Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Efecto contagio: los gigantes de la industria desoyen a la UIA y cierran bonos de hasta $21.000

Efecto contagio: los gigantes de la industria desoyen a la UIA y cierran bonos de hasta $21.000
Se trata de tres empresas líderes en consumo masivo que llegaron a un arreglo para evitar un clima de conflictividad y la reapertura de paritarias
Por Juan Manuel Barca
12.09.2019 06.33hs Economía

La intención del Gobierno de acordar un bono con la CGT para los empleados privados generó gran revuelo entre los empresarios. La cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA) fue uno de los principales sectores que salió a plantear sus reparos, cuando no sus críticas abiertas a la "imposición" de una suma extraordinaria de $5.000. Al menos esa fue su postura ante los medios. Por lo bajo, en cambio, los gigantes de la industria empezaron a flexibilizar sus posiciones y a encarar negociaciones por cuenta propia.

Precupada por la conflictividad y una reapertura prematura de las paritarias, Unilever acordó en las últimas horas el pago de un bono de $21.000 a los cerca de 1.000 operarios que emplea en sus plantas de Pilar, Mendoza y La Rioja. Se trata de una suma no remunerativa en dos pagos, de $8.000 el 20 de septiembre y de $12.000 el 20 de diciembre, destinada a "mitigar el impacto de la crisis económica", según reza el acuerdo al que accedió iProfesional.

El entendimiento fue aprobado este miércoles por 370 votos a favor y 20 en contra durante las asambleas de los tres turnos realizadas en las dos plantas del parque industrial de Pilar, en donde se produce la gama Knorr de sopas, caldos Maizena y puré chef, y la línea Hellmann´s de mayonesa y kétchup. Luego se plegaron al reclamo los trabajadores del establecimiento de Mendoza, dedicado al secado de verduras, y el personal de la Rioja, que produce mostaza y mayonesa Hellmann´s junto con salsas preparadas Knorr.

"Si bien esta conquista no alcanza a compensar el golpe inflacionario, representa un salto en la campaña de reclamos de emergencia, que se multiplica a decena de fábricas de todo el país y que se opone por el vértice a la parálisis de la CGT", dijo a iProfesional Pablo Busch, delegado en Pilar de la Tendencia del Partido Obrero. Desde la empresa, en tanto, no emitieron comentarios ante la consulta realizada por este medio.

El pedido tomó impulso un día después de las PASO, cuando se disparó el dólar un 30% y la empresa envió sus listas de precios a los supermercados con hasta un 25% de incrementos en forma preventiva. De inmediato, la comisión interna encabezada por la izquierda solicitó un aumento de emergencia del 30% y los directivos respondieron que no podían discutir paritarias con los delegados sino con el sindicato de la Alimentación, liderado por Rodolfo Daer, por lo que ofreció adelantar las cuotas de la paritaria cerrada en mayo pasado.

La respuesta no hizo más que encender los ánimos puertas adentro, con la convocatoria a asambleas, lo que llevó a la gerencia a proponer como alternativa un bono de $10.000 en dos pagos, de $5.000 en septiembre y diciembre, y finalmente, hace dos semanas atrás, la oferta de $21.000 en dos tramos, que se aprobó este miércoles. De esa forma, la multinacional líder en productos de consumo masivo se sumó a otras fábricas de peso que en las últimas semanas negociaron un bono con sus empleados.

Hace dos semanas, La Virginia torgó un extra de $8.000 a sus 1.000 operarias en su planta de Rosario, en Santa Fe. La empresa líder en infusiones y especias lo decidió ante las medidas lanzadas por las trabajadoras, que incluyeron asambleas en el establecimiento y bloqueos en el exterior sostenidos por el sindicato. El efecto contagio llegó a la planta de Fernet Branca en Malvinas Argentinas, al norte de Buenos Aires, donde los 100 operarios aceptaron una suma de $6.000 y continuar más adelante la discusión, luego de pedir un monto similar al de Unilever.

Las presiones para reabrir paritarias o exigir compensaciones plantean un desafío para buena parte de los dirigentes de la CGT, que por estas horas aguardan a que el Gobierno resuelva un bono por decreto. En el caso de la Alimentación, el gremio acordó un 30% en 2019 hasta abril de 2020, con una compensación del 8% por la pérdida en 2018. Pero en vista de los reclamos que suscitó la paritaria entre sus afiliados, Daer anunció en los últimos días que iba a pedir una reapertura de la negociación.

El acuerdo en Unilever coincidió con el pacto social que intentó escenificar este miércoles Alberto Fernández en su visita a Tucumán, en donde se mostró por primera vez en una misma foto junto al titular de la UIA, Miguel Acevedo; el cotitular de la CGT, Hector Daer; y una comitiva de gobernadores encabezada por el tucumano Juan Manzur. En Azopardo todavía analizan si es conveniente reabrir paritarias. La idea es aguardar a que se conozca este jueves el dato de inflación de agosto para definir los detalles del bono.

Los empresarios, en cambio, son más escépticos. El vicepresidente de UIA y titular de la Cámara de la Alimentación (Copal), Daniel Funes de Rioja, fue enfático a la hora de rechazar la iniciativa del ministro de Producción y Trabajo y el sindicalismo, y apostó a respetar las cláusulas de revisión contempladas en los acuerdos salariales ante la situación "compleja" que vive la industria. Una señal de las dificultades que enfrentará el diálogo social propiciado por Fernández.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Economía
Te puede interesar