Más artículos

Empresas dicen que ya no habrá "remarcación salvaje" y Dujovne espera inflación menor al 3%

Empresas dicen que ya no habrá "remarcación salvaje" y Dujovne espera inflación menor al 3%
La expectativa del Gobierno es que ya en mayo habrá una fuerte caída en el IPC, en la medida en que se suavicen los aumentos de precios del rubro alimentos
Por Claudio Zlotnik
20.05.2019 08.00hs Economía

Nicolás Dujovne cree que, por primera vez en varios meses, puede sentirse aliviado.

No tanto porque haya resultados positivos para mostrar de su gestión sino, más bien, porque ha logrado enderezar el rumbo de la economía. En comparación con la zozobra de marzo y abril, con el desperezamiento del dólar y la escalada de los precios, ahora el ministro cree tener motivos para cierto relax.

Hay dos datos que, hacia adelante, contribuyen a esa mirada optimista. Por un lado, el 3,4% del IPC de abril, que ha sido comunicado de manera eficiente por el Gobierno como una desaceleración inflacionaria. Y, por el otro, la novedad que en la última semana le notificaron algunas de las empresas líderes en la fabricación de alimentos.

Esos fabricantes aseguran que, de no mediar una nueva sorpresa cambiaria, las compañías ya no tendrán motivos para realizar aumentos de precios generalizados. Y que solamente habrá ajustes mensuales puntuales, más acordes a los movimientos del mercado en una economía que atraviesa por una recesión profunda.

Algo parecido a lo que está sucediendo ahora mismo, con las principales alimenticias pautando incrementos en algunos precios: yerba, fideos, polenta y productos congelados -de entre 5% y 9%-, que por supuesto no tienen el mismo peso en el índice que cuando se dan los movimientos en toda la lista de artículos.

No lo van a decir en público pero, en el equipo económico, los funcionarios se ilusionan con una inflación que este mes empiece con el número "2". Y ya no con el "3". Los propios empresarios admiten que la economía, efectivamente, podría ingresar en una zona de "deslizamiento bajista de la inflación".

Para el diagnóstico final, los ejecutivos tienen en cuenta no sólo su propia realidad, sino al hecho que el Gobierno les ha quitado de encima el peso de los incrementos de las tarifas, que hasta este mismo mes han encarecido sus costos.

La "única" advertencia que dejan refiere a la suerte del tipo de cambio. "Nosotros vemos una dinámica inflacionaria soportable siempre y cuando el Gobierno logre mantener al dólar en los niveles actuales. Si se dispara, no podemos hacer nada. Eso lo decimos en cada reunión que tenemos, ya sea con Dujovne o con (Dante) Sica", comenta a iProfesional uno de los gerentes clave de la industria de alimentos.

La expectativa de una economía con una inflación a la baja, aunque sea con una tendencia leve, resulta clave para el escenario político que se viene. Una cosa es que la Casa Rosada vaya a las elecciones con aumentos constantes en los precios de los alimentos y volatilidad cambiaria, y otra muy diferente es si logra domar ese escenario estresante.

De hecho, Federico Aurelio, uno de los principales consultores entre empresarios y gobernadores, tiene medido que la imagen de Mauricio Macri y sus chances electorales están directamente relacionadas con la inflación. Con  remarcaciones, la intención de voto hacia el Presidente cae sensiblemente.

La otra gran apuesta que tiene el Gobierno para mostrar alguna mejora pasa por la resolución de las paritarias. En las próximas semanas habría avances en el cierre de algunas de las más grandes, que se sumarán a las que ya fueron acordando, como la de bancarios o la de los docentes en la provincia de Buenos Aires.

Esos ajustes, confían tanto en las empresas como en el Palacio de Hacienda, deberíam redundar si no en un repunte en el consumo masivo, al menos en un freno en la caída.

Por ahora, admiten los empresarios, la mezcla entre dólar quieto-caída del consumo-tarifas congeladas puede ser la clave para que en los próximos meses se siga viendo un descenso paulatino del índice inflacionario. Con el timing justo para las Primarias y las elecciones generales y el balotaje.

Descartado un rebote en la actividad económica y en los demás indicadores sociales (empleo, pobreza) para antes de las elecciones, en la Casa Rosada quieren, al menos, demostrar que la inflación cae mes tras mes.

