Expectativa: la FED decide si vuelve a subir las tasas y la pregunta es cómo puede afectar a la Argentina

El Gobierno de EE.UU. sigue tratando de frenar la inflación. El consenso entre los especialistas es que la suba de tasas será de 25 puntos básicos
31/01/2023 - 11:00hs
Expectativa: la FED decide si vuelve a subir las tasas y la pregunta es cómo puede afectar a la Argentina

El Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FED) de los Estados Unidos se reunirá entre este martes y el miércoles para decidir una nueva suba de la tasa de interés de corto plazo. El gran interrogante de los analistas de Wall Street se centra en estimar cuántos puntos porcentuales subirá esa tasa desde el miércoles o si no subirá por primera vez desde hace un año.  

La reunión de dos días concluirá cuando el Comité Federal de Mercado Abierto de la FED anuncie su última decisión sobre las tasas de interés

Esto se da en un contexto en el que las principales bolsas de EE.UU. cerraron la semana pasada en alza, después de conocerse que la inflación norteamericana se desacelerará y cerrará 2022 en 5%.  

En el actual contexto el rendimiento de los Bonos del Tesoro a 10 años de EE.UU. está en alrededor del  3,56% nominal anual  mientras los inversores esperan el inicio de la primera reunión del año de la Reserva Federal el martes y evalúan las perspectivas de la economía en función a la reciente publicación de datos más optimistas.

Expectativa por una reunión decisiva para la economía de EE.UU. y del mundo

Pero el futuro de la economía de EE.UU. y mundial dependerá  en gran parte de lo que ocurra con la tasa de interés nominal de corto plazo.

Con respecto a la evolución de la tasa de interés de corto plazo debemos considerar que es lo que hizo en el 2022 la FED en un año que estuvo marcado por una importante modificación en la dirección de la política monetaria de los EE.UU. y del mundo.

La FED se reunirá en la semana para definir una nueva suba en sus tasas de interés de referencia
La FED se reúne entre martes y miércoles para definir una nueva suba en sus tasas de interés de referencia

Lo que ocurrió hasta ahora es que en respuesta a una inflación que mostró ser menos transitoria de lo que se esperaba el Banco Central estadounidense generó la suba de tasas nominales más acelerada de los últimos tiempos

Hay que destacar que luego de la pandemia y desde 2021 y, particularmente, en 2022 la inflación en los EE.UU. y en el mundo se aceleró a niveles nunca vistos en los últimos 40 años. Por eso la FED endureció tanto la política monetaria luego de varios años de aplicar una política monetaria totalmente expansiva.

Qué pasó con la Fed Fund Rate durante 2022

El último informe  de la consultora Invecq destaca que la Fed Fund Rate que es la tasa de interés diaria de referencia para el mercado internacional pasó de 0 a 4,25% en el lapso de un año el que hubo cuatro reuniones y donde se definieron cuatro subas de tasas de 75 puntos básicos.

"Cabe destacar que, aunque estas magnitudes lucen diminutas para la nominalidad de la economía argentina, la Fed habitualmente modifica su tasa de referencia en +/- 25 puntos básicos" agrega el informe.

El resultado se comenzó a notar a partir del segundo semestre del año pasado donde la inflación comenzó a bajar.

Luego de haber alcanzado un máximo interanual del 9% en junio del año pasado, el IPC estadounidense registró seis meses consecutivos a la baja y finalizó el 2022 en 6,4%.  En tanto que la llamada inflación núcleo por su parte, promedió un 6,1% anual en el 2022 y culminó el año en 5,7% interanual.

El consenso entre los especialistas es que la suba de tasas será de 25 puntos básicos
El consenso entre los especialistas es que la suba de tasas será de 25 puntos básicos

Primera pausa en el ciclo de suba de tasas de interés

Por otra parte, si se observan los recientes indicadores estos revlon que el mercado está muy próximo a observar la primera pausa en el ciclo de suba de tasas de interés. 

Si bien un extenso número de variables incide en las determinaciones de política monetaria de la Reserva Federal, el marco de decisión puede englobarse en dos grandes grupos: aquellas relacionadas con la actividad económica y el mercado laboral, y las asociadas a la inflación. 

En ese aspecto el estudio de Invecq describe que en el corto plazo existe un trade-off entre ambas: estimular la actividad económica manteniendo tasas bajas puede propiciar un recalentamiento de la dinámica de precios, y viceversa.

"La Fed tiene un objetivo de inflación de largo plazo del 2%, target que rectificó en todas sus proyecciones macroeconómicas del 2022 a pesar de la aceleración inicial y desaceleración posterior que tuvieron los precios a lo largo del año. A simple vista parecería que los precios todavía tienen un gran recorrido para volver a tasas "tolerables" para la economía estadounidense". 

Qué sucede con la inflación en EE.UU.

Pero para tener otra visión es importante observar lo que ocurre con la inflación trimestral en términos anualizados. 

Este ejercicio consiste en proyectar cuál sería la inflación anual si durante los próximos nueve meses se repitiera la inflación del último trimestre. 

