Más artículos
Cómo Suecia se enfrentó al coronavirus sin un encierro

Cómo Suecia se enfrentó al coronavirus sin un encierro

Cómo Suecia se enfrentó al coronavirus sin un encierro
Cuando su gobierno se rehusó a ordenar un cierre total, los funcionarios de salud pública señalaron que la confianza es una justificación central
Por iProfesional
03.05.2020 09.29hs Economía

La confianza está en altos niveles en Suecia — en su gobierno, en las instituciones y en sus compatriotas. Cuando su gobierno se rehusó a ordenar un cierre de emergencia total para "aplanar la curva" de la epidemia de coronavirus, los funcionarios de salud pública señalaron que la confianza es una justificación central, señala el New York Times.

Los suecos, dicen, que se les puede confiar en quedarse en casa, que sigan los protocolos de distancia social y que se laven las manos para desalentar la propagación del virus — sin ninguna orden obligatoria. Y, en gran medida, Suecia parece haber sido exitosa en controlar el virus como muchas otras naciones.

La tasa de mortalidad de Suecia, de 22 por cada 100,000 personas, es la misma que la de Irlanda, que se ha ganado elogios porque su manejo de la pandemia ha sido mucho mejor que en Gran Bretaña o Francia.

"Mi respeto por los que murieron, pero estamos haciendo algo bien aquí en Suecia", dijo Johan Mattsson, al New York Times.

El consultor del restaurante elogió las libertades que tenía en Suecia en comparación con otros países. "No veo estadísticas muy diferentes en muchos otros países", dijo. "Estoy feliz de que no tuviéramos que haber entrado en un encierro. La vida tiene que continuar".

Suecia mantuvo sus fronteras abiertas, dejó que los restaurantes y los bares siguieran sirviendo, dejó guarderías y escuelas en sesión y no puso límites al transporte público o salidas en parques locales. Peluqueros, estudios de yoga, gimnasios e incluso algunos cines han permanecido abiertos.Reuniones de más de 50 personas están prohibidas. Los museos están cerrados y los eventos deportivos han sido cancelados. Al final de marzo, las autoridades prohibieron las visitas a asilos.

A lo largo de la crisis, Suecia ha tenido suficientes unidades de cuidados intensivos para atender a pacientes con COVID-19, dijo la ministra de Salud y Asuntos Sociales, Lena Hallengren, en una entrevista, refiriéndose a la enfermedad causada por el virus. "Tenemos 250 camas vacías en este momento".

Una recopilación de cifras de mortalidad de The New York Times descubrió que muchos países estaban contando miles de muertes de menos de COVID-19, mientras que Suecia reportó solo 400 muertes más de lo esperado entre el 9 de marzo y el 19 de abril.

Pero esto no quiere decir que Suecia haya escapado las consecuencias del COVID-19 del todo.

La Autoridad de Salud Pública de Suecia admitió que las personas de la tercera edad del país se han visto muy afectadas, y que el virus se propagó por el 75% de las 101 residencias de ancianos en Estocolmo. Los empleados de los hogares se han quejado de la escasez de equipos de protección personal.

La autoridad anunció la semana pasada que más del 26 por ciento de los 2 millones de habitantes de Estocolmo se habrán infectado antes del 1 de mayo. Pero incluso esa cifra se presentó como una victoria: una serie de infecciones que podrían limitar futuros brotes, alcanzados sin sufrir un número excesivo de muertes.

El enfoque más libre no ha aislado completamente la economía de Suecia, principalmente porque el país depende de las exportaciones, dijo la ministra de finanzas, Magdalena Andersson. Ella dijo que es probable que la economía se reduzca en un 7% este año, "pero, por supuesto, los peluqueros, restaurantes y hoteles están menos afectados en comparación con otros países".

Desde los primeros signos de la pandemia, la Autoridad de Salud Pública de Suecia decidió que un encierro no tendría sentido. "Una vez que entras en un encierro, es difícil salir de él", dijo el epidemiólogo estatal del país, Anders Tegnell. "¿Cómo vuelves a abrir? ¿Cuando?".

Cuando se evalúan las respuestas después de la crisis, las autoridades reconocen que Suecia tendrá que enfrentar su gran fracaso con personas mayores de 70 años, que han representado un llamativo 86% de las 2,194 muertes del país hasta la fecha.

Ese porcentaje está más o menos a la par de la mayoría de los otros países, pero algunos críticos dicen que la tasa de mortalidad entre las personas mayores podría haber sido mucho más baja con una preparación adecuada. En una carta a uno de los periódicos más destacados de Suecia, Dagens Nyheter, 22 científicos acusaron a la Autoridad de Salud Pública de negligencia."Le dicen a la gente que se queden en casa, pero también mantienen abiertos los restaurantes", dijo Lena Einhorn, viróloga y una de las personas que firmó la carta. "Están aconsejando a las personas que trabajan en hogares de ancianos que solo usen máscaras cuando un paciente está enfermo. Sus políticas son ambiguas y rígidas".

Ante la ausencia de recomendaciones de la Autoridad de Salud Pública, un hogar de cuidado judío cerca de Estocolmo decidió unilateralmente prohibir las visitas, dijo Aviva Kraitsik, el jefe de operaciones, quien pidió que el nombre de la instalación fuera ocultado debido a las amenazas anteriores que había recibido.

Las autoridades de salubridad fueron tan lejos como para ordenar que los señalamientos de "no visitantes" fueran quitados. Kraitsik se rehusó. "Dije que me podían ponerme tras las rejas", ella dijo. "Estaba preparada para tomar mi castigo por proteger a nuestros residentes".

Pero fue demasiado tarde. El virus ya se había infiltrado en el interior y finalmente mató a 11 de los 76 habitantes.

Fue sólo después de que la casa requirió que los empleados usaran protectores faciales y máscaras cuando trabajaban con todos los residentes, incluso aquellos que no mostraban síntomas, que se logró detener la propagación de la infección, dijo Kraitsik.

La ministra de salud y asuntos sociales, Hallengren, reconoció que ha habido una falta de equipo protector, aunque notó que mucha gente "que trabaja en el sector del cuidado de la gente de la tercera edad, no están acostumbrados a trabajar con E.P.P.".

"Deberían haber podido evitar esto", dijo Elisabeth Asbrink, una escritora y publicista que ha criticado el enfoque del gobierno. En los últimos años, Suecia, como muchos otros países, ha transferido tales hogares del control estatal al privado, dijo ella, y el nivel de atención ha sufrido. "Esto no ha sido bueno para los débiles y los ancianos, especialmente ahora", señala The New York Times.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ Convertí a iProfesional en tu fuente de noticias. SEGUINOS AQUÍ