De todas maneras, y como no se cansan de advertir empresarios y también los economistas de la City, todo ese cuadro optimista depende, una vez más, de que el tipo de cambio no se dispare.

Al respecto, Sandleris y Dujovne sostienen que la estabilidad pudo darse a partir de inicios de mayo. Ocurrió luego de que el Fondo Monetario permitiera al Banco Central intervenir en el mercado cambiario en caso de una escalada del billete verde.

Sin ese permiso, la historia hubiese sido bien distinta. A juzgar por la manera en que cerró abril, con un dólar que subió de $43 a $47, este mes ya hubiera arrancado con un "lunes negro". La tensión aflojó recién cuando ese lunes por la mañana, el BCRA dio la noticia de que Washington había dado el visto bueno para vender reservas en caso de ser necesario.

¿Habrá test sobre el BCRA?

Hasta ahora no hizo falta que la mesa del Banco Central apareciera en el mercado. Bastó con alguna intervención en "futuros" y ventas puntuales del Banco Nación para acomodar las cosas.

Pero nadie puede decir, como a veces porfían los funcionarios, que "lo peor ya pasó".

Básicamente porque, ya sea en la City porteña como en Wall Street, los inversores miran con un ojo las pantallas con las operaciones cambiarias y, con el otro, prestan atención a las encuestas, al humor social y las novedades políticas.

Faltan solo algunas semanas para el cierre de las listas y Cristina Kirchner encabeza la mayoría de los reportes. Aventaja a Mauricio Macri, en un eventual balotaje, por entre 6 a 9 puntos de diferencia. La última encuesta de Managment & Fit, que se conoció esta misma semana, es la que más ventaja le da a CFK : 9 puntos.

"La política camina hacia un lugar que no es bueno para el dólar", confía a iProfesional el economista de uno de los bancos de inversión más fuertes de Wall Street.

Según esa visión, "el mercado cambiario está muy vulnerable por el escenario político, a pesar de que el Fondo Monetario haya flexibilizado su postura", agrega la fuente, que pide mantener su identidad bajo reserva.

La percepción en la City es que si se mantiene la preferencia de Cristina Kirchner en las encuestas, en algún momento podría haber un testeo sobre el Banco Central. Para conocer la respuesta y los reflejos de la mesa comandada por Sandleris.

"Eso no significa que el dólar pueda escaparse, pero sí que haya volatilidad. Y mucha", añade el mismo ejecutivo.

Si fuera a ocurrir ese escenario, la expectativa de una tendencia inflacionaria a la baja -imaginada por Dujovne y Sandleris- correría serios riesgos.

Por ahora, los dólares de la cosecha (los sojeros están liquidando a razón de u$s100 millones, o más, por día) junto a los u$s60 millones que a diario licita el BCRA parecen suficientes para mantener el orden.

Hay dos cuestiones que resaltan quienes siguen de cerca al mercado cambiario. Una refiere a la estacionalidad de los billetes verdes provenientes de la soja, un proceso que tiene fecha de vencimiento hacia finales de junio.

En segundo lugar, desde los bancos prestan atención a la evolución de las reservas del Banco Central. Desde que empezó el mes cayeron nada menos que en u$s4.661 millones. Así, se encuentran en u$s66.994 millones.

Sandleris ya dijo que ese retroceso refleja los pagos de los vencimientos de la deuda. La realidad, también, es que la baja significa que los dólares que se pagan a los inversores privados no se reintegran a las reservas. No se reinvierten en el país. Con lo cual, la pregunta que recorre las mesas de dinero refiere a si las divisas acumuladas alcanzarán para enfrentar una eventual dolarización de portafolios, como suele ocurrir en las instancias preelectorales.

El Gobierno ya tomó nota hace tiempo de esa posibilidad. Por ahora, la "amenaza" de una intervención sorpresiva y la tasa de interés por arriba del 70% anual le alcanza para moderar a los más ansiosos.

Como en lo estrictamente político, sólo el correr de las semanas definirá el escenario. De eso depende de que se cumplan las previsiones optimistas de Dujovne y los empresarios. Y de que se mantenga la onda relax.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar