iProfesional

El Banco Central debió ceder ante la presión inflacionaria: así será el nuevo billete de $2.000

A cinco años de la aparición del billete de $1.000, Argentina tendrá un nuevo papel de máxima denominación. Cuándo se verá en la calle
Por Mariano Jaimovich
02/02/2023 - 15:14hs
El Banco Central debió ceder ante la presión inflacionaria: así será el nuevo billete de $2.000

Tras varios reclamos de actores económicos, este jueves el Banco Central confirmó que lanzará una nueva denominación más alta que la actual: el billete de $2.000, que "conmemora el desarrollo de la ciencia y de la medicina en la Argentina y tendrá como protagonistas al Instituto Malbrán, y a la Dra. Cecilia Grierson y al Dr. Ramón Carrillo, precursores en el desarrollo de la medicina en nuestro país", según explicaron desde el BCRA. 

Esta nueva máxima denominación ocurre luego de 5 años, ya que el actual papel de más alto valor, el de $1.000, que tiene la imagen de un hornero, comenzó a circular el primero de diciembre de 2017.

Así será el nuevo billete de $2.000 que anunció el Banco Central:

 

La emisión a la calle de esta cifra nueva se calcula que se concretará en el segundo semestre del año. Y si bien en el anuncio oficial no está incluido, se especula que también se contemple la emisión de un papel de $5.000.

Esta decisión oficial responde a la demanda de distintos sectores económicos, que solicitaban que se emita una denominación más alta, debido a que se arma un verdadero "cuello de botella" en bancos y comercios, debido a que hoy un billete de $1.000 representa menos de u$s3 en la plaza libre y ni siquiera alcanza para comprar un almuerzo, un kilo de queso o una estadía de estacionamiento.

La causa de ello no es más ni menos que la elevada inflación que, de forma constante, le quita poder de compra a los pesos. De hecho, en el 2022 cerró en cerca del 95%, y que en enero pasado se calcula que llegó al 6%, según economistas de consultoras privadas. 

Así se precisan más cantidad de billetes de mayor valor, de forma progresiva, para comprar la misma cantidad de productos y servicios, por lo que los cajeros automáticos se vacían de forma más rápida por la capacidad limitada que tienen para la entrega de dichas unidades.

Otro caso es el "cuello de botella" logístico, el uso de más efectivo causa que los comercios y bancos deban trasladar y atesorar más cantidad de unidades, con el mayor costo y espacio correspondiente que eso implica.

Los billetes de $2.000 se lanzarán en los próximos meses, pero los expertos dudan que resuelvan los problemas de uso de efectivo.
Los billetes de $2.000 se lanzarán en los próximos meses, pero los expertos dudan que esta denominación resuelva los problemas de uso de efectivo.

El nuevo billete de $2.000

De acuerdo la información del Banco Central, esta nueva máxima denominación se lanzaría a la calle en el segundo semestre del año. En el anverso del billete estarán las figuras de Grierson y Carrillo, y en el reverso del billete se representa al edificio del Instituto Nacional de Microbiología Dr. Carlos G. Malbrán.

En la City se esperaba que el anuncio contemple billetes de mayor valor al de $2.000, debido a que desde que se lanzó el billete de $1.000 la inflación acumulada desde entonces al presente supera el 840%. Es decir, hoy se precisaría un papel de $9.400 para equiparar el poder de compra de aquél unidad del hornero.

Es decir, hubiese sido "más lógico" que la autoridad monetaria decida lanzar papeles de $5.000 y $10.000, para poder equiparar el ritmo inflacionario. 

Es que el propio Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que elabora el propio Banco Central, en base a una encuesta entre diversos economistas, arrojó que el índice de Precios al Consumidor (IPC) esperado para todo 2023 se acerca al 100%. Hecho que le quita poder de compra a los billetes en circulación.

Una de las explicaciones es que la autoridad monetaria en esta decisión "polémica" es que está buscando desincentivar la utilización de efectivo, ya que es una forma de legalizar diferentes operaciones de la economía y de bajar los costos operativos que implica utilizar dinero físico.

De hehco, en el mismo comunicado donde se informó este jueves el lanzamiento del billete de $2.000, el BCRA aclaró que "impulsa el uso de los medios electrónicos de pago en las transacciones con medidas innovadoras que permiten su desarrollo a partir del programa Transferencia 3.0".

En concreto, la entidad monetaria cita que las transferencias inmediatas tuvieron un crecimiento interanual en diciembre de 2022 de un 98,8% en cantidades y un 18,7% en montos; y los pagos con transferencias con QR interoperable crecieron un 41,4% interanual a diciembre del año pasado.

La última vez que el Banco Central emitió un billete de máxima denominación, que fue el de $1.000, fue el 1 de diciembre de 2017.
La última vez que el Banco Central emitió un billete de máxima denominación, fue el de $1.000, el 1 de diciembre de 2017.

"El inconveniente transaccional no se agota en esta multiplicación de las unidades intervinientes en cada transacción, sino también