Un "canje forzoso" de bonos en dólares del sector público y varios objetivos difíciles de cumplir

El canje forzoso para que le canjeen sus bonos nominados en dólares al Tesoro por bonos nominados en pesos, persigue tres objetivos a la vez
24/03/2023 - 09:23hs
Un "canje forzoso" de bonos en dólares del sector público y varios objetivos difíciles de cumplir

Uno de los grandes problemas que plantea por lo general la instrumentación de medidas económicas, es que a veces se trata de perseguir varios objetivos a la misma vez. Lo aconsejable es que el objetivo sea uno solo y no varios, ya que de ser así es más probable el fracaso que el éxito.

El canje forzoso para que los organismos del sector público como la ANSES y otras reparticiones le canjeen sus bonos nominados en dólares al Tesoro por bonos nominados en pesos, persigue tres objetivos a la vez.

  • 1) lograr que el sobrante de pesos del sector privado se utilice para comprar bonos del Estado en dólares para evitar una mayor demanda de dólares en el mercado financiero alternativo y en el mercado libre.
  • 2) conseguir que los pesos que se obtengan, se estiman unos 2 billones, por la venta de esos bonos se utilicen para financiar el déficit del Tesoro que actuará como intermediario del canje.
  • 3) intervenir en el mercado de los dólares financieros, en particular el dólar CCL, para bajar su cotización forzando a las instituciones financieras a comprar esos bonos que están baratos en términos de paridades.

Dudas y justificaciones del "canje forzoso"

Según señaló el viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, "el objetivo del programa es evitar subas disruptivas de los dólares financieros sin tocar las austeras reservas internacionales del BCRA".

¿Se justifica que para conseguir que no aumente la demanda de dólares y para lograr más financiamiento para un Estado deficitario haya que pesificar el Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS) de la ANSES y poner en peligro una gran parte los ahorros del sistema previsional que están nominados en dólares al pasarlo a pesos que pierden poder de compra todos los días?

Un "canje forzoso" de bonos en dólares del sector público y varios objetivos difíciles de cumplir

¿Hace falta armar una ingeniería financiera para conseguir solo 2 billones de pesos de unos 15 billones de pesos deuda del Tesoro que vencen este año para financiar al sector público y evitar el aumento de una demanda de dólares que es imposible frenar por varias razones como la sequía que redujo la oferta de dólares y la incertidumbre política que plantean las próximas PASO presidenciales del 13 de agosto?

Al respecto, debemos mencionar que en la última licitación de deuda en la que el Tesoro logró refinanciar unos 425.000 millones de pesos dentro de los bonos que se ofrecieron post-elecciones, el Bono DUAL a febrero 2024 (TDF24) obtuvo mayor atención relativa con respecto al Bono DUAL puro (TV24). 

¿Dólar barato, retrasado o devaluado?

El problema del dólar no es de cantidad sino de precio y para solucionarlo no existe otro camino que una devaluación del peso frente al dólar que el BCRA se resiste a concretar y cuánto más se resista podría perder más dólares de sus reservas internacionales que desde fin del año pasado hasta ayer pasaron de unos 44.500 a 38.000 millones de dólares. 

Un dólar oficial barato o retrasado genera dos efectos negativos a la vez: los importadores aumentan la demanda para conseguir que el BCRA les venda esos dólares que consideran que están baratos y los exportares reducen la oferta de divisas porque creen que el futuro habrá una mejora del tipo de cambio oficial.

En relación a la evolución de las reservas internacionales con la venta de 88 millones de dólares de ayer, el BCRA lleva 14 jornadas consecutivas de ventas netas negativas y acumula en lo que va de marzo un saldo negativo de 1.500  millones de dólares. 

El BCRA lleva 14 jornadas consecutivas de ventas netas negativas 

Con estos números, marzo es el peor marzo desde la pandemia de 2020 y en lo que va del 2023 el BCRA acumuló un rojo de ventas en el mercado oficial libre de cambios (MULC) de más de 2.500 millones de dólares

Luego de dos días del anuncio de las medidas, se observó como saldo positivo una caída del dólar libre que cerró a 389 pesos y una baja de los dólares financieros alternativos donde el dólar CCL finalizó en 388 pesos y el dólar MEP en 380 pesos. En tanto que el dólar oficial finalizó a 212 pesos.

