Inversiones 2022: las mejores apuestas para que la inflación no destruya los ahorros

Invertir en Argentina no es una tarea sencilla, porque el desafío es tratar de esquivar todos los obstáculos que existen en nuestro país
Por Damián Di Pace
05/01/2022 - 17,30hs
Inversiones 2022: las mejores apuestas para que la inflación no destruya los ahorros

"La inversión debe ser más como esperar que la pintura se seque o que la hierba crezca. Si quieres emoción, toma 800 dólares y ve a Las Vegas", expresaba el premio Nobel de economía Paul Samuelson

Invertir en Argentina no es una tarea sencilla, porque no es tan solo hacer las cuentas de cuál instrumento financiero genera más rendimiento, sino que tiene más que ver con colocar dinero y usar todo tu conocimiento financiero y económico para esquivar los obstáculos que existen en nuestro país, como un nivel de inflacion alta, restricciones cambiarias, cambios en las reglas de juego a la orden del día e incertidumbre política propia de un estado de corte populista.

Ante esto, durante el 2021 hubo distintas alternativas: algunas fueron mucho más conservadoras y seguras con rendimientos menores, mientras que otras opciones fueron sumamente volátiles, pero con mayores ganancias y mucho más riesgosas; pero elegir una de estas dos opciones es mucho más factible que ahorrar en pesos.

Si tomamos el listado de algunos instrumentos financieros que permitieron combatir las problemáticas de ahorrar en pesos, tenemos primero al Merval (índice más difundido del mercado accionario local) con un rendimientos del 38,12% y luego está el S&P 500 (índice compuesto por los 500 valores más representativos y líquidos de las principales industrias del mercado norteamericano) con rendimiento del 22,79%, ambos índices de la bolsa avanzaron a niveles altos históricos generando ganancias sólidas para aquellos que invirtieron en Wall Street.

Invertir en Argentina no es una tarea sencilla, porque hay que esquivar todos los obstáculos que existen

Otro de los instrumentos más utilizados fueron los Bonos, por ejemplo, los Bonos CER cuasi PAR (inversión en pesos que ajusta su capital por el precio del coeficiente estabilizador de referencia CER que refleja la inflacion), que obtuvieron un rendimiento de un 54,30%, mientras que si invertías en un Bono Dólar Linked T2V1 (instrumento financiero que se compran y se venden en pesos, pero su rendimiento está ligado a la evolución al precio del dólar oficial) se obtuvo un rendimiento de 11,43%. Por esta razón, estos dos últimos instrumentos fueron de los más recomendados para diversificar una cartera.

Otro activo que operan en plazas locales, fueron los Certificados de Depósitos Argentinos (CEDEARS), los cuales representan acciones de empresas que cotizan en Wall Street y, según algunos análisis de expertos, acapararon en promedio un 70% del volumen operado en renta variable porque permite tener dólares en tu cartera sin recurrir a esta moneda directamente, siendo este un activo que permitió un rendimiento de un 56,82% si elegías un Cedear de Google.

Por otro lado, si se elegía como activo de ahorro una criptomoneda como el Bitcoin, podías obtener un rendimiento de más de un 36% (recordemos que es altamente volátil que llego a tomar máximos de más de 56.000 dólares y mínimos de menos de 29.000 dólares). Ahora, si eligió ahorrar en oro se obtuvo una rentabilidad negativa de -7.6%, por ello muchos expertos aseguran que este activo se encamina a su primera pérdida anual en tres años, después de haber alcanzado su máximo en el 2020.

Entre las alternativas de medio riesgo tenemos al dólar MEP (Dólar bolsa la cual permite acceder a la compra de dólares a un tipo de cambio muy similar al del home banking) y el dólar CCL (operación por la cual una persona o empresa puede cambiar pesos argentinos por dólares en el exterior, mediante la compra-venta de acciones o títulos de deuda), con los cuales se obtuvieron rendimientos de 27.64% y 30.71% respectivamente, si se invertían pesos en esas opciones.

Finalmente tenemos las alternativas más conservadoras: como los plazos fijos tradicionales, con los que se obtuvieron rendimientos de un 37%; plazo fijo UVA (inversión que permite protegerse contra la inflación, debido que se ajusta por la Unidad de Variación Adquisitivo), el cual dio un 41% de rentabilidad y también opciones como invertir en dólar blue o en el oficial, donde el rendimiento fue de 21.63% y 16.57% respectivamente.

Todas las opciones antes mencionadas son alternativas que permitirían cubrirte con respecto a situaciones inflacionarias. Evidentemente la mejor elección fue la que permitió ganar al más de 50% de inflacion anualizada, mientras que cotizaciones por debajo de este valor perdieron contra la suba generalizada de precios.

 

Dejamos un espacio especial para hacer mención a los resultados que obtuvieron los bonos argentinos en 2021, en donde debido a la incertidumbre de medidas de política económica y una negociación con el FMI que aún no se cerró, aquellos en dólares cerraron negativamente entre un 12% y 20%, perdiendo así mucho más aquellos bonos con vencimientos más cortos.

Vale la pena recordar que uno de los principales problemas que se tuvo respecto a estos bonos fue la negociación con los acreedores privados, de los cuales surgieron bonos como el AL30, AL38. AL41 que si bien es cierto reemplazaron a bonos como AA21, A2E2, etc, actualmente tienen valores de paridad por debajo de los niveles precanje; es decir que el porcentaje del valor del bono que se obtiene en relación del verdadero valor se encuentra en sus niveles mínimos de menos del 30%.

 

Estos tipos de bonos como el AL30, AL38, entre otros, al tener cupones con intereses bajos, poco crecimiento, niveles de paridad mínimos y sumado a un mundo con tasas de interés que se mantienen bajas muchos, inversores deciden apostar por los bonos argentinos, al menos hasta que las condiciones mundiales cambien de curso. Otros expertos aseveran que el poco atractivo de los bonos argentinos hay que tomarlo con respecto a su rendimiento, el cual se encuentra entre un 15% y 20%, lo que significa que es un valor bajo en comparación de otros bonos de igual temporalidad.

Por esta razón, se debe tomar con bastante cautela porque cualquier movimiento intempestivo en el mundo puede hacer cambiar los rendimientos de los activos, ya sean en moneda local como en moneda extranjera. Por ejemplo, el "efecto tapering" en 2022 se daría si la Reserva Federal de EE.UU. toma medidas como aumentar la tasa de interés de referencia, girar hacia una política monetaria menos expansiva que permita tener un nivel de inflacion moderado, en casa los inversores se alejarían de activos riesgos.

Los analistas de mercado para el 2022 ya no hablan de la presencia de un "cisne negro" sino de un "cisne verde", basado en los desequilibrios medioambientales, que provocan tensiones geopolíticas, estrés ambiental, probabilidad de enfermedades zoonóticas que se lleguen al ser humano y que vivamos una pandemia en forma cíclica. El filósofo griego Cornelius Castoriadis decía: "El hombre está cortando la rama del arból sobre la que está sentado"

En conclusión, el "cisne verde" ha llegado y los líderes políticos y empresarios a nivel mundial toman nota demasiado lento y cambio muy graduales. El futuro para las inversiones es incierto no solo para la economía mundial, sino también para Argentina. Es por eso que evaluar todos estos tipos de efectos para fortalecer una cartera altamente diversificada sería la mejor elección a futuro.

Por Damián Di Pace – Analista Económico