Controles a la carne: por qué el plan del Gobierno no funcionará y cuándo volverá a saltar el precio, según reconocido economista

Controles a la carne: por qué el plan del Gobierno no funcionará y cuándo volverá a saltar el precio, según reconocido economista
Lo que nos tenemos que preguntar es hasta cuándo los engordadores a corral seguirán trabajando a pérdida. En la actualidad, los corrales
Por iProfesional
29.09.2021 16.42hs Economía

El Gobierno flexibilizará desde el lunes próximo el cepo a las exportaciones de carne y rehabilitará las ventas de vaca "vieja" a China. Esta medida le permitirá a la industria ganadera concretar el 89% de sus ventas totales al exterior y encaminarse hacia su normalización. Sin embargo, desde el sector advierten que las medidas tienen "gusto a poco" y que no servirán para solucionar los problemas de fondo de la producción ni para controlar la suba de precios para el consumo interno.

"Esto no detendrá la suba del precio de la carne en el mostrador. La oferta de ganado vacuno es escasa y la demanda estacional de fin de año impulsará los precios", evalúa Salvador Di Stéfano, economista y consultor ligado al sector agroexportador. Ya anticipa que la intención del Gobierno ya tiene fecha para su fracaso: "En noviembre escaseará la oferta y el precio de la carne aumentará". 

"El Gobierno nacional desea que todos los precios de la economía respondan a su voluntad, desafiando las leyes de la oferta y la demanda del mercado. Es así que el Gobierno expresa que las exportaciones a la carne se abrirán, pero los precios al mercado doméstico no pueden aumentar. Es muy parecido a decir que tenemos que tener buen clima y no está permitido que llueva", plantea Di Stéfano.

El economista rechaza la vocación intervencionista del Gobierno y subraya que el ámbito ganadero es "de competencia perfecta" y tiene capacidad de auto regularse. "Los distintos actores del mercado actúan en mercados competitivos, ya sea para comprar un ternero, el maíz necesario para alimentarlo y a la hora de venderlo en el mercado. No hay una mano mágica que coloque el precio, todo queda librado a las fuerzas de mercado".

"Resulta insólito que, a esta altura de los acontecimientos, estemos debatiendo si los precios deben subir o bajar por el mero consentimiento de un funcionario de turno. La evidencia empírica demuestra que los controles de precio no dan resultado", agrega.

El economista y consultor Salvador Di Stefano.
El economista y consultor Salvador Di Stefano.

Los productores, a pérdida

Di Stefano explica que en el campo argentino muchos productores compran terneros como resguardo de valor y alerta que eso genera una situación crítica que no puede sostenerse en el tiempo. "A nuestro juicio es un comportamiento equivocado: hoy, un ternero está caro en dólares, se compra a un valor de $240 el kilo, lo que equivale a u$s1,37, cotizado al dólar bolsa de $175. Ese mismo ternero, cuando se engorda, se vende a $190 el kilo, equivalente a u$s1,09", detalla.

Y añade: "Entre el ternero y el animal gordo que se vende, en muchos casos, no hay más de 130 kilos de diferencia, si sumamos el costo de la comida y los gastos de estructura del engordador, más las comisiones por el animal comprado y vendido, es un negocio a pérdida".

"Lo que nos tenemos que preguntar es hasta cuándo los engordadores a corral seguirán trabajando a pérdida. En la actualidad, los corrales están con un 50% de capacidad instalada, esto implica una oferta decreciente, que ingresará en zona crítica para los meses de noviembre y diciembre. La oferta no logrará satisfacer la demanda, y por ende los precios arbitrarán a la suba", anticipa.

Insostenible: Di Stéfano alerta que parte del sector ganadero trabaja a pérdida.
Insostenible: Di Stéfano alerta que parte del sector ganadero trabaja a pérdida.

¿Qué puede hacer el Gobierno?

Para Di Stéfano, la administración de Fernández tendría que evaluar nuevas estrategias para el campo. "Si el Presidente desea ganar las próximas elecciones, debería probar suerte incentivando con beneficios fiscales el mayor nacimiento de terneros en el mercado, elevando el peso de faena y eximiendo de impuestos a los que más engordan. De esta forma incentivarían la oferta de ternero, los animales saldrían más gordos al mercado y se conseguiría una mayor producción de carne con una menor cantidad de animales", puntualiza.

Y advierte: "Los gestos del gobierno por un acercamiento al campo son bienvenidos, pero las medidas tienen sabor a poco, ya que se sigue esgrimiendo un control de precios, que tienen todas las condiciones para fracasar".

Temas relacionados