iProfesional

Departamentos desde pozo se posicionan como la mejor opción para llegar a la primera vivienda

Los barrios preferidos siguen siendo Caballito, Palermo y Saavedra. Los que compran por primera vez buscan mono o 2 ambientes. ¿Hasta cuánto buscan pagar?
Por Marysol Antón
23/04/2022 - 08:55hs
Departamentos desde pozo se posicionan como la mejor opción para llegar a la primera vivienda

El acceso a la primer departemento o vivienda está cada vez más lejos para la mayor parte de los argentinos, pero también se aleja la posibilidad de alquilar un inmueble a un precio razonable. En este escenario, son cada vez más los argentinos que buscan invertir en proyectos inmobiliarios desde pozo, como la única opción posible en un mercado prácticamente sin crédito hipotecario.

¿Qué tipo de proyectos son los que más buscan hoy los argentinos? Principalmente aquellos que ofrecen espacios multifuncionales, amplia variedad de amenities, una excelente ubicación, cercanía con diversos servicios y a un precio atractivo tanto para el inversor como para el cliente final.

"Con un comprador que tiene la necesidad de acceder a una financiación pero que, a su vez, no quiere resignar sus preferencias –ubicación, metraje, luminosidad, entre otras– dichas propuestas se convierten en una gran opción", expresa Matías Towers, director Comercial de Mudafy.

Incluso, esta proptech realizó un estudio en el que detectaron que los proyectos más buscados son aquellos con departamentos de 1 y 2 ambientes, ubicados en Caballito, Palermo y Saavedra. Lo importante: que tengan un valor que no supere los 120.000 dólares.

A su vez, la forma de pago más elegida para acceder es mixta: mitad del valor en efectivo y el saldo a pagar entre 48 y 60 cuotas, tanto en pesos como en dólares.

Comprar en pozo puede ser la única alternativa para una primera vivienda

Departamentos desde pozo, opción para financiar en pesos

¿Por qué la compra en pozo se muestra como el punto de entrada para la vivienda? "Es que este tipo de proyectos ofrecen productos muy funcionales, en muchos casos con espacios abiertos, más amplios que el balcón estándar de 3 metros cuadrados –necesidad que se detectó a partir del inicio de la pandemia–, en diversas zonas de la ciudad y que responden a la necesidad económica que demandan los clientes", explica Towers.

El mismo estudio revela que si bien la gran mayoría de las personas que buscan un nuevo hogar preferirían comprar una propiedad a estrenar ya terminada, lo cierto es que, en un contexto en el que acceder a un crédito hipotecario es muy difícil, comprar en pozo se convierte en una gran oportunidad para adquirir una propiedad financiada en pesos.

En este marco, hay opciones más cortas que se extienden por el plazo de la obra (24/30 meses), y otras que cuentan hasta con 60 cuotas.

"De esta manera, aquellos que están apostando por su primera vivienda, que tienen ahorros, pero no les es suficiente –es decir, no pueden acceder a un crédito hipotecario o a la cantidad de ambientes / metros que necesita comprando un departamento terminado–, suelen ser los más atraídos por los desarrollos inmobiliarios, junto a muchos padres que compran la primera vivienda para sus hijos", añade Towers.

Quienes buscan más metros cuadrados también ven en los proyectos en pozo la posibilidad de concretar sus sueños

Comprar un departamento desde pozo para ganar m2

Además de la primera vivienda, la compra en pozo permite que muchos puedan ampliar la cantidad de metros de su vivienda, ya sea sumando ambientes o espacios al aire libre.

"Con la baja de precios que hay hoy, se puede comprar un departamento de tres ambientes por lo que antes se pagaba uno de dos. Lo mismo sucede con los de cuatro ambientes, que bajaron al valor de uno de tres", precisa Gabriel Brodsky, CEO de la firma Predial, al señalar las oportunidades de inversión que tienen los que pudieron generar un ahorro en dólares en este último tiempo.

Incluso, desde esta firma señalan que hubo una significativa reactivación, sobre todo por consultas de unidades de 3 y 4 ambientes. "Son usuarios finales que después de la pandemia se dieron cuenta que necesitan más metros cuadrados, ya sea porque estaban en una propiedad reducida, tuvieron familia o están haciendo home office y necesitan un espacio más amplio para trabajar dentro de su casa", indica Brodsky.

"La volatilidad económica que atraviesa el país en los últimos años posicionó a la compra desde pozo como una inversión atractiva para quienes buscan apostar de manera segura y confiable, en un inmueble. Con el metro cuadrado de construcción en sus niveles más bajos, se abre una ventana de oportunidad única para ahorrar en pesos y capitalizar en dólares, ya que es posible acceder a ofertas como hace más de cinco años no se veían", resume Ariel Venneri, socio fundador Grupo MAHE.

Temas relacionados