Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

En "modo peronista", la UIA se acerca a la CGT para ganar posiciones en el plan económico de Fernández

En "modo peronista", la UIA se acerca a la CGT para ganar posiciones en el plan económico de Fernández
La cámara avanzó en conversaciones con líderes de gremios industriales para revisar los convenios. Dólares, salarios y empleo, la carta de los industriales
Por Juan Manuel Barca
10.10.2019 06.29hs Economía

Cuando faltan pocas semanas para las elecciones de octubre, la UIA salió a marcar la cancha con la presentación de su plan productivo y un acercamiento impensado a los gremios industriales de la CGT. Las iniciativas para reducir impuestos, sostener un dólar competitivo y revisar los convenios fueron presentadas este miércoles en la sede de la central fabril, en donde su titular Miguel Acevedo se mostró acompañado del líder metalúrgico Antonio Caló y el de la alimentación Rodolfo Daer.

La foto del dirigente industrial con los sindicalistas fue un guiño directo al pacto social impulsado por Alberto Fernández, en cuyo entorno recibieron con agrado el gesto. "Estamos empezando un camino de lo que puede ser un acuerdo social entre los representantes de los trabajadores y los empresarios", dijo Acevedo al encabezar la apertura de la actividad ante ejecutivos de la industria naval, automotriz y textil, junto con banqueros.

Por estas horas, tanto los empresarios como los gremialistas de la actividad buscan ganar protagonismo dentro del esquema económico que prepara el candidato opositor en caso de ganar los comicios de octubre. Las conversaciones se aceleraron en las últimas semanas ante el temor por parte de los industriales a una eventual suba en bienes personales y un incremento en las retenciones a las exportaciones que estaría en estudio en el equipo de Alberto.

En ese marco, los técnicos de la UIA plantearon este miércoles su "agenda 20/23" con el foco puesto en el rol estratégico de la industria. El director ejecutivo, Diego Coatz, destacó en ese sentido la capacidad del sector para generar dólares y empleo, aunque advirtió sobre el impacto de la carga impositiva. "Puertas adentro, la industria tiene más productividad que México y Argentina pero puertas afuera los costos dificultan la producción", sostuvo.

Una de las variables que genera preocupación en el sector es la política cambiaria. Fernández les aseguró en su visita de la semana pasada a los industriales que su intención es mantener un dólar "competitivo y previsible". Los empresarios, sobre todo aquellos con capacidad exportadora, ven bien el dólar en su nivel actual, en torno a los $60, pero piden que el próximo gobierno lo actualice en función de la inflación, lo que implica un desafío para bajar una inflación interanual del 54%.

Si bien la presentación tuvo un tono propositivo, en el sector manufacturero advirtieron que la situación es crítica. El director del Centro de Estudios, Pablo Dragún, señaló que la industria está un 19% por debajo del pico alcanzado en 2011 y que hay 5.000 empresas menos respecto de las 59.000 de entonces. Un panorama que se agravó en las últimas semanas con el cierre de plantas en empresas emblemáticas como Kimberly Clark, Zanella y Loma Negra.

Indemnizaciones, diálogo y después

"Si no hay diálogo nos vamos al carajo, hay empresas que si no se hace nada no pueden aguantar más y las que no llegan están cerrando", aseguró a iProfesional un industrial que estuvo presente en la central fabril. Daer y Caló son conscientes de esa situación, por lo que este martes se mostraron dispuestos a reformular sus convenios laborales. Eso sí, pusieron como condición que no haya reforma laboral y que primero se resuelva la crisis.

El otro motivo que facilitó el acercamiento fue el regreso anunciado por la CTA a la CGT, una maniobra que encendió la alarma en los sectores al frente de Azopardo. En respuesta a ese movimiento alentado por Fernández, la cúpula sindical activó contactos con los empresarios para reforzar su rol de interlocutor privilegiado del movimiento obrero organizado y desalentar un eventual fortalecimiento del sindicalismo duro.

En ese marco, Daer y Caló ratificaron el acuerdo tácito sellado el mes pasado en Tucumán entre Acevedo y el cotitular de la CGT, Héctor Daer, de avanzar en una readecuación por sector, en lugar de modificar la Ley de Contrato de Trabajo. Ese es el camino sinuoso que proponen recorrer en el equipo de Fernández bajo la consigna de "actualizar" las relaciones laborales, sin que eso implique una pérdida de derechos para los trabajadores.

Sin avances en la gestión de Macri en los proyectos de reforma laboral, la UIA finalmente aceptó la estrategia sectorial del candidato peronista y este martes apuntó a una mayor descentralización con convenios por región y a la rebaja de las indemnizaciones junto con las multas por trabajo no registrado, una propuesta que el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica volverá a presentar ante el Senado luego de fracasar en su proyecto de blanqueo laboral.

Por esa vía, la entidad industrial también se propone otros cambios más ambiciosos. La encargada de la política social en la central fabril, Laura Giménez, planteó la necesidad de modificar las tareas en caso de falta de trabajo, la regulación de las figuras del trabajador autónomo y económicamente dependiente (que en su momento impulsó Jorge Triaca y luego Sica), y la apertura a discutir en el marco de las paritarias "todos los institutos del trabajo".

Fernández les prometió a los industriales la creación de un Consejo Económico y Social para discutir precios, salarios y productividad, pero mientras tanto les pidió que avancen en acuerdos sectoriales. En esa instancia se encuentran las empresarios y sindicalistas del rubro automotor, petrolero y alimenticio. La incertidumbre electoral llevó a varias compañías líderes a frenar inversiones, suspender personal y relocalizar producción a la espera de nuevas señales.

Ahora, frente a la cercanía de las elecciones, la industria busca recuperar posiciones perdidas y hace notar su peso frente a otros sectores. Al presentar su plan productivo, los técnicos de la UIA señalaron que la actividad es un "integrador social" que aporta un 20% de los empleados asalariados registrados del sector privado, salarios 30% superiores al promedio y las menores tasas de informalidad. La comparación es en relación a los bancos, comercio, servicios, construcción y el campo.

En el Frente de Todos destacan el valor de la industria y coinciden en el pedido de bajar las tasas de interés en una crítica compartida al sector financiero. Coatz graficó este miércoles el nivel de desarrollo financiero con un mapa en el que la Argentina aparece pintada de rojo al igual que buena parte de Africa y ocupando el 15° lugar más bajo del mundo, con menos de un 16% de crédito en proporción al PBI.

Pero a diferencia de la cúpula de la entidad fabril, Fernández plantea en orden de prioridad una reactivación del mercado interno que levante el consumo y mejore los ingresos, junto con una regulación de los precios de la canasta básica, una medida que no le agrada a los fabricantes de alimentos. Dentro de ese esquema, en tanto, los gremios aceptaron el adelanto salarial de Macri de $5.000 y mantener la paz social hasta el 27 de octubre. Después, está todo por verse.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar