Más artículos

Inversores atentos

Fondos comunes en "versión FMI": más dólares, bonos y títulos Lecap, menos acciones, pesos y Lebac

Fondos comunes en "versión FMI": más dólares, bonos y títulos Lecap, menos acciones, pesos y Lebac
Con el desarme de Lebac, un tipo de cambio en $40 e inflación elevada, los portfolio managers cambiaron de menú para los ahorristas. Activos del momento
Por Mariano Jaimovich
02.10.2018 11.00hs Finanzas

Son días agitados para quienes administran fondos comunes de inversión (FCI).

Y no es para menos, ya que se han visto obligados a readaptar sus portafolios luego de que el Gobierno anunciara su plan para desarmar la bola de nieve de Lebac y tras la nueva hoja de ruta trazada para el dólar, tendiente a que su precio dentro de una "banda" de no intervención.

En reemplazo de los títulos emitidos por el Banco Central, el Ministerio de Hacienda lanzó un nuevo instrumento: las Letras del Tesoro Capitalizables en pesos (Lecap), a plazos de entre 132 a 374 días, que ofrecen tasas del 50% anual.

El mercado se sintió atraído por ese rendimiento, y días atrás esto quedó reflejado cuando la entidad logró captar cerca de $107.000 millones por parte, justamente, de fondos comunes, entre otros.

Por lo pronto, la nueva estrategia pasa por el armado de menús de renta fija (bonos), por ser un tipo de inversión conservadora, ya sea a partir de papeles nominados en pesos como también en dólares.

El mercado baraja y da de nuevo

Un ejemplo de esta pronta adaptación la brindó días atrás el fondo FIMA del Banco Galicia, que ya les comunicó a sus clientes modificaciones en las carteras.

"Tras la decisión del BCRA de reducir la emisión de Lebac, nuestro equipo de especialistas de Fima Ahorro Pesos y Fima Ahorro Plus readecuó las carteras, incorporando otros activos de corto plazo, como las nuevas Letras de tesorería en pesos, cauciones y cuentas remuneradas, entre otros", informó.

El justificativo fue que, de esta forma, el portafolio basado en papeles en moneda local "mantendrá un nivel de riesgo inferior, menor volatilidad y un horizonte de inversión más corto respecto a Fima Ahorro Plus (...)".

Desde ICBC Investments, que maneja los destinos de más de 20 fondos de inversión del banco, su vice chairman, Marcelo Otermin, reconoció a iProfesional: "La cancelación del stock de Lebac incidió en nuestras carteras, ya que en algunas representaba más del 80% del total".

Estos títulos del BCRA (Lebac) fueron reemplazados por Lecap en pesos al plazo más corto (130 días). Tal es el caso de Alpha ahorro, el instrumento de renta fija en moneda local de corto plazo (hasta medio año) del ICBC Investments.

El nuevo contexto también llevó a incrementar la posición de los títulos corporativos a mediano término (dos años) y atados a los rendimientos de la Badlar más un plus (400 puntos).

Con estos papeles, los estrategas de portafolios proyectan rendimientos por encima de lo que vienen rindiendo las Lebac: entre 45% y 50%.

Activos en dólar siguen atractivos

Junto a este vuelco a las Lecap en pesos que proponen un interés muy atractivo del 50% anual, los fondos comunes también se posicionaron en bonos en dólares.

"En estas últimas semanas vimos que los inversores han ido rotando sus carteras hacia posiciones dolarizadas y de duración más corta, a raíz de la alta volatilidad y de la devaluación", expresó a iProfesional Néstor De Cesare, presidente Allaria Fondos.

"En el caso de los institucionales- que deben mantener una parte de sus carteras en moneda local-, lo que hemos percibido es que la aversión al riesgo quedó reflejada en la búsqueda de liquidez", añadió.

Hoy día, los inversores están volviendo a ingresar a los fondos de renta fija (títulos públicos) en pesos y en dólares, para así aprovechar que están rindiendo tasas de retorno muy altas.

Por volatilidad en los mercados, para quienes no son amantes del riesgo los expertos recomiendan este tipo de activos y no tanto las carteras conformadas en mayor proporción por acciones de empresas.

"A ellos no les estamos recomendando priorizar los fondos en pesos, por el riesgo que conllevan. Más que nada teniendo en cuenta que aún queda resolver la aprobación del Presupuesto 2019", afirma a iProfesional Diego Falcone, Head portfolio Manager de Cohen Sociedad de Bolsa.

En la City hay cierto consenso de que el dólar ya pegó un salto importante y que si el Gobierno logra recrear la confianza no debería subir más en el corto plazo, ya que su precio sobrepasa con crecer cualquier análisis técnico.

