Desde este sábado, viajar en taxi es más caro: cuánto cuesta la bajada de bandera

La suba se suma al incremento del 30% aplicado en septiembre. Estas son las tarifas que rigen en la Ciudad de Buenos Aires desde este 5 de noviembre
Por iProfesional
04/11/2022 - 10,15hs
Desde este sábado, viajar en taxi es más caro: cuánto cuesta la bajada de bandera

En medio de un contexto de inflación descontrolada, viajar en taxi en la Ciudad de Buenos Aires es un 20% más caro desde este sábado, cuando comienza a regir la segunda parte del aumento del servicio, cuya primera fase se implementó el 10 de septiembre.

De esta forma, la ficha, que actualmente cuesta $18,70 de día y $22,50 de noche, pasa a valer $22,50 y $ 27, respectivamente, según el nuevo esquema.

Para entender mejor el aumento, las fichas caen cada 200 metros de recorrido o bien por cada minuto de espera si el vehículo está detenido.

La bajada de bandera, que equivale a diez fichas, aumenta así de $ 174 a $ 225 para el horario diurno y de $ 225 a $ 270 para el nocturno.

Qué pasa con el costo extra por equipaje

El costo extra por equipaje también sube. Cada pasajero puede viajar con un equipaje de mano y una valija o un bulto menor de 90 centímetros por 40 por 30.

Pero si suma adicionales ahora debe abonar $ 112,50 de día y $ 135 de noche.

Desde mañana, viajar en taxi será un 20% caro: la bajada de bandera costará $ 225
Desde este sábado, viajar en taxi es un 20% caro: la bajada de bandera cuesta $ 225

De esa manera, un viaje en taxi de día desde el Obelisco hasta Retiro cuesta casi $ 600, cuando hasta este viernes venía valiendo menos de $ 500.

El trayecto desde ese mismo punto hasta Constitución pasa de $ 411,40 a $ 493,70, mientras que hasta Acoyte y Rivadavia (Caballito) salta de $ 935 a $ 1.122.

Audiencia pública para definir aumentos

El último ajuste en los taxis había sido en abril, cuando se acordó un 20% de incremento. Este nuevo aumento fue de 30% en septiembre y 20% este mes. La decisión fue debatida a fines de agosto en una audiencia pública, un requisito obligatorio para efectivizar la medida, pero no vinculante.

El Gobierno de la Ciudad y fuentes del rubro habían argumentado que la suba de la tarifa era necesaria para afrontar los costos operativos en alza, entre mantenimiento, gastos y combustible, en el marco de una inflación de entre el 6 y el 7% por mes.

"La rentabilidad del sector, a valores del mes de julio, registra un incremento de los costos operativos del 50%. De allí se considera oportuno establecer un aumento a implementarse en dos partes: 30% durante septiembre y 20% a partir de noviembre", se precisó en aquella audiencia pública.

"El reajuste permitirá mitigar los efectos de los incrementos sufridos, asegurando para los licenciatarios una rentabilidad razonable del servicio y para los usuarios el acceso a una prestación con estándares óptimos de calidad", explica la resolución publicada el 9 de septiembre, con la que se le puso fecha al aumento.

Temas relacionados