iProfesional

El Gobierno envía una nueva misión para negociar con el Fondo: por qué no van Pesce ni Guzmán

Tras las noticias del pago en diciembre y de la posibilidad de que el acuerdo se firme antes de enero, partirá una nueva misión a EE.UU. Acá, los detalles
Por Pilar Wolffelt
01/12/2021 - 11,28hs
El Gobierno envía una nueva misión para negociar con el Fondo: por qué no van Pesce ni Guzmán

Este fin de semana, equipos técnicos del staff económico, integrados por representantes del BCRA y la cartera de Hacienda, viajarán a Washington para reunirse con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco de las gestiones que lleva adelante el Gobierno para renegociar los plazos de vencimiento de deuda con esa entidad internacional.

"El objetivo es continuar avanzando en los entendimientos técnicos en el marco de las negociaciones con ese organismo multilateral de crédito para un programa que permita refinanciar el préstamo tomado en el año 2018", informaron fuentes oficiales.

Según pudo saber iProfesional y, dado que se trata de reuniones netamente técnicas, en esta ocasión Miguel Ángel Pesce, presidente del BCRA, el ministro de Economía, Martín Guzmán, no serán parte del viaje. Asimismo, desde el Gobierno informaron que no va a haber una misión del Fondo en  la Argentina por el momento.

El Gobierno tiene sus motivos para cerrar antes de fin de año el acuerdo.
El Gobierno tiene sus motivos para cerrar antes de fin de año el acuerdo.

Un momento clave, fin de año

Este viaje se da tras los anuncios de Cecilia Todesca Bocco, secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, de que el Gobierno realizará el pago de u$s1800 millones al FMI este mes y luego de que se conocieran trascendidos de que el ministro Guzmán había anticipado al Ejecutivo Nacional que se iba a firmar un acuerdo finalmente antes de fines de año.

Además, ya se habrían resuelto las internas dentro de la alianza gobernante de cara a este acuerdo y Cristina Kirchner, señalada por muchos como la más reticente a avanzar, habría aceptado la propuesta del equipo económico, tal como se conoció públicamente en una carta reciente, con algunas condiciones específicas que puso respecto de la disminución del gasto público.

"El acuerdo está prácticamente cerrado. Faltan algunas cuestiones de tasas y otros detalles", comenta a iProfesional al respecto la doctora en Economía y especialista en la historia de la deuda externa, Noemí Brenta.

La experta detalla que, en 2022, hay vencimientos importantes y cierran trimestralmente. Por eso, habrá exigencias de pago de capital e intereses en marzo, junio, septiembre y diciembre, pero lo que se busca con la negociación es justamente que sólo se deba cumplir con el pago de intereses en esas fechas y demorar los de capital.

La política que se implemente para frenas la salida de dólares será muy determinante.
La política que se implemente para frenas la salida de dólares será muy determinante.

Puntos centrales

"Creo que la negociación viene bien encaminada y que las condicionalidades tienen que ir en el sentido de asegurar el repago, que es lo que busca la entidad acreedora, pero también hacia resolver la restricción externa de la Argentina, desde la economía real, mejorando el aparato productivo y la exportación", dijo Brenta.

El fruto que se logre en este viaje será central para el Gobierno porque, tal como indica el economista de FIDE, Nicolás Zeolla, "la negociación con el FMI es el punto clave de la agenda de mediano plazo argentina". En ese sentido, recuerda que la fecha de marzo es importante, pero los vencimientos arrancan en enero 2022. De ahí, la búsqueda de Guzmán de cerrar antes de fin de año, que según se supo podrá cumplir.

Y es que, según detalla, "enero ya tiene un compromiso de u$s700 millones y, en marzo, llegará el primero más importante del año por u$s2.855 millones". Advierte que, dado que, en ningún caso argentina tiene la capacidad de pagar estos vencimientos, deben ser reestructurados.

Y apunta que la clave de esta negociación pasa por tres dimensiones:

  • Primero, plazo y la necesidad de lograr extensión más larga posible incluyendo algún tipo de salvaguarda para extenderla más allá de los 10 años
  • Segundo, la letra chica del acuerdo y bajo qué condiciones se lograra esta refinanciación.
  • Tercero, en el caso de que se busquen desembolsos, si viene o no con condicionalidades.

Por último, un tema central que señala es que el acuerdo debe pasar por el Congreso (el gobierno así lo expreso como objetivo) y eso hace la cosa sea más compleja desde lo político. Una vez superado esos escollos, Zeolla considera que "renegociar con el FMI despeja incertidumbres", pero, tal como señala Brenta, advierte que "la dinámica del sector externo implica la necesidad de resguardar los dólares para la producción y el empleo". En ese sentido, considera que la política monetaria que se defina post acuerdo será central.