En esta tónica, desde ICBC Investments recomiendan el fondo Alpha renta fija en dólares, compuesto en un 80% por Letes y el resto por bonos y Obligaciones Negociables.

La entidad cuenta con otro instrumento dolarizado, aunque a un plazo más largo (año y medio). Se trata del Alpha renta Capital, conformado la mitad por títulos públicos, un 25% por Letras en dólares y el resto en diferentes papeles.

Desde Allaria Fondos viraron a una composición de cartera con fondos de renta fija en dólares para "aprovechar el potencial de reducción de spread soberano y corporativo luego del nuevo acuerdo con el FMI y ante la eventual aprobación del Presupuesto 2019", detalla De Cesare.

Los expertos de la firma se inclinan por el Bonar 2024 y los corporativos de YPF al 2024.

En otro orden, De Cesare menciona su preferencia por las Lecap y por el bono de la provincia Buenos Aires al 2025.

Otro porcentaje de la cartera lo destina a fondos de Equity ya que, bajo su óptica, los precios de las acciones recuperarán el terreno perdido, "aun cuando la economía comience a crecer a partir del segundo semestre del año próximo".

Desde Cohen, otra de las corredurías más reconocidas del mercado, están orientando a los inversores, principalmente, a tres instrumentos en dólares que se suscriben en esa moneda:

- Cohen Disponibilidades: fondo de Letes en dólares que brinda una renta de entre 5% a 6% anual. La cartera finaliza en abril de 2019 ya que las Letras del Tesoro son cortas (menos de 132 días). Además, incluye el bono Global 2019, para un público más conservador.

-Cohen Renta Fija dólares: contempla bonos corporativos de América Latina (Brasil, Chile, Argentina) y del Tesoro de Estados Unidos. Rinde 4% anual a 4 años. "En este caso la duración es mayor, si bien el cliente está fuera del riesgo argentino", resume Falcone.

- Cohen Cobertura: se suscribe en pesos pero sigue a títulos en dólares. Su rentabilidad es del 12% anual en esa moneda. Es alta, justamente, porque tiene riesgo argentino, ya que incorpora bonos corporativos y soberanos. Su duración: un año y medio.

En forma puntual, la mitad de los corporativos vence a lo largo de 2019 y el resto son soberanos (Bonar 2024 y Bonar 2020). Es decir, todos cortos en dólares.

Para suscribirse a los primeros dos instrumentos, el monto mínimo es de u$s1.000, y para el de cobertura (el último) hay que desembolsar $1.000.

Asimismo, el tiempo mínimo de permanencia sugerido para lograr una buena rentabilidad es de entre 6 meses y dos años. "Tiene buenas expectativas de retornos desde ahora e incluso hasta los 3 años", indica Falcone.

En cuanto a las acciones, el experto vislumbra una alta volatilidad pero buenas perspectivas de rendimientos para buena parte de los activos que siguen al Índice Merval.

Por su parte, Ariel Chirom, de Research de Quantum, la consultora de Daniel Marx, detalló que en renta fija están recomendando tres tipos estrategias, dependiendo del apetito al riesgo y del plazo preferido de cada cliente:

- Los bonos CER cortos (BONCER) para "aprovechar los meses de alta inflación y hacer algo de carry trade".

-Alargar la duration de títulos soberanos para captar mejor el eventual y esperado descenso del riesgo país

- Incluir en las carteras bonos corporativos de calidad que "permiten exponerse a riesgo argentino pero son menos volátiles que el soberano”.

En cuanto a la renta variable, recomendaron acciones que hayan tenido sus ingresos en pesos indexados: "Esperamos que puedan ir recuperando rentabilidad en dólares", señaló.

Además, sugirieron tomar posiciones en YPF: "No ha podido subir su precio en línea con las mejoras observadas en Vaca Muerta y el valor del crudo, ante la dificultad que ha tenido para aumentar los precios en línea con el tipo de cambio. Ahora esperamos que pueda ir cerrando de a poco el valor de surtidor con el internacional”.

En cuanto a los bancos, seleccionan las acciones, principalmente, del BBVA Francés por ser "el que posee una cartera crediticia de mejor calidad, que va a ser cada vez más importante en un contexto recesivo".

Igualmente, en consonancia con el resto del mercado, estipula una rentabilidad esperada que, pese a ser difícil de medir, sigue siendo aún alta. Es decir, obtener de 20% a 30% en renta variable y de 15% a 10% en bonos en lo que resta del 2018.

"El problema es que la volatilidad esperada sigue alta, por lo que es necesario monitorear en forma constante ese posicionamiento", concluye Chirom.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar