iProfesional

No lo compres de una: conocé estos 10 consejos para regatear precios en vacaciones

Esta es una práctica habitual, tanto que para algunas personas pocas cosas superan el placer de "ganarse" un descuento en una negociación
Por iProfesional
13/01/2022 - 08,03hs
No lo compres de una: conocé estos 10 consejos para regatear precios en vacaciones

Además de poder descansar y relajarse, las vacaciones son una buena oportunidad de hacer compras y entrar en contacto con muchos negocios locales, como por ejemplo ferias, mercados, artesanos, puestos callejeros y vendedores ambulantes en los que aparece la oportunidad de regatear, es decir negociar un descuento sobre los precios inicialmente comunicados por el vendedor.

Esta es una práctica más habitual de lo que se cree, tanto que para algunas personas pocas cosas superan el placer de "ganarse" un descuento en una negociación.

Por eso, muchos creen oportuno  hacer siempre el intento de negociar el precio. Por supuesto, el éxito nunca está asegurado.

No obstante, está claro que no todos tienen la actitud o la voluntad necesarias para negociar precios. Es más, muchos se incomodan ante ese tipo de situaciones y prefieren evitarlas, ya sea pagando el precio informado por el vendedor, o directamente respondiendo con los pies, es decir retirándose sin comprar.

Vacaciones: 10 consejos para regatear precios
Vacaciones: 10 consejos para regatear precios

Según indica el sitio fijaciondeprecios.com los factores culturales tienen gran incidencia en el regateo. En algunos países como Egipto, Marruecos, India y en el sudeste de Asia en general, es común la negociación de precios en todo tipo de productos. Incluso puede llegar a considerarse ofensivo si el cliente paga el precio inicial, sin realizar el intento de conseguir una rebaja.

En América Latina, en general, fuera de las grandes cadenas comerciales, existe espacio para el regateo. En Estados Unidos y Europa el regateo está reservado a productos de alto precio y compra esporádica, como es el caso de automóviles e inmuebles. En otras situaciones puede considerarse ofensivo si el cliente intenta negociar el precio de venta.

Guía del regateo del viajero

para algunas personas pocas cosas superan el placer de
Para algunas personas pocas cosas superan el placer de "ganarse" un descuento en una negociación

Las guías de viajeros suelen brindar interesantes trucos para convertirnos en hábiles negociadores, en situaciones donde encontramos terreno fértil para el regateo. Aquí sigue una recopilación de algunos de los consejos habituales:

  • Estudiar los precios con anticipación: es importante tener una referencia clara antes de comenzar a negociar. Las fuentes de información pueden ser internet, otros viajeros o diferentes tiendas del lugar. 
  • Transmitir al vendedor que usted tiene la "sartén por el mango": informarle que ya ha visto ese producto en otras tiendas y que si no lo compra allí lo hará en otro sitio. 
  • Realizar la negociación con calma: cuando alguien quiere vender algo muy rápidamente, ya nos ha puesto el objeto en la mano y nos pide el dinero, es una situación sospechosa. Puede que nos esté engañando con el precio o nos esté vendiendo algo inútil. La negociación debe realizarse con tranquilidad. 
  • Ofrecer como primer precio la mitad de lo que se está dispuesto a pagar: esta es una buena manera de empezar. Calcular lo que se quiere pagar y ofrecer la mitad de ello es un posible punto de partida de la negociación. Así se tendrá más posibilidades de que el precio acordado sea el deseado. 
  • Irse y esperar a que lo llamen pasados unos metros: si le parece que le están ofreciendo muy mal precio, es mejor irse. Si era verdad, seguramente el vendedor va a llamarlo cuando se haya alejado unos metros ofreciéndole un mejor precio. Si no es así, probablemente ya tenía una buena oferta. Siempre puede tragarse un poco el orgullo y volver. 
  • Mostrarse confiado: los vendedores son grandes actores. Aunque parezca que los está presionando mucho, seguramente están jugando con su conciencia, no pierda su confianza. 
  • Si son dos, se puede actuar el rol del comprador bueno/malo: uno se muestra más simpático y abierto con el vendedor, mientras que el otro es más duro y directo con los precios. 
  • Ser respetuoso y tomarse todo con humor: es básico negociar con una actitud positiva, pero siendo estrictos con el precio que queremos conseguir. Evitar faltar el respeto al comerciante con comentarios que puedan ofenderlo sobre su cultura o país. O por ejemplo, destacando la mala calidad de un producto u ofreciendo cifras ridículas.
  • Regatear solo si se tiene intención de comprar algo: si quiere saber el precio de algo sin estar interesado en comprarlo, hay que preguntarlo, pero sin regatear. Por respeto, es recomendable regatear solo si realmente se está interesado. 
  • Mantener nuestra palabra si se ha aceptado un precio: Si hemos ofrecido un precio, y el vendedor lo acepta, lo correcto es cerrar el trato. Aún cuando nos haya sorprendido lo rápido en que aceptó nuestra propuesta. Volver a regatear sobre un precio aceptado es un comportamiento poco ético en cualquier ámbito de negocios.

Temas relacionados