iProfesional

A 20 años de una tragedia política y económica, inician dos semanas duras para el Gobierno

Se cumplen dos décadas de la caída de De la Rúa y del default. El Gobierno de Fernández, entre los tironeos internos por el FMI y el fracaso en el Congreso
Por Carlos Arbía
20/12/2021 - 11,00hs
A 20 años de una tragedia política y económica, inician dos semanas duras para el Gobierno

Hoy, lunes 20 de diciembre, empieza la anteúltima semana del año y se cumplen 20 años de la renuncia más traumática un presidente en la historia argentina. La caída de Fernando de la Rúa no solo significó el fin del gobierno de la Alianza, sino también marcó el principio del final del Plan de Convertibilidad que había puesto en marcha Carlos Menem en abril de 1991.

En tanto, el próximo jueves 23 se cumplirán 20 de años del histórico anuncio del default de la deuda publica aprobado con aplausos en el Congreso de la Nación en la corta presidencia de Adolfo Rodríguez Saá, que solo duró 8 días . El total de la deuda defaulteada en ese momento llegaba a los 110.000 millones de dólares.

Luego de dos refinanciaciones a través de tres canjes, el último en septiembre de 2020, la nueva deuda supera los u$s340.000 millones. Sí: la deuda pública externa se triplicó en la Argentina en los últimos 20 años.

Si nos referimos al valor del dólar, hace 20 años costaba un peso y el viernes la cotización del oficial cerró a 102 pesos, mientras que el dólar se vendió a $200. En los tiempos de la convertibilidad existía una sola cotización, que era la del mercado oficial. Ahora, hay por lo menos 15 precios distintos del dólar.

20 años atrás, la Argentina quería cerrar un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que recién se concretó en septiembre de 2002, ya en el gobierno de Eduardo Duhalde. La deuda con el Fondo era de unos u$s10.000 millones. Hoy, llega a unos u$s45.000 millones y es, tal vez, el principal problema económico-financiero a resolver por parte del gobierno de Alberto Fernández.

Argentina busca un nuevo acuerdo con el FMI: debe más de cuatro veces que hace 20 años.
Argentina busca un nuevo acuerdo con el FMI: debe más de cuatro veces que hace 20 años.

El fallido Prespuesto 2022 y sus consecuencias

Los recientes discursos del sábado pasado de Fernández y de Máximo Kirchner en el acto de asunción de este último como presidente del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires y la carta del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, a los gobernadores muestran que el rechazo de la oposición al Proyecto de Presupuesto 2022 ha golpeado muy fuerte a los principales integrantes del Frente de Todos.

El diputado por Avanza Libertad Javier Milei explicó a iProfesional que "el mayor herido es, sin dudas, el ministro de Economía Martín Guzmán, que fracasó en su intento de que le aprueben un proyecto totalmente inconsistente. Si el acuerdo, se posterga hasta marzo del año que viene. El futuro de Guzmán al frente de Economía no está asegurado, ya que el Proyecto de Presupuesto 2022 se cayó y deberá presentar uno nuevo porque este no sirve más".

Las restantes dos semanas que faltan para finalizar el año al parecer no serán fáciles de transitar por parte del Gobierno, por varios motivos:

1. Porque es la primera derrota categórica que sufre el Kirchnerismo en el Congreso de la Nación luego del rechazo de la Resolución 125 con el voto no positivo del vicepresidente Julio Cobos en julio del 2008.

2. Por el momento, la relación entre las dos coaliciones que gobiernan gran parte de la Argentina, el Frente de Todos y Juntos, está rota de acuerdo a lo que han manifestado los principales líderes legislativos luego del rechazo del proyecto del viernes pasado.

3. En este nuevo contexto político será muy difícil lograr en los próximos meses que, en caso de cerrarse un nuevo acuerdo con el FMI, sea aprobado por el Congreso de la Nación. Así las cosas, este miércoles el Gobierno deberá pagar unos u$s1.800 millones al FMI que significarán una importante caída de las reservas internacionales líquidas.

4. Es probable tanto en Wall Street como en el mercado financiero local haya bastante turbulencia financiera hasta la finalización del año y no se pueden descartar fuertes subas en los valores de los dólares alternativos.

El economista Salvador Di Stéfano proyecta que si las actuales condiciones se mantienen, con un Banco Central que ha acelerado la devaluación del peso al 2,5% mensual, no sería extraño que el valor del dólar paralelo llegue a estar a fin de año cerca de los $220 por unidad. 

"Lo más preocupante son los 1.800 millones de dólares que hay que pagar al FMI el próximo 22 de diciembre, porque las reservas del BCRA pueden estar por debajo de los u$s40.000 millones a fin de año y nos podemos quedar prácticamente sin reservas liquidas disponibles", dice el economista a iProfesional.

