El BCRA subió la tasa 2 puntos y llevó el rendimiento de plazos fijos al 43,5%: para el mercado es insuficiente

La reunión de directorio del BCRA confirmó la suba de los rendimientos del plazo fijo y letras de liquidez. El mercado, expectante al impacto
Por Pilar Wolffelt
22/03/2022 - 19,50hs
El BCRA subió la tasa 2 puntos y llevó el rendimiento de plazos fijos al 43,5%: para el mercado es insuficiente

El Banco Central (BCRA) dispuso este martes en su reunión de directorio una suba del 2% en las tasas de interés del plazo fijo a para los ahorristas a 30 días y fijó el nuevo piso en 43,5% anual, lo que representa un rendimiento de 53,3% de tasa efectiva anual (TEA).

En tanto, para el resto de los depósitos del sector privado la tasa mínima garantizada se establece en 41,5%, lo que representa una Tasa Efectiva Anual de 50,4% y el BCRA anticipa que "seguirá regulando ciertas tasas claves para el consumo de las familias" mientras que las tasas de interés activas (a los créditos) se mantienen en niveles favorables, en especial para la inversión y la producción y el sector MiPyME.

De este modo, se concretó la tercera suba de tasa de interés de política monetaria en lo que va de 2022, dado que el pasado 17 de febrero tras conocerse el dato de inflación del mes previo, que había sido del 3,9%, el BCRA había dispuesto una suba de casi 200 puntos de las tasas de rendimiento de los depósitos a plazo fijo. Así, el nuevo piso se fijó había fijado en 41,5% anual para las colocaciones a 30 días, lo que representaba un rendimiento de 50,4% de tasa efectiva anual (TEA).

Esa había sido la segunda suba en 2022. La primera alza se había dado el 6 de enero, cuando tras más de dos años de permanecer planchado en 38%, el rendimiento de los plazos fijos a 30 días se había incrementado a 39% anual.

Todos esperaban que después de que se conociera el comunicado del Fondo Monetario Internacional (FMI) celebrando la aprobación del acuerdo por parte Congreso Nacional y con el dato de inflación de febrero sobre la mesa, que fue del 4,7% se diera esta tercera suba en breve. Y, finalmente, llegó este martes.

Plazo fijo: la suba de tasas no sería suficiente

Para los ahorristas que coloquen hasta 10 millones de pesos, el nuevo piso se fija en 43,5% anual para las imposiciones a 30 días, lo que representa un rendimiento de 53,3% de tasa efectiva anual (TEA).

Para el resto de los depósitos del sector privado la tasa mínima garantizada se establece en 41,5%, lo que representa una Tasa Efectiva Anual de 50,4%.

Tal como señala el BCRA en el comunicado respecto del anuncio, la medida se tomó "a los efectos de propiciar su transmisión plena al retorno de las colocaciones a plazo en pesos" de establecer un sendero de tasa de interés de política que propenda hacia retornos reales positivos sobre las inversiones en moneda local y de preservar la estabilidad monetaria y cambiaria.

El incremento de 200 puntos a la tasa de política monetaria está en línea con los niveles que esperaba el mercado, aunque advertían que igualmente sería insuficiente si la inflación anual es del 55% o superior, como prevé el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publica mes a mes el BCRA.

Aún no se dabe cuál será el niveld e suba de tasa de hoy.
Aún no se dabe cuál será el nivel de suba de tasa de hoy.

Plazo fijo: por qué sube la tasa 

Es una medida que no se podía demorar más si es que el Gobierno quiere lograr una baja en la evolución inflacionaria en los próximos meses. Y es que según advierte a iProfesional la directora de CyT Asesores Económicos, María Castiglioni, generar un incentivo de mayores tasas de política monetaria es una buena medida e iría en línea con dejar de incentivar tanto el consumo, que en definitiva, buena parte de la demanda termina canalizándose en inflación. Así lo entiende el BCRA y por eso, apenas se aprobó el acuerdo en el Congreso, se dedicó de lleno a analizar su efectivización. 

Sin embargo, advierte que es esencial que las medidas que se vayan tomando se hagan en un contexto de credibilidad para que se traduzcan en menor expectativa inflacionaria real. Y, para ello, el Gobierno debería demostrar que está dispuesto a cumplir realmente con el compromiso asumido con el FMI, sobre todo, en lo que respecta a reducción del déficit fiscal y de la emisión monetaria.

El Gobierno parece decidido a ir en ese sentido, pero el dato de que en el primer bimestre del año el déficit fiscal siguió aumentando parece no ser una buena noticia de cara al futuro en ese aspecto.  Recordemos que este lunes el Ministerio de Economía informó que el déficit fiscal primario se aceleró a $76.283 millones en febrero, lo cual implicó un salto de 306% en términos anuales y nominales.

La suba de tasas trae algunos dolores de cabeza al BCRA.
La suba de tasas trae algunos dolores de cabeza al BCRA.

Suba de tasas: no es gratis

Por otro lado, si bien la suba de tasas de plazo fijo es un dato muy esperado y bien visto por el mercado, también tiene sus riesgos, a los que el Gobierno deberá poner especial atención una vez que tome la medida y tratar de ir corrigiéndolos.

Uno de ellos es, tal como advierte el economista jefe de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE), Nicolás  Zeolla, es el impacto que una decisión de este tipo puede llegar a tener en el mercado de crédito. "Está claro que, si bien es un instrumento válido para absorber liquidez y contener la brecha cambiaria, una tasa más alta encarece el crédito", explica.

El acuerdo con el FMI presupone ciertos desafíos para el Gobierno.
El acuerdo con el FMI presupone ciertos desafíos para el Gobierno.

En consecuencia, considera que es importante mantener la segmentación de créditos para moderar el impacto negativo en el sector de créditos, pensando especialmente en la reactivación económica y lo perjuicios que puede traer para el segmento de las Pequeñas y Medianas Empresas (PYME) sobre todo.

Otro elemento preocupante es el déficit cuasi fiscal. Sucede que, según indica el economista y director de CyT Asesores Económicos, Camilo Tiscornia, "el pago de las Leliq es un gran problema para el BCRA, porque le exige más emisión".

En este sentido, advierte que, aunque las tasas positivas es lo que cualquier país debería garantizar para otorgar rentabilidad al ahorro y las inversiones en moneda local, elevar las tasas de las letras de liquidez incrementa la necesidad de emisión para el BCRA que le debe pagar más intereses a los bancos y, así, se incrementa el déficit cuasi fiscal (un problema que se intenta empezar a paliar con las Notaliq, entre otras medidas).