Hasta antes del anuncio, el dólar CCL había superado los 400 pesos y arrastró al resto de las cotizaciones como por ejemplo al dólar libre que llegó a 394 pesos y al dólar turista que tocó un récord de 425 pesos ese día. El resultado negativo se reflejó en la caída de los bonos de la deuda en dólares y el aumento del riesgo país que llegó a los 2.500 puntos.

Lineamientos del canje forzoso

Lo importante es que ayer luego de dos días con muchas dudas y pocas certezas, se publicó en el Boletín Oficial el DNU que establece los lineamientos del canje forzoso bonos en dólares del sector público. 

Un reciente informe de la consultora Portfolio Personal Invesment señala que el programa consiste en dos partes bien definidas: 

  • A) un canje de los bonos Globales en manos de organismos públicos (no alcanzaría al BCRA) por un título nuevo en pesos: DUAL 2036 que de acuerdo a proyecciones del equipo económico llegarían a unos 4.000 millones de dólares nominales y hay que destacar que todavía no se formalizó que esos bonos se deslistaran luego de ser canjeados.  
  • B) los organismos públicos deberán venden sus bonos Bonar nominados en dólares en subastas y luego los pesos que se obtengan se repartirán un 70% para ser aplicado a un título en pesos que subastará el Tesoro que será el Bono DUAL 2036) y pueden disponer del otro 30%. 
 El objetivo del programa es evitar subas disruptivas de los dólares financieros sin tocar las austeras reservas internacionales del BCRA

Los datos del mercado muestran que la deuda de Bonares en manos del sector público sin considerar al BCRA sumaría unos 15.000 millones de dólares a valor nominal que a de valor de mercado de ayer representarían unos 3.500 millones de dólares. 

La otra novedad es que la CNV eliminó la restricción a la operatoria de la cartera propia de las Alycs para operar con los Bonares. Con esto se intentará darle más liquidez al mercado del dólar CCL con los bonos de deuda local.  

El informe de la consultora describe también que a dos días de anunciadas las medidas, el canje todavía no se efectivizó, el mercado de bonos no respondió como esperaba el gobierno.

Tanto los Bonos Globales como los Bonares finalizaron con amplias bajas que en promedio llegaron al 5% mientras que los bonos de mercados emergentes se recuperaron luego del anuncio de la FED de los Estados Unidos que subió solo 25 puntos básicos la tasa de ingreso de corto plazo que ahora se ubica en un rango del 4.5 % al 4,75 % anual. Por consiguiente la caída en los precios de los bonos soberanos argentinos de los últimos dos días está explicada por el factor local. 

En un escenario internacional adverso, donde la Reserva Federal (FED) de los Estados Unidos subió la tasa de interés de corto plazo en 25 puntos básicos, donde las consecuencias venideras de la sequía serán menores exportaciones del sector agro exportador y una reducción de la recaudación de retenciones de la AFIP el contexto se presenta muy complicado.

 El Gobierno busca frenar la demanda de dólares financieros y que el BCRA deje de emitir pesos para financiar al Tesoro

La reducida oferta de dólares del sector agro exportador, la abusiva demanda de dólares del sector importador, el aumento de la brecha cambiaria, los malos números fiscales del primer bimestre y el exceso de pesos, presionarán también en el futuro.

En el fondo, el objetivo es siempre el mismo: aumentar la oferta de dólares o de otros activos dolarizados como los bonos en dólares emitidos por el Estado y a la vez aumentar el financiamiento en pesos al Tesoro.

Por ese motivo las entidades que conforman el sector público nacional a través de un canje forzoso deberán vender sus posiciones en bonos soberanos en dólares a cambio de bonos del Tesoro en pesos por hasta un 70% del valor efectivo generado. 

Por otro lado, también se obligará a los organismos del Estado a canjear la tenencia de Bonos Globales con legislación extranjera por títulos en pesos que entregará el Tesoro a esos organismos.  

Lo que buscaría el Gobierno además de frenar la demanda de dólares financieros, es que el BCRA deje de emitir pesos para financiar al Tesoro. Esos pesos se los darán los bancos cuando le compren los bonos en dólares y por lo tanto la consecuencia es que habrá menos crédito para el sector privado. El problema es que será difícil con una sola medida como un canje forzoso de bonos en dólares  en poder del sector público conseguir tantos objetivos a la vez.

 

Temas relacionados