La verdad sobre el problema del dólar: ¿no hay divisas o falta un precio razonable?

Si se analiza la evolución del valor del dólar en la Argentina, se hace evidente que existe atraso cambiario. En qué rango estaría el precio correcto
Por Fausto Spotorno
07/12/2021 - 11,00hs
La verdad sobre el problema del dólar: ¿no hay divisas o falta un precio razonable?

Recientemente se hicieron muchas especulaciones en redes de que, ante la falta de dólares en las reservas, el Banco Central podría tomar los depósitos del sector privado para recomponer su posición en divisas. Lo cierto es que los depósitos en dólares del sector privado están fuertemente protegidos por la elevada liquidez de los bancos y es improbable que algo así suceda. Sobre todo, porque eso sería una solución para el problema equivocado.

El problema no es que falten dólares, sino que faltan divisas al tipo de cambio oficial. Se trata de una cuestión de precio, no de escasez. Fue el propio Gobierno al hablar de la falta de dólares, de la restricción externa y obviar la cuestión del tipo de cambio, el que se metió en este brete.

Según se analiza el tipo de cambio, se puede observar que hay un atraso del tipo de cambio oficial. La más obvia de todas las señales es el valor del tipo de cambio en el mercado libre, ya sea el dólar MEP o Bolsa, el CCL (Contado con Liquidación) o el paralelo. Cuando hay una brecha cambiaria cercana al 100% suceden varias cosas: por un lado, los exportadores se sienten muy perjudicados al vender sus productos al exterior. Por el contrario, el contrario los importadores tratan de anticipar todas las compras posibles, dado que el beneficio puede ser muy elevado.

"El problema no es que falten dólares, sino que faltan divisas al tipo de cambio oficial. Se trata de una cuestión de precio, no de escasez"

Adicionalmente, una brecha tan elevada es un indicador de desconfianza sobre el valor de la moneda local y en el caso particular de Argentina, además, se suma el hecho de que las tasas no cubren la inflación esperada.

Faltan divisas al tipo de cambio oficial
El problema del dólar: faltan divisas al tipo de cambio oficial.

Si se toman medidas del tipo de cambio real histórico, se puede llegar a la conclusión que el tipo de cambio oficial está hoy atrasado entre 20% y 30% respecto a las medidas históricas o de largo plazo. Si este tipo de cambio fuera de equilibrio, podríamos decir que el dólar está sobrevaluado. En efecto, si hubiese que devaluar en términos reales un 30%, podríamos pensar que un dólar más razonable estaría en el rango de entre $130 y $150, dependiendo del impacto que tenga sobre la inflación dicha devaluación. Por eso, algunos economistas dicen que $200 es un tipo de cambio caro.

No solo eso: en términos históricos, un precio de $200 de hoy equivalen -una vez ajustado por inflación- al máximo de $4 al que llegó la divisa norteameriana en abril de 2002 luego de la devaluación, la pesificación asimétrica, etc. Ese fue un valor máximo. Por eso, muchos piensan que este valor del dólar es alto. Aun así, el mercado parece convalidarlo y tiene razones para ello.

Para entender porque el mercado está convalidando un valor del dólar libre que parece alto en términos históricos, hay que comprender que el problema no es el dólar sino el valor del peso, que se desploma. El déficit fiscal, la enorme deuda del Banco Central en Leliqs y Pases y sus intereses, representan una potencial emisión monetaria que podría llevar fácilmente a una aceleración inflacionaria y a una mayor pérdida del valor del dinero. No solo porque representan un verdadero riesgo para las tenencias de pesos, sino que además, la falta de respuesta por parte del Gobierno sobre el futuro del esquema monetario tampoco ayuda a aclarar el panorama hacia adelante.

La emisión
La emisión para cubrir el déficit fiscal podría llevar a una aceleración inflacionaria.

En otras palabras, observando la generación de pesos hacia delante provocada por el déficit fiscal y el cuasi-fiscal, la necesidad de ajustar el tipo de cambio oficial, las tarifas de servicios públicos y otros precios congelados, la probabilidad de una aceleración inflacionaria no es baja. En ese contexto, no es de extrañar que el mercado este anticipándola en el precio del dólar libre. Sobre todo, teniendo en cuenta que al no contar con reservas o credibilidad, no queda claro cual sería la combinación de inflación y devaluación que se observará en Argentina en los próximos meses.

"La probabilidad de una aceleración inflacionaria no es baja. En ese contexto, no es de extrañar que el mercado este anticipándola en el precio del dólar libre"

Cuando hablamos de "atraso cambiario" o "tipo de cambio alto" nos referimos al tipo de cambio real. Éste es la combinación entre el tipo de cambio y la inflación. Por ejemplo, si se devaluara 10% y los precios subieran 10% por encima de lo precios internacionales, el tipo de cambio real permanecería sin cambios y la devaluación no serviría para nada.

Para corregir el tipo de cambio real es necesario que el dólar suba más que los precios. Pero sabemos que algunos precios están atados al dólar, otros deben ser corregidos en términos de dólares y la emisión monetaria de las próximas semanas será bastante importante. Todo ello nos hace pensar que el ajuste del tipo de cambio deba ser grande para compensar todos esos efectos inflacionarios. Si a eso se le suma la baja credibilidad, la cosa se complica aún más. Porque sea cual sea la devaluación real que el Gobierno esté estudiando, ello puede darse con diferentes combinaciones de suba del dólar y de los precios. Cuanto mayor sea la confianza, menor será el impacto de ambas.

Por eso es crucial cerrar un acuerdo con el FMI y presentar un programa integral y creíble que despeje todas estas dudas.

Fausto Spotorno es economista y profesor universitario. Dirige el Centro de Estudios Económicos de OJF (Orlando Ferreres & Asociados), Instituto de Economía de la UADE, profesor de UCEMA y miembro de la Fundación Norte y Sur