego sumó un Renault Twingo de un amigo. En tres meses recuperó el valor de los dos autos. Al final de ese verano, considerando que los autos son más caros, se le ocurrió montar una empresa de scooter rental e inició "Rideon" con 25 unidades.

"Arranqué ofreciendo el servicio en junio de 2012 dentro del mismo bar cafetería, donde hacíamos las 2 actividades. De a poco iba viendo que alquilar motos era mucho mejor que vender café o comida, las posibilidades de escalar una empresa de Scooter Rental me parecían más viable que una cafetería, siempre bajo mi perspectiva y dentro de mi capacidad, obviamente si le planteo esto a los fundadores de Starbucks me dirán que estoy equivocado", cuenta entre risas.

Pero la visión no fue equivocada. En este momento cuentan con sucursales en 6 ciudades, Madrid, Barcelona, Valencia, Mallorca, Menorca y Málaga, de las cuales 5 son oficinas propias y una es partnership.

En total tienen 580 unidades. En su mayoría son scooters, también aportaron algunas motos eléctricas a la Policía. El precio de alquiler ronda los u$s25 dólares por día y el precio baja a medida que aumenta el plazo de alquiler. También ofrecen tres tipos de seguro, desde u$s6 diarios, con diferentes servicios de asistencia en carretera, reemplazo de unidad donde se encuentren en caso de pinchadura, y hasta un servicio Premium que consiste en tener todo el "papelerío" listo al momento de llegar a buscar la moto y no tener que esperar, ya que aveces hay hasta 20 personas buscando una unidad en el mismo momento.

Moto, casco y candado, todo en uno.
Moto, casco y candado, todo en uno.

"El alquiler es especialmente a turistas, mayormente gente que ronda entre los 25 y 40 años. Otros clientes son de las empresas que se dedican al delivery de comida, empresas de Last Mile, y comerciales, entre otros. También tenemos como clientes a instituciones, como policía, Defensa Civil y vigilancia de puertos", comentó Juliano.

Muchas veces le ha tocado recibir argentinos, lo cual siempre tiene un "sabor especial", aunque con la pandemia ya no viajan. "Entre los últimos clientes hubo un grupo de 19 santafesinos que me alquilaron 18 motos para recorrer parte de la costa, les entregué las motos en Málaga y me las devolvieron en Barcelona. Ahora, hace tiempo que no vienen, pero venían mucho", contó.

Entre el mar y la ciudad

Cuando llegó a España, previo a vivir unos meses en Brasil y en Irlanda, Francisco tenía otra idea. "Al principio uno comienza apuntando alto, y busqué 'trabajos de no trabajar.' Con el paso del tiempo la realidad te va enderezando", contó.

Ahora, la vida de allá es muy activa. Junto con Eli tienen dos hijas de 5 y 8 años, en invierno viajan mucho en familia y en verano disfrutan de las posibilidades que ofrece Menorca, la playa, mar y el pueblo en general.

De paseo por Europa en familia.
De paseo por Europa en familia.

¿Volverías a la Argentina?, fue la pregunta clave llegando al final. "Es imposible descartarlo, es mi país, no obstante, en este momento no sería una opción", respondió.

¿Y te da nostalgia pensar en tú país?, fue la segunda pregunta que causa intriga, después de tantos años: "Ya no, pero durante mucho tiempo sí", dijo con sinceridad.

A pesar de su bienestar, Francisco asegura que no es sencilla la vida allá, y que se ha esforzado mucho para llegar adonde está. "Acá hay mucha tranquilidad y seguridad, lo cual es un alivio. En cuanto al crecimiento económico es lento, pero hay estabilidad. Salvo 4 unicornios tecnológicos, para el resto se trata de ir poco a poco y con buena letra", contó.

Sobre sus lazos vigentes

Francisco conserva muchas amistades en su ciudad natal, y quienes van a España siempre tienen un lugar en su casa. La realidad cambió para él y su vida laboral tomó el rumbo que nunca vio en Argentina. No lo dice con orgullo, sino con aceptación. Allí están sus dos hermanas y la mamá viaja cada seis meses para ver crecer a sus nietas. Él, volvió pocas veces al país, pero siempre está en sus planes pasar algunas semanas en Buenos Aires.

Si bien el rent a car ya existía, el tuvo el plan ideal para una isla turística que no tenía la oferta a la altura de la demanda. Además, hoy con las seis sucursales, trabajan full time.

Junto a este proyecto está todo el tiempo pensando en cómo seguir creciendo. No para. Sus ideas buscan salir a la luz y tiene en mente montar un negocio paralelo de alquiler de motos de mayor cilindrada, ya para expertos que buscan recorrer caminos increíbles en moto. "Mi idea es que también los acompañe una combi donde, por ejemplo, pueda ir un acompañante y los espere en el lugar de llegada, por si no le gusta hacer el camino en motos". Todo eso es un plan que llevaría otro proceso de organización de tours y búsqueda de las mejores rutas.

Mientras tanto, disfruta del crecimiento de Rideon. Fueron muchos años de adaptación y hoy la tonada de Francisco hasta tiene un tinte español, salvo cuando llega alguna visita de argentina y revive recuerdos. La suerte le jugó a favor, está feliz, aunque Argentina es Argentina.