iProfesional

Inversiones para un verano caliente: esto recomiendan los expertos para perfiles agresivos y conservadores

En qué invertir para proteger los ahorros de una mayor inflación y ritmo devaluatorio que se espera en el verano, según especialistas
Por Mirta Fernández
14/12/2021 - 19,30hs
Inversiones para un verano caliente: esto recomiendan los expertos para perfiles agresivos y conservadores

En estos días se está cobrando el medio aguinaldo, y mucha gente destinará ese ingreso extra en el bolsillo a cancelar deuda, a gastos típicos de las fiestas de fin de año y vacaciones, mientras que otros buscarán invertir ese ahorro para sacarle el máximo jugo y obtener un rendimiento. Despejado el ruido electoral, aún queda por delante un verano que los analistas auguran "caliente" porque prevén aceleración inflacionaria para los próximos meses por efecto de la gran emisión monetaria y un eventual descongelamiento de tarifas, junto a un mayor ritmo devaluatorio ante la escasez de reservas del Banco Central.

En esta coyuntura en la que también persisten dudas sobre el plazo en el que se cerrará un acuerdo con el FMI, iProfesional consultó a asesores financieros para saber en qué instrumentos conviene invertir para surfear el verano y proteger el poder adquisitivo de los ahorros.

Los estrategas explicaron que a la hora de sugerir y armar una cartera de inversión hay que tener en cuenta si se trata de un ahorrista de perfil conservador o uno más agresivo y arriesgado, si necesitará usar el dinero en el corto plazo o puede mantenerlo invertido un tiempo largo

En este sentido, José Ignacio Bano, gerente de Research en IOL invertironline, sostuvo que "la inflación va a ser alta sin duda, ya hay 50% anual con dólar y tarifas pisadas, y si descongelan la parte tarifaria, es probable que sea más elevada, pero me preocupa más que el dólar pegue un salto".

"Quién está pensando en cubrirse, lo más relevante es que en qué va a usar el ahorro, no que va a subir más, porque si tenés gastos en pesos entonces lo que importa estar cubierto contra la inflación, para poder mantener el capital real y conservar el poder de compra. Pero si está ahorrando para comprar un auto importa lo que va a pasar con el tipo de cambio porque le va a mover el precio", planteó.

De igual mirada, Santiago Abdala, director de PPI, alegó que *el mix de la cartera depende mucho del cliente, la inversión es un traje a medida: si es un importador tiene mucha exposición a la devaluación del tipo de cambio oficial, mientras en lo relativo a gastos en pesos, empresas que no puedan acceder al Contado Con Liquidación (CCL) o personas que tienen que hacer pagos en moneda local ponderaría lo que es el ajuste por inflación".

Así, los expertos consultados aconsejaron en función de si es un inversor conservador o audaz.

De todos modos, en el menú cobran mayor protagonismo los títulos ajustados por CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia) que indexa por inflación, y los bonos dólar linked que se compran y venden en pesos pero ajustan por el tipo de cambio oficial.

Expertos recomiendan invertir en bonos ajustados por CER para cubrirse de una aceleración inflacionaria.
Expertos recomiendan invertir en bonos ajustados por CER para cubrirse de una aceleración inflacionaria.

Perfil conservador

Para Adrián Yarde Buller, de Facimex Valores "de cara al verano, lo más atractivo para estar posicionado en pesos es la deuda ajustable por CER, ya que permitiría capturar algunos meses de elevada inflación".

"Esperamos que la inflación se acelere en la recta final del año y supere el 4% mensual durante el primer trimestre. Entre la deuda CER, estamos recomendando instrumentos cortos como la Lecer de junio ya que creemos que los títulos más largos no tienen demasiado premio y las tasas de interés reales van a encontrar cierto soporte en las próximas semanas", comentó.

En sintonía, Bano recomendó el TX22 -un bono del Tesoro en pesos ajustado por CER que vence en abril del próximo año- que es el título "más corto posible, es menos riesgoso y tiene menos volatilidad, aunque rinde tasa negativa (debido a la gran demanda que hubo las últimas semanas que hicieron subir su precio por las mayores expectativas inflacionarias) y sumó "el TX23 que te cubre plenamente de inflación, y el TX26 que da un rendimiento de inflación más 5%" actualmente.

Para cubrirse de una aceleración del tipo de cambio, recomendó el TV22, un bono dólar linked con vencimiento en abril de 2022, aunque para un ahorrista minorista que busca cubrirse en estos instrumentos aconsejó que lo haga a través de fondos comunes de inversión "que tienen opciones más diversificadas, y la ventaja de que hay un portfolio manager que sigue la inversión buscando lo mejor para el cliente".

Abdala también afirmó que "el tipo de cambio oficial quedó atrasado por lo que nos parece que van a tener que en algún momento permitir una devaluación" y coincidió en que es mejor que el minorista "no vaya por instrumentos sueltos de dólar linked sino que se maneje a través de un fondo común de inversión".

Al respecto, Walter Morales, presidente de Wise Capital concordó con el consejo de recurrir a un fondo común al opinar que "el inversor conservador a veces no tiene el feeling de entrada y salida de bonos, y es mejor dejarlo en manos de expertos".

