Cuánta plata se necesita hoy en la Argentina para no ser pobre

Según un reciente revelamiento, el valor de la canasta básica aumentó 45,3% frente a diciembre de 2020 y se ubicó 6 puntos por debajo de la inflación
Por iProfesional
19/01/2022 - 18,19hs
Cuánta plata se necesita hoy en la Argentina para no ser pobre

Una familia tipo necesitó reunir ingresos por $76.146,13 para no caer en la pobreza al cierre de 2021. Esto representa un alza de 40% en la comparación interanual, casi 11 puntos por debajo de la inflación general.

Esta diferencia se explica por el impacto del congelamiento de las tarifas de servicios públicos y transporte y acuerdos de precios que mantuvieron sin cambios valores de productos esenciales.

Los $76.146,13 es el valor que alcanzó la Canasta Básica Total (CBT) que elabora el INDEC y establece los límites de ingresos para determinar la pobreza en el país.

La CBT está compuesta por un conjunto de alimentos y servicios básicos para la subsistencia de una familia compuesta por un matrimonio y dos hijos.

El organismo estadístico también elabora la Canasta Básica Alimentaria (CBA) que en este caso determina la línea de indigencia, ya que sólo está formada por alimentos.

Para el cierre de 2021, la CBA se ubicó en $32.963,69 para una familia tipo. Este valor aumentó 45,3% frente a diciembre de 2020 y se ubicó unos 6 puntos por debajo de la inflación general.

La última medición del INDEC referida a pobreza refiere al primer semestre de 2021 cuando alcanzaba al 40,6% de la población.

Los $76.146,13 es el valor que alcanzó la Canasta Básica Total (CBT) que elabora el INDEC 

La inflación de 2021 fue la segunda más alta en 30 años

El año 2021 cerró con un aumento del costo de vida de 50,9%, casi 22 puntos por encima de lo que había proyectado el Ministerio de Economía, al fijar inicialmente una meta de inflación del 29% para ese período.

Además, la cifra de casi el 51% indica que la inflación del año pasado fue la segunda más alta de los últimos 30 años, superada sólo por el 53,8% del año 2019, en medio del derrumbe económico de la gestión de Mauricio Macri.

2021, uno de los años con mayor inflación en la historia reciente de la Argentina.

Disparada de los precios en diciembre

El mal resultado de la inflación de 2021 se produjo luego de que en diciembre el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que mide el INDEC, registrara un avance del 3,8%, según informó el organismo.

La marcada aceleración del costo de vida preocupa a los economistas en un contexto donde las tarifas están congeladas y el Gobierno intenta frenar la inercia mediante acuerdo de precios.

La inflación de 50,9% para 2021 es 14,8 puntos superior al 36,1% que se produjo en 2020, cuando la economía cayó cerca de 10% producto de la recesión que provocó la pandemia de coronavirus.

Tal como lo anticipaban todos los informes de consumo, diciembre fue un mes muy caliente con los precios, especialmente de alimentos y bebidas no alcohólicas, que subieron 4,4%.

También contribuyeron bebidas alcohólicas y tabaco (5,4%) y prendas de vestir y calzado (4,8%), con marcadas subas en vísperas de las Fiestas de fin de año.

Entre los servicios se registraron también aumentos de consideración en transporte (4%), restaurantes y hoteles (5,9%) y recreación y cultura (4,9%).

De esta forma, la suba anual de los alimentos se acercó al IPC general (50,3%), pero el desagregado muestra una dispersión en el comportamiento de cada producto.

Los de mayor avance fueron: café, yerba, te y cacao, con 66,6% de incremento; aceites y grasas, 63,1%; carne, 59,3%; y leche, derivados y huevos, 53,6%.

Por debajo del promedio estuvieron panes y cereales, con una suba anual del 44,8%; frutas, 40,2%; bebidas no alcohólicas, 44,9%; aguas minerales, bebidas gaseosas y jugos, 36,3%; y verduras, 26,5%.

A pesar de los controles, el Gobierno no pudo contener la suba de los precios durante 2021.
A pesar de los controles, el Gobierno no pudo contener la suba de los precios durante 2021.

Por su parte, la indumentaria cerró 2021 con la tendencia alcista y una suba de precios anual de 65,9%, 15 puntos por encima del IPC general.

Producto de los congelamientos tarifarios, los gastos en vivienda tuvieron un alza de 32,2%, lo cual morigeró el resultado general.

En cambio el equipamiento para el hogar estuvo más activo, con un alza en los valores de 48,7%.

En tanto, en medio de la pandemia los gastos en salud subieron 50,9% en 2021, a partir de un incremento de 53,3% en medicamentos y de 46,4% en prepagas.

El rubro transporte fue otro de los de mayor aumento el año pasado, 64,5%, movilizado especialmente por los valores de los vehículos, que se dispararon como consecuencia de una menor producción de las terminales y restricciones a las importaciones.

A éste se sumó restaurantes y hoteles, que a la salida de la pandemia actualizaron sus valores y provocaron un incremento de 60,2%.

Por su parte, en comunicación se registró un alza de 41,1% interanual en 2021 y en recreación y cultura fue de 47,1%.

A partir de este resultado los analistas esperan en 2022 una inflación cercana al 55%.

Esta proyección se realiza bajo el supuesto que habrá un acuerdo con el FMI que mantenga la economía a flote.

La mayor inquietud surge a partir de una inflación núcleo que fue de 54,9% en 2021, contra una suba de 37,7% de los precios regulados y 50,2% de los estacionales.

Temas relacionados