El bolsillo de los argentinos pocas veces llegó tan golpeado a una elección: ¿puede ganar con estos datos el Gobierno?

El bolsillo de los argentinos pocas veces llegó tan golpeado a una elección: ¿puede ganar con estos datos el Gobierno?
La actividad económica, hundida por la pandemia, está un 7% peor que en las elecciones de 2019 y un 10% por detrás a los años 2013 y 2017
Por Claudio Zlotnik
19.08.2021 11.00hs Economía

El actual poder de compra de los salarios muestra un registro contundente: es el nivel más bajo de las últimas seis elecciones, lo que lleva a que el consumo popular se encuentre en un piso histórico. Este dato, por sí solo, pondría en riesgo la suerte electoral de cualquier gobierno. Pero hay más: también el nivel de desempleo aparece en el peor nivel desde 2011. Y la elevada inflación actual sólo es comparable con la que existía en 2019, cuando Mauricio Macri perdió la reelección.

La comparación de las principales variables económicas está contenida en el último informe de la consultora PxQ, que dirige el ex viceministro Emmanuel Álvarez Agis. Resulta revelador al momento de evaluar la actual situación de la economía y analizar las chances electorales del oficialismo en las próximas elecciones.

No es casual que Álvarez Agis, quien fuera segundo de Axel Kicillof en el ministerio de Economía, haya titulado a su reporte con el sugestivo: "Les Hablé con el Corazón y me Respondieron con el Bolsillo", la frase del ex ministro radical Juan Carlos Pugliese en el peor momento económico de la administración de Raúl Alfonsín.

En ese reporte se compararon 20 variables económicas. Algunas relacionadas con el nivel de consumo y el poder adquisitivo de la población, el empleo, la inflación, el dólar, y la comparación de los salarios públicos (en términos reales), la cantidad de escrituras y el patentamiento de vehículos. Todos indicadores de la dinámica económica.

La actividad económica, hundida por la pandemia, todavía se encuentra por debajo de su potencialidad. Está un 7% peor que en las elecciones de 2019 y un 10% por detrás a los años 2013 y 2017.

Con los datos en la mano deviene una pregunta inevitable, a poco más de tres semanas para las PASO: ¿cuáles son las verdaderas chances electorales del oficialismo para revalidarse en el poder?

Algunos datos rescatados por Álvarez Agis resultan categóricos:

● El salario real promedio de los argentinos es el más bajo al comparar las últimas seis elecciones. Se encuentra 4% por detrás de la escala de 2019 -cuando Macri perdió las elecciones. La caída respecto del año 2015 trepa al 15%, nada menos.

A su vez, el informe de PxQ destaca un hecho a tomar en cuenta: si se compara el poder adquisitivo actual con el que existía a principios de este mismo año, hay una mejora del 4%.

Para comparar: a valores de hoy, el salario promedio en 2019 ascendía a $89.000, por encima de los $85.400 actuales. En el año 2015, ese salario era (siempre a valores actuales) de unos $107.000.

"La cantidad de kg de asado que se pueden comprar con un salario promedio alcanzó su máximo en las PASO 2013, cuando alcanzaba para adquirir hasta 204 kilos. En septiembre de este año, se estima, que alcanzaría para 120 kilos, una baja del 41% que en 2013 y el mínimo de las últimas elecciones", enfatiza el informe de PxQ.

Como contraposición a lo sucedido con los precios de los alimentos, que subieron más que el resto, Álvarez Agis destaca lo ocurrido con las tarifas. "En cuanto a las tarifas de gas y electricidad, por otro lado, su peso sobre el salario medio es similar al de 2017 (entre 2,7% y 3,1%), inferior al año 2019 y muy superior al período 2011-15 en el cual promediaban el 0,7% del ingreso promedio".

● Desempleo. También acá hay una evidencia en contra de las aspiraciones del Gobierno: la tasa de desocupación -del 10,2%- es la más alta de las últimas seis elecciones. En 2019, el desempleo estaba en el 10,1%.

"La cantidad de empleados del sector privado registrado, a su vez, está en su nivel más bajo de los períodos eleccionarios en consideración", refiere, a su vez, el informe de PxQ.

Dato a tomar en cuenta: en los últimos meses se crearon 200.000 puestos de trabajo, a medida que la actividad económica se fue reabriendo en medio de la pandemia.

● Consumo. Para estas elecciones, al revés de lo que sucedió en los anteriores gobiernos kirchneristas, el consumo masivo viene en rojo, con un marcado deterioro ante la pérdida de puestos de trabajo y la aceleración inflacionaria.

Dice al respecto el documento elaborado por Álvarez Agis: "Los patentamientos de autos, que en los últimos ocho meses sumaron 263.000 son un 23% inferiores a los del acumulado previo a las PASO 2019 y 40% inferiores a los del máximo alcanzado antes de las PASO 2013". En aquel 2013 se habían vendido un millón de cero kilómetro.

Las ventas actuales son las peores en comparación con los mismos ochos meses de los años donde hubo elecciones a partir de 2011.

A su vez, el golpe sobre el mercado inmobiliario resulta indesmentible: la cantidad de escrituras en CABA+GBA, "si bien acumula +5,9% por encima de 2019, está casi -40% abajo de 2011".

"Las ventas en supermercados, aunque menos afectadas que el consumo de bienes durables, también caen contra todos los períodos menos contra 2019 (+3,7% en términos reales). El crédito al consumo (medido a través de los préstamos personales y gasto con tarjeta de crédito) también se encuentra en mínimos en términos reales".

El Gobierno intentará que en las próximas semanas se note una mejora en los bolsillos de los votantes. Viene tomando medidas para lograrlo:

El Gobierno está jugado a que una discreta mayor dosis de ayuda social "por abajo" (a jubilados de la mínima y a los sectores que perciben programas sociales) ayudará a la recuperación del consumo, que se mantiene en peores niveles que en la pre pandemia.

La otra apuesta, destinada a los trabajadores sindicalizados, refiere a que las paritarias se revisen apuntando al 45% para este año. Un nivel más cercano a la inflación estimada para este 2021, y bien por arriba de lo que se había previsto hasta hace sólo unos meses.

Muy atrás quedaron los tiempos en que el Gobierno marcaba un techo salarial de entre 29% y 32%, como forma de alinear las expectativas inflacionarias para este año. El horizonte de pauta salarial para este año, ahora, se acerca al 45%. Más cerca a la estimación de inflación. El último relevamiento del Banco Central entre consultoras económicas dio una expectativa de inflación de 48,3% para este 2021.

Fue el propio Gobierno el que vino marcando la nueva pauta salarial en las últimas semanas. Sucedió con el arreglo del "Personal del Congreso, que convino un incremento salarial del 46,4%, en tres cuotas acumulativas. También hubo arreglos por arriba del 40% para los trabajadores de la ANSES.

¿Alcanzará para asegurarle a la Casa Rosada un triunfo en las elecciones que se vienen? ¿Qué votará mayoritariamente el electorado: economía al 100% o contemplará que hay una pandemia y será más benévolo para juzgar al Gobierno?

Está claro que Alberto Fernández y Cristina Kirchner se focalizaron en el fracaso económico del gobierno anterior para mejorar sus propias chances. ¿Servirá?