Guzmán hace los deberes: alista los números para convencer al FMI de que le ganó la pulseada a Cristina Kirchner

El ministro de Economía avanza en la reducción del déficit fiscal para apurar el acuerdo con el Fondo, sin oídos para las indicaciones de la vicepresidenta
Por Claudio Zlotnik
22/12/2021 - 07,00hs
Guzmán hace los deberes: alista los números para convencer al FMI de que le ganó la pulseada a Cristina Kirchner

Martín Guzmán lo tomó como una pequeña revancha personal. La aprobación en Diputados de los cambios en Bienes Personales, que él mismo propuso poco antes de la sesión, le permitirá poner algo de dulce al amargor que tragó el viernes último cuando fracasó la aprobación del Presupuesto 2022.

El ministro entiende de política y reconoce que lo sucedido ayer en la Cámara baja le servirá a él en lo personal, pero también al Gobierno, para mostrarle al Fondo Monetario Internacional que el oficialismo pondrá todo lo que haga falta para cumplir con las cuentas fiscales que abran paso al acuerdo con el organismo.

Los últimos registros oficiales dan cuenta de que Guzmán puso proa para terminar de abrochar ese acuerdo a diez años, que necesita para refinanciar los vencimientos que se vienen, que son impagables.

De hecho, este miércoles se abonará uno de casi u$s1.900 millones gracias a los DEGs que el propio FMI mandó hace un par de meses. Pero ya casi no quedan reservas para afrontar los próximos.

Entre enero y marzo habrá que pagar nada menos que u$s3.970 millones.

En enero vencen u$s730 millones; otros u$s372 millones en febrero y unos u$s2.873 millones en marzo.

Guzmán quisiera tener cerrado el acuerdo antes del segundo vencimiento, no más allá de principios de febrero.

De Martín para Kristalina

El ministro tiene prohibido expresarlo en público. Pero la verdad es que, a falta de unos pocos días para que termine el año, le viene ganando la pulseada a Cristina Kirchner. Nada menos. Y por mucho.

La vicepresidenta, en una recordada carta pública apenas fueron las PASO de septiembre, planteó directamente a Guzmán que se había comprometido a un déficit fiscal en el año equivalente al 4,5% del PIB. Y que, por lo tanto, lo instaba a cumplir con esa meta ampliando el gasto público

Guzmán no sólo no lo hizo, sino que fue extremadamente cauto en la administración de las erogaciones. Pruebas a la vista: el déficit primario, al mes de noviembre, acumuló un 2,1% del PIB.

Guzmán intenta ordenar el gasto y presentar los números al Fondo.
Guzmán intenta ordenar el gasto y presentar los números al Fondo.

Es más: pasadas las elecciones de octubre, el crecimiento del gasto del mes pasado fue menor al que mostró durante el último trecho de la campaña.

Está claro que no llegará a la medida reclamada por Cristina, y que -aun cuando se sabe que diciembre se caracteriza por ser un momento de gasto elevado- nunca se llegará a ese 4,5%.

A lo sumo se acercará al 3,3% que el propio ministro se comprometió ante el FMI en sus últimas reuniones con Georgieva.

El "ajuste" de Guzmán se siente en el principal rubro del gasto público: las prestaciones sociales. Tanto las jubilaciones, pensiones, los pagos de la AUH, de las asignaciones familiares y también de la tarjeta "Alimentar" muestran un deterioro real (descontada la inflación) del 13,4% en el último año.

Las transferencias a las universidades también tienen un ajuste real, en ese caso del 4,4% interanual.

Siempre de acuerdo a los registros oficiales, las transferencias a las provincias cayeron 27%.

Los únicos que crecen son los subsidios económicos (+33,8% real) y el gasto en obras públicas (+57%). Eso sí, desde un nivel muy bajo por efecto de la pandemia, que pegó muy fuerte el año pasado en medio de la cuarentena.

Los salarios públicos, que en la primera parte del año mostraron un signo negativo, están terminando con una mejora real del 2%. Se trata de la primera mejora en los últimos cuatro años.

Guzmán se salió con la suya, en la intención de acordar con el FMI. El ministro le dijo a Alberto Fernández que es lo que la realidad impone: sin ningún tipo de financiamiento y con la credibilidad destruida, el único camino posible es ser muy cauto. Tener muy presente las restricciones fiscales y monetarias.

Cualquier mal paso puede volver a hacer temblar el mercado cambiario y ensanchar una brecha que ya está en el 100%. Justamente, ante la falta de perspectivas en la economía.

La prédica de Guzmán logró el
Más allá de los cruces verbales, Guzmán avanza hacia el acuerdo con el respaldo de Alberto Fernández.

El rumbo hacia adelante

Los números fiscales a noviembre no dejan margen para la especulación: apenas comience el nuevo año, el Gobierno deberá avanzar en los aumentos en las tarifas de los servicios públicos, que ya llevan casi tres años de congelamiento. A decir verdad, este año tuvieron una mínima recomposición -de entre 6% y 9%-, muy por debajo de la inflación.

Sin el ingreso extraordinario del aporte de las grandes fortunas ($240.000 millones este año) y con menores precios de la soja, el Gobierno debe asegurarse que el rojo de las cuentas públicas se alinee con lo prometido al Fondo Monetario.

En la Casa Rosada advierten que el decreto presidencial podría contener un guiño al FMI. Concretamente, que el déficit fiscal para el año que viene sea estipulado en el 3,3% -tal como se incluía en el proyecto "volteado" en el Parlamento.

En efecto, el Presupuesto de este 2021 contenía una meta de rojo de las cuentas públicas del 4,5%. Cuando Guzmán habló de prorrogar ese presupuesto para este año, todos entendieron que buscaría los mismos objetivos, incluido el desequilibrio fiscal.

Lo más probable es que eso no sea así, y que finalmente se incluya un déficit más bajo, de forma de enviar una clara señal al Fondo Monetario en medio de las negociaciones.

A esta altura, de todas formas, lo que aparece en el horizonte como muy preocupante pasa por el incipiente rebrote de contagios de Covid.

Es la gran incógnita global. El impacto -a pesar de la extensión de las vacunas allá y acá- todavía no puede evaluarse del todo. El llamamiento de la OMS a postergar los festejos por la Navidad y el Año Nuevo es una muestra de la alarma que vuelve a encenderse.

Y ahí no hay ni planillas ni carpetas con números que puedan ayudar a organizarse. Está visto que la Argentina tiene serias limitaciones para aumentar el socorro fiscal en caso de ser necesario.