Morales evaluó que "la inflación amenaza nuevamente con superar 50% en 2022, y pensando que el inversor conservador generalmente no es sofisticado, tendría que invertir en un mix de bonos que lo cubran del posible ajuste cambiario y de la inflación"

"Armaría 50% en TV23 (bono dólar linked que vence en abril de 2023) y el TX24 (ajusta por CER). También nos gusta el PR15 (BOCON que vencen en octubre de 2022), aunque en este caso ajusta por Badlar (la tasa de interés para plazo fijos superiores a $1 millón) pero tiene la ventaja que en menos de seis meses recuperamos el 100% del capital invertido con los cortes de cupón; paga capital e intereses cada tres meses".

Por su parte, Daiana Olivera, analista de estrategia de Cohen Aliados Financieros comentó que en los próximos meses "vemos un escenario un poco más movido en el mercado cambiario que en la inflación, por lo que nos posicionamos en todo lo que es indexado al dólar porque esperamos que haya una posible devaluación en el verano porque por el tema de las reservas y un acuerdo con el FMI no vemos que el actual ritmo sea sostenible".

En ese marco, recomendó una cartera compuesta "40% con bonos dólar linked, el TV22 que es el más corto porque si son a mediano plazo después de la devaluación todo el mundo empieza a vender; 40% en Bonos CER (cuatro con vencimientos entre junio y octubre de 2022) para cubrirse de inflación, que esperamos que sea un poco más alta que la que dio el Relevamiento de Expectativas del Mercado (que arrojó 52,1% anual para el próximo año)

"Ese 52% lo esperamos como piso, ante esa inflación los bonos CER a mediano plazo dan rendimiento", justificó,

Y el 20% restante de la cartera. Olivera recomienda invertirlo en CEDEARs, que son certificados de acciones de empresas extranjeras que se compran acá en pesos y se mueven por el precio del dólar y la cotización del papel a nivel internacional, "entonces ante una posible devaluación estos activos están cubiertos".

"Tenemos armado una cartera que replica al SIP (el índice que tiene las 500 empresas más grandes del mundo) entonces es un buen riesgo retorno, esta cartera rindió en lo que va del 24% en dólares" señaló.

A nivel individual, la analista ve atractivos los CEDEARs de empresas tecnólogicas, como Apple y Microsoft.

El menú para un inversor arriesgado incluye acciones argentinas que tienen potencial alcista si hay acuerdo con FMI.
El menú para un inversor arriesgado incluye acciones argentinas que tienen potencial alcista si hay acuerdo con FMI.

Perfil agresivo

Para un invesor más arriesgado, Olivera diseñaría una cartera con: "20% en títulos CER; 25% en bonos dólar linked; 20% en CEDEARs; 20% dólar MEP que da buen rendimiento, es muy líquido y lo podes vender; 10% en obligaciones negociables que son deuda de empresas argentinas que pueden dar rendimientos en pesos o dólares, y recomendamos la de Cresud que es una empresa con campos e inversiones en inmuebles y le vemos estabilidad; y un 5% de acciones argentinas que estén atadas al contexto internacional, como Ternium, Pampa Energía, Vista, Mirgor".

Para un perfil agresivo, Abdala también incluye CEDEARs, y acciones argentinas porque "con un eventual acuerdo con el FMI pueden tener un recorrido alcista" y mencionó que "las preferidas son Grupo Financiero Galicia, Pampa Energía, YPF, Vista, Banco Macro".

El asesor financiero estimó que las acciones, que hoy están a precios bajos, ante un acuerdo con el FMI pueden "en el corto plazo tener una potencial suba de 20% a 30% por un sentimiento no tan negativo hacia Argentina" aunque aclaró que "después hasta que no haya un plan económico es difícil especular cómo les va a ir a las empresas".

De igual diagnóstico, Morales fundamentó que "si pensamos en que el acuerdo con el FMI tiene una alta chance de ocurrencia, tenemos que mirar a las acciones que están en precio de entrada".

"El Merval en dólares cotiza en 412 puntos y nada impide, si hay un sendero de equilibrio fiscal primario de acá hasta 2024, que vuelva a cotizar entre los 500 y 600 puntos en dólares que mostró durante la administración Fernández y antes de la pandemia. Ahí nuestras elegidas son las acciones energéticas y bancarias. Para bajar el déficit van a reducir subsidios y eso mejora la rentabilidad de las empresas energéticas", argumentó.

Por su parte, a Bano para un perfil de inversor audaz también le gustan los CEDEARs.

En este marco, el experto analizó que "como en este momento hay incertidumbre en el mercado global por la variante Ómicron, y por las tasas de interés en Estados Unidos, optaría por CEDEARs más conservadores, menos volátiles, las grandes marcas de consumo masivo como Coca Cola, Walmart, y no tanto las tecnológicas que aunque andan bárbaro son las que más sufren si llegan a subir las tasas".

Bano dijo que sumaría además "obligaciones negociables en dólares de IRSA de 2023, y de Celulosa de 2025".

Así, armaría un portafolio con un "casi 50% de CEDEARs, 13% de bonos CER (que incluye el TX26 que es más largo), 5% de un fondo de commodities que replica fundamentalmente el valor de la soja, y también el precio del oro; y otro 5% de un fondo de acciones argentinas".