iProfesional

El Central lleva quemados u$s200 millones en tres días del mes y espera un alivio clave

En lo que va de diciembre, el BCRA tuvo que volcar más de lo esperado en el mercado. Con un nuevo récord operado por importadores, espera una mejora
Por Pilar Wolffelt
03/12/2021 - 20,22hs
El Central lleva quemados u$s200 millones en tres días del mes y espera un alivio clave

Este viernes, el BCRA perdió u$s140 millones en el mercado de cambios y, así, lleva vendidos u$s200 millones en lo que va de diciembre, ya que compró u$s10 millones el miércoles y sacrificó u$s70 millones el jueves.

Según revelaron fuentes del equipo económico a iProfesional, el tercer día de diciembre "fue una jornada con un nivel de actividad récord en esa plaza", donde se registraron operaciones por u$s1.031 millones, superando, así, el techo de u$s952 millones que se había alcanzado el pasado 12 de noviembre.

Cabe mencionar que el volumen promedio del mercado en noviembre fue de u$s829 millones, muy arriba del anual, que está estimado en u$s334 millones. Así, el BCRA observa con preocupación el alto nivel de liquidación de importaciones de la jornada y espera que se vaya normalizando la operatoria en los próximos días.

La cosecha fina reportará un alivio al BCRA pero aún no empieza la liquidación.
La cosecha fina reportará un alivio al BCRA pero aún no empieza la liquidación.

¿Cuándo llega el alivio?

Asimismo, tiene los ojos puestos en que se acelere el inicio de liquidación de exportaciones de la cosecha fina, que suele darse entre diciembre y marzo en Argentina. El regulador monetario y financiero tiene expectativa de embolsar u$s3.500 millones este mes por esa vía. Si bien eso no resolverá la delicada situación de las reservas actual (que se ubican en u$s41.312 millones), sí ayudará a recomponerlas en parte y también reduciría la necesidad de intervención del BCRA para compensar el alto desequilibio entre expos e impos.

Pero aún no llega la liquidacion, incluso a pesar de la fuerte suba de los commodities en el mundo de las últimas semanas, impulsada por una fuerte demanda de los países importadores y por las lluvias que se registran en Australia (país productor) que impactan sobre la calidad de la cosecha. Así, el 2 de diciembre, en Chicago, el trigo subió u$s10 a u$s 296 la tonelada y el precio de la soja también se recuperó y escaló u$s6 a u$s457.

Estos números haría más atractiva la liquidación de la cosecha para los exportadores locales. Sin embargo, está demorando y ese también es un síntoma de la expectativa devaluatoria que existe hoy.

¿Cómo es esto? El economista Jorge Neyro recuerda al respecto que, "hasta ahora, el Gobierno usó como casi única herramienta de control de precios el tipo de cambio y el congelamiento de tarifas". Pero, advierte que "eso no funcionó porque la inflación siguió a un ritmo que ronda el 3% mensual mientras la apreciación cambiaria siguió al 1% anual".

Así, la apreciación del tipo de cambio en todo 2021 fue de casi un 20%."Eso no se puede sostener más porque la evolución cambiaria produce el drenaje de reservas de todos los días del BCRA", advierte Neyro. Entonces, considera que, aunque el Gobierno no quiera, va a tener que devaluar más rápido dado que, de lo contrario, la evolución del dólar va a ser insostenible. Y, advierte en respuesta a la pregunta inicial que, si no se avanza en ese camino, "no va a haber incentivos para liquidar exportaciones y eso va a complicar más las cuentas externas", anticipa.

Y el BCRA está alineado en este sentido. Cabe recordar que, tal como destaca un informe de Consultatio publicado este viernes, "el titular del Banco Central dio señales de que el actual esquema de tipo de cambio semifijo (1% de devaluación mensual con una inflación anual superior al 50%) no es sostenible".

Pesce ya anticipó que cambiará la política devaluatoria.
Pesce ya anticipó que cambiará la política devaluatoria.

La aceleración del dólar vendrá: la duda es cuándo

Desde Consultatio, explican que el plan de Miguel Pesce es aumentar gradualmente el ritmo de devaluación, pero sin dotar de atractivo al peso (lo que implicaría una suba de tasas de interés, que el Gobierno por ahora se niega a implementar, aunque el mercado se lo está demandando).

En ese sentido, desde la consultora, advierten que, dada la velocidad del deterioro financiero la chance de que se pueda evitar un salto cambiario antes de que el Gobierno pueda formular un plan para contener sus efectos es cada vez más difícil.

Neyro también prevé que el Gobierno vaya a acelerar la devaluación, por lo menos, a un  ritmo similar al de la inflación. Sin embargo, señala que aún no se sabe bien qué va a pasar en diciembre con esa estrategia porque Pesce no especificó bien cuándo va a empezar con la nueva política ni a qué ritmo lo va a hacer.

El mercado, entonces, está a la expectativa por estos días, tal como los exportadores, que esperan la próxima jugada para avanzar con la liquidación, ya que de lo que defina el presidente del BCRA eso va a depender mucho en qué plazos se logre llegar a algún tipo de estabilidad del tipo de cambio real, algo que Argentina necesita para ser más competitiva en el mercado internacional y que el FMI exige como parte del proceso de normalización económica.