Llega un gigante para competirle a Mercado Libre: dará créditos baratos y tarjetas de crédito "para todos y todas" Más información
Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Precios insólitos: el queso rallado vale más que los fideos y el pan de pancho más que la salchicha

Precios insólitos: el queso rallado vale más que los fideos y el pan de pancho más que la salchicha
En el sector lácteo, los factores climáticos y la alta presión impositiva, explican que para producir un kilo de queso se necesitan 10 litros de leche
24.12.2018 11.06hs Economía

La suba generalizada de precios genera lo que se conoce como distorsión de los precios relativos. Ese concepto explica por qué en la Argentina un pebete mixto en un kiosco puede costar $50 promedio y en ese precio pesa más el costo del queso (54%) que el del jamón (46%), señala TN.

En el sector lácteo, uno de los más castigados por la caída de la demanda de China, los factores climáticos locales y la alta presión impositiva, explican que para producir un kilo de queso se necesitan 10 litros de leche fluida.

En 2018, el precio del litro de leche subió 40%, por debajo de la inflación anual. Sin embargo, se trata de un aumento mayor al que registró el precio del jamón cocido en el mismo periodo.

Algo similar pasa cuando un consumidor compra un pancho en la vía pública o en eventos deportivos. Si tomamos un precio promedio de $70, el 56% de ese valor equivale al costo del pan y el 44% restante, al de la salchicha. En hipermercados de todo el país, un paquete de salchichas tipo viena de segunda marca por seis unidades puede costar $28 promedio; pero el que trae seis unidades de pan para pancho, 36 pesos.

En lo que va del año, la harina acumula un incremento del 115%, un 68% por encima de la inflación que el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA proyectó para 2018. Según datos relevados por Consumidores Libres, la harina es el alimento que más subió entre el primero de enero y el 15 de diciembre, detrás del té en saquitos (140%).

En ese informe, se listaron además otros productos que superaron la inflación anual medida por el INDEC: el kilo de arroz fino aumentó 107% entre enero y los primeros quince días de diciembre; el kilo de pan, 94%; la docena de huevos, 92%; los fideos por 500 gramos, 91%; y el litro y medio de aceite 73%.

Agustín D'Attellis, director de Ágora Consultores, señala a TN que cuando hay inflación persistente en una economía, el mapa de precios relativos se empieza a mover. “Hay formadores de precios que sobrerreaccionan ante la falta de información, mientras que otros no lo hacen. Lo cierto es que este año vimos cómo los alimentos aumentaron por encima del promedio de la inflación anual”, dice el economista. Y agrega: “Es finalmente la incertidumbre lo que explica esta distorsión que se ve hoy en las góndolas”.

En línea con los aumentos de la harina, el costo de un plato de espaguetis con queso también evidencia una distorsión: los 500 gramos de tallarines de primera marca se consiguen por $45 en cualquier supermercado y los 150 gramos de queso rallado no bajan de $107. O sea, los fideos explican solo el 30% del precio final de un plato de fideos, incluso a pesar de que acumulan un aumento de 91% en el año.

Los snacks son otro de los productos de consumo masivo que parecieran cotizar en oro: 300 gramos de papas fritas de segunda marca cuestan $102 en supermercados de todo el país, $30 más que un litro de cerveza embotellada.

Cuesta más caro el acompañamiento, las papas, que la bebida. Es decir, el 59% del costo de esa picada austera se explica por las papas, mientras que la bebida con alcohol representa el 41% restante. Esa misma ecuación en ciudades como Nueva York o París se invierte porque allá el consumidor paga más impuestos cuando consume bebidas con alcohol que si decide comprar alimentos.

Para el economista Javier Milei, “la distorsión de los precios en la economía se explica por la presencia de déficit fiscal. Eso no solo afecta a los precios relativos desde el gasto, si no que también influye cómo se financia ese gasto”.

En su opinión, la alta presión impositiva (que en el caso de alimentos y bebidas asciende al 50% promedio) también contribuye a la distorsión. “Si un comerciante cobra $100 por un producto, cuando se da vuelta para pagarle a su proveedor solo tiene $50. Y cuando ese quiere pagarle a otro, ya tiene un 50% menos ($25) para pagar por el resto de los insumos. Y así sucesivamente hasta que el último de la cadena, que debería ser el productor, recibe $5,125”, ejemplifica.

Por supuesto que la distorsión también alcanzó a los precios de alimentos elaborados. Por ejemplo, un alfajor es $15 más económico que una gaseosa de 600 cm en un kiosco porteño. Si el precio de la merienda es de $85: el 70% equivale al costo de la bebida, y el 30% restante cubre el precio final de un alfajor económico de 50 gramos.

Lo mismo ocurre con las promociones para almorzar o cenar. Una docena de empanadas de carne cuesta unos $340 promedio en locales de la Ciudad de Buenos Aires y del Conurbano, 150% más que hace un año. Sin embargo, una botella de vino de gama media apenas aumentó un 23% en 2018 porque el sector logró una mejor cosecha medida en volumen. Esto explica por qué en un menú de $500, el 70% cubre el costo de las empanadas y el 30% restante, el del vino.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Economía
Te puede interesar