Lo concreto es que luego del rechazo del viernes pasado del proyecto de Presupuesto 2022, es probable que la Argentina tenga unas dos últimas semanas del año muy complejas. Y no hay que descartar un verano complicado, durante el que el mercado oficial del dólar, la brecha cambiaria, reservas internacionales del BCRA y la emisión monetaria se moverán al ritmo de cómo evolucione renegociación del acuerdo con el FMI.

A esto se suma que las complicaciones y la imprevisibilidad del Gobierno a la hora de tomar decisiones se podrían acentuar incluso más luego de lo ocurrido el viernes.

Argentina y el FMI: una relación que se complica

Recientes declaraciones del Presidente, de la vicepresidenta Cristina Kirchner y del diputado Máximo Kirchner, muestran que para el oficialismo el FMI no es un amigo muy querido. En el acto del pasado 10 de diciembre, la vicepresidenta dijo: "Permítame, Presidente, ser desconfiada porque el FMI ha vivido condicionando a la democracia". Además, interpeló a la oposición: "Despabílense, radicales, que los últimos dos presidentes que tuvieron los tumbó el FMI". Luego, Alberto Fernández contestó: "Tranquila, Cristina. No vamos a negociar nada que ponga en compromiso el crecimiento de la Argentina".

Por último, Máximo Kirchner recordó y elogio el momento en el que su padre, Néstor Kirchner, en enero de 2006 canceló la deuda por unos u$s10.000 millones con el Fondo para que el organismo internacional no tuviera más injerencia en las decisiones económicas de la Argentina. Además, calificó al FMI con la palabra "goloso".

Idas y vueltas en el oficialismo: el Presidente se mostró nuevamente con Máximo Kirchner tras la derrota en Diputados.
Idas y vueltas en el oficialismo: el Presidente se mostró nuevamente con Máximo Kirchner tras la derrota en Diputados.

El economista Marcelo Elizondo, titular de la consultora DNI, sostiene que "bajo el análisis del kirchnerismo, Néstor Kirchner le propinó una gran derrota al FMI cuando primero decidió no renovar el stand by en septiembre de 2004 y luego cuando utilizó unos u$s10.000 millones de las reservas del BCRA para cancelar la deuda con el organismo, pero eso ahora no puede volver a pasar". Desde esa fecha y hasta 2018, con el gobierno de Mauricio Macri, la Argentina nunca permitió que el FMI hiciera el habitual seguimiento macro que realiza en todos los países miembros a través del famoso Articulo IV.

El problema es que dentro del oficialismo, en particular en el kirchnerismo, se piensa que si se cierra un acuerdo, será un programa de ajuste económico que no les servirá para ganar las elecciones presidenciales de 2023. Por ese motivo ha intentado involucrar en un futuro acuerdo a la oposición en el ámbito parlamentario. La Ley 27.612 de 2020, que dispone que los acuerdos con el FMI requieren que se aprueben mediante una ley en el Congreso de la Nación, algo que luego de lo ocurrido el viernes pasado parece bastante difícil de conseguir.

El Presidente, por su parte, luego de su última comunicación con la directora gerente Kristalina Georgieva, ha manifestado que luego del rechazo del proyecto de Presupuesto 2022, el acuerdo con el FMI se podría retrasar.

Sin acuerdo con el FMI, la situación económica se complicaría mucho más y se multiplicarían los problemas para gobernar. Tampoco está nada claro si firmado un eventual nuevo programa, estarán las condiciones para cumplirlo a lo largo del tiempo. Lo que sí está claro es que sin acuerdo la Argentina retrocedería un montón de casilleros, la brecha cambiaria se ampliaría todavía más y la inestabilidad macro empeoraría.

Ahora, el problema no es solo que parte de la coalición oficialista le podría rechazar al equipo económico el nuevo acuerdo, sino que también la oposición podría votar en contra. Además, se sabe que el ministro Guzmán no está muy de acuerdo con los cuestionamientos macroeconómicos de los técnicos del FMI.

Es un triple conflicto: por las extremas posturas políticas del kirchnersimo, por los cuestionamientos a las políticas macro que pide el FMI, y por una oposición que ahora no se comporta como antes de las PASO del 12 de septiembre.

Lo que es casi seguro es que el FMI presionará para que se cumplan dos premisas básicas de las llamadas "política fondomonetaristas", que son irrenunciables. Que el BCRA emita menos pesos para financiar un menor déficit del Tesoro y que el BCRA no venda más dólares para defender el tipo de cambio, sino que comience a acumular reservas internacionales o que devalúe más rápidamente el peso en el mercado oficial en los próximos días.