Lula en Buenos Aires: de Vaca Muerta a revivir el Mercosur para negociar fuerte con los grandes

Los planes comerciales y económicos comenzaron a ser diseñados cuando Bolsonaro perdió las elecciones. El acuerdo de integración, punto por punto
Por Claudio Mardones
23/01/2023 - 07,36hs
Lula en Buenos Aires: de Vaca Muerta a revivir el Mercosur para negociar fuerte con los grandes

Con su primera visita a la Argentina, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva inaugura sus viajes al exterior luego de llegar al Planalto por tercera vez en su carrera política. Alertado por un intento de golpe impulsado por los seguidores de su antecesor, Jair Bolsonaro, el mandatario brasileño no detendrá su agenda regional y acelerará el primer capítulo: estrechar nuevamente la relación con la Argentina y sellar una asociación estratégica entre los dos principales socios del Mercosur para los próximos años. 

Este nuevo proceso será una apuesta para Lula. Todavía no cumplió un mes como presidente y llegó este domingo a Buenos Aires para concretar una visita oficial que tendrá una serie de reuniones con su par argentino Alberto Fernández, que transita su último año de mandato. Luego ambos participarán de la cumbre de la CELAC el martes, pero primero se encargará de definir los trazos gruesos del vínculo bilateral con aspiraciones de transformarlo en una política de estado para los próximos años. 

El nudo técnico del relanzamiento de la relación es el "Acuerdo de Integración Argentina-Brasil", que se viene desarrollando desde que Lula ganó las elecciones presidenciales. En el Gobierno explican que busca "adaptar la asociación estratégica entre ambos países al nuevo contexto internacional, marcado por una etapa de repliegue de la globalización y de re-significación de la importancia de los bloques regionales de integración". 

El texto del pacto plantea extender la integración en todos los campos y establecer protocolos de trabajo para las áreas de "energía, finanzas, agro negocios, industria, minería, conectividad, turismo, economía del conocimiento, defensa, derechos humanos, ambiente, educación, ciencia y tecnología y salud". 

¿Habrá moneda común?

La agenda también apunta a una nueva "integración financiera, que busca incrementar el comercio bilateral y las inversiones, profundizando la infraestructura de intercambio comercial". 

Ese punto ha generado incógnitas durante la previa de la visita de Lula a Buenos Aires, pero junto a Fernández se encargaron de aclarar de qué se trata. Lo hicieron este domingo en una nota de opinión que ambos publicaron en la edición dominical de Perfil. 

- Lula en Buenos Aires: de Vaca Muerta a revivir el Mercosur para negociar fuerte con los grandes
- Lula en Buenos Aires: de Vaca Muerta a revivir el Mercosur para negociar fuerte con los grandes

"Tenemos la intención de superar las barreras a nuestros intercambios, simplificar y modernizar las reglas y fomentar el uso de las monedas locales. También decidimos avanzar en las discusiones sobre una moneda sudamericana común que pueda usarse tanto para los flujos financieros como comerciales, reduciendo los costos operativos y nuestra vulnerabilidad externa", detallaron para confirmar que existe una negociación para contar con una moneda común para distintas transacciones bilaterales. 

Vaca muerta y la integración energética

En otro punto aseguraron que "un tema central de este nuevo momento es la integración energética. La interconexión eléctrica entre nuestros países ya es una realidad y la integración gasífera tiene potencial para convertirse en uno de los proyectos estratégicos de la relación bilateral, con beneficios duraderos en términos de atracción de inversiones, generación de empleo y en lo que hace a nuestra seguridad energética".  Con esas precisiones toma más fuerza la construcción de la segunda etapa del gasoducto Néstor Kirchner desde la provincia de Buenos Aires hasta la frontera con Brasil para ofrecerle gas al gigante amazónico. La primera etapa concluye en junio y nace del yacimiento de Vaca Muerta. 

El acuerdo de integración apunta a "ampliar y reforzar la estructura de transporte con un Gasoducto hasta la frontera con Brasil, un nuevo Memorándum de Energía para regular la venta de gas en verano y compra de energía eléctrica en invierno y la venta de gas licuado de petróleo (GLP), sostiene el borrador del acuerdo. 

También hay un capítulo para la minería. Acordarán aumentar el "aprovechamiento de las materias primas: litio en Argentina y otros minerales en Brasil, para desarrollar la movilidad sustentable, además de la cooperación tecnológica (organismos públicos y científico-técnicos, entidades privadas) para el desarrollo de baterías de litio e inversiones conjuntas en potasio y plantas de fertilizantes para la soberanía alimentaria regional, como así también minerales de hierro y cobre para nuestras industrias". 

No sólo se trata de un acuerdo entre dos países, sino entre los dos socios más grandes del Mercosur, luego de un año donde el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou, intenta avanzar en dos acuerdos de libre comercio con China y con el Acuerdo Transpacífico sin el acuerdo de los otros tres socios del bloque regional que Fernández encabezará en forma temporaria hasta junio y luego le entregará la conducción a Lula.

un tema central de este nuevo momento es la integración energética
Un tema central del encuentro de Lula con Alberto Fernández será la integración energética

Fortalecimiento del Mercosur

Además de revitalizar la relación bilateral, la idea parece apuntar a reforzar la unidad del Mercosur o contar con el volumen suficiente como para evitar fracturas y continuar con las negociaciones que hay por delante. Una de ellas es con la Unión Europea y otro es con el BRICS, el bloque regional integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, donde también habría acuerdos para que ingrese Argentina. 

Falta voluntad política efectiva para enfrentar los dilemas y las grandes crisis actuales: cambio climático, pandemias, guerras, hambre e inmigración. La ONU y el G20 deben contribuir a llenar este vacío de liderazgo con miras a lograr el cambio. Ambos foros pueden impulsar agendas inclusivas, enviando señales claras para el accionar de organismos como la OMC, el FMI y el Banco Mundial. Trabajaremos de manera colaborativa por la paz y el desarrollo.

Según cifras del Ministerio de Relaciones Exteriores, Brasil volvió en 2021 a ser el principal socio comercial de la Argentina. En 2022 se registró el nivel de intercambio comercial más alto de los últimos 9 años: 28.500 millones de dólares y las exportaciones de empresas argentinas a Brasil alcanzaron el nivel más alto de los últimos 8 años. 

Los sectores que están recibiendo la mayor cantidad de inversiones son energía, automotrices, fabricantes de autopartes, de maquinaria agrícola, de calzados y textiles.