El Gobierno de EE.UU. sigue tratando de frenar la inflación
El Gobierno de EE.UU. sigue tratando de frenar la inflación

Al realizar este simple ejercicio se observa que la dinámica de precios se encuentra mucho más cerca de los objetivos de la Reserva Federal

La evolución del IPC en el último trimestre del 2022 anualizada se ubica en 1,8%, mientras que la núcleo todavía tiene camino por recorrer (3,1%). 

Motores de la inflación en EE.UU.

El aumento de los precios de la energía y de los servicios fueron los principales motores de la aceleración inflacionaria del primer semestre del 2022, en los últimos meses fueron los grandes factores de la desaceleración inflacionaria, producto de una deflación en el precio de los commodities y de la energía a nivel global y en EE.UU.

El factor "núcleo" que mayor incidencia tuvo en los últimos registros de inflación fueron los servicios. 

Este componente del IPC no está particularmente expuesto a shocks internacionales ni a estacionalidades, por lo que los bancos centrales suelen prestar particular atención a la dinámica de estos precios, pudiendo ser éstos entendidos como un reflejo más fiable de la velocidad crucero de los precios excluyendo factores exógenos o estacionales.

Más relevante aún resulta el análisis de la evolución reciente del índice de Personal Consumption Expenditures (PCE), la métrica de inflación preferida por la FED no solo por cuestiones técnicas sino también porque el PCE tiene un espectro de análisis más amplio que el del IPC: no solo contempla el consumo de las personas, sino también aquellos que realizan las empresas en nombre de los consumidores. 

 las principales bolsas de EE.UU. cerraron la semana pasada en alza, después de conocerse que la inflación norteamericana se desacelerará
Las principales bolsas de EE.UU. cerraron la semana pasada en alza, tras conocerse que la inflación norteamericana se desacelerará

Desaceleración

Este indicador preferido por la FED  también muestra una clara desaceleración, ya que finalizó el 2022 en 5,0% interanual.  En resumen, la economía estadounidense operó en los últimos meses con niveles de inflación más próximos a los deseables por la Reserva Federal. 

Las probabilidades implícitas en el mercado de tasas descuentan únicamente dos subas adicionales de 25 bps para las próximas dos reuniones. El mercado espera que la Reserva Federal deje de subir las tasas a mediados de marzo próximo y hasta incluso descuenta una marginal baja hacia fines de año, posiblemente asociado a la dinámica esperada de la actividad económica.

Este escenario descontado por el mercado es de suma relevancia para la economía global, los emergentes y Argentina en particular. Una FED más preocupada por la actividad que por la inflación podría implicar un año monetariamente menos restrictivo e impulsar la demanda por activos emergentes, como ya se dio en enero. 

En suma, el foco inflacionario que fue la principal preocupación del 2022 y especialmente del primer semestre, parecería lentamente volver a niveles más aceptables para las economías desarrolladas. No obstante, el foco de riesgo se traslada a la actividad, especialmente en lo que respecta a la eurozona y a un magro crecimiento esperado de nuestro principal socio comercial, Brasil. 

Cómo puede impactar en Argentina y en otras economías emergentes

Mientras que el ciclo de suba de tasas posiblemente encuentre una pausa en el corto plazo, todas las luces apuntarán a los próximos datos de actividad económica en Estados Unidos para definir el sendero de la política monetaria de la Fed, y sus consecuencias sobre las economías emergentes y la Argentina.

Con respecto al crecimiento del PBI de la economía americana hay que destacar que el 2022, la FED intentó evitar una recesión, y apuntó a realizar un aterrizaje suave, subiendo la tasa de interés de política monetaria a corto plazo "lo justo para reducir la inflación". El último dato del PBI del cuarto trimestre de 2022 apuntaría a que la economía estadounidense cerró el año mejor que lo previsto.  Según el informe del Departamento de Comercio, el indicador de crecimiento aumentó 2,9% anual vs. 2,8% esperado. 

La Reserva Federal decide si sube nuevamente las tasas: cómo puede afectar a la Argentina
La Reserva Federal decide si sube nuevamente las tasas: cómo puede afectar a la Argentina

En el caso de analizar ese crecimiento por componentes un estudio de Portfolio Personal Investment explica que el consumo privado, que representa alrededor de 68% del PIB, aumentó 2,1% en el período, ligeramente por debajo del período anterior (2,3%), pero se mantuvo en terreno positivo. Gracias a una marcada desaceleración de la inflación en los últimos tres meses del año, los aumentos en la inversión privada, el gasto público y la inversión fija no residencial ayudaron a elevar la cifra del PIB. 

Por otro lado, la caída de 26,7% en la inversión fija residencial, que refleja una fuerte caída en la vivienda, sirvió como un lastre para el crecimiento, al igual que una disminución del 1,3% en las exportaciones. 

Finalmente, el gasto del gobierno federal aumentó 6,2%, debido mayormente a una suba de 11,2% en los gastos no relacionados con la defensa, mientras que los gastos estatales y locales se incrementaron 2,3%. Aunque el crecimiento se mantuvo positivo, algunos sectores de la economía han mostrado signos de recesión, por lo que el pronóstico de la economía estadounidense para el 2023 se mantiene reservado pero la evolución,unión del ritmo de suba de la tasa de interés de corto plazo será una de las grandes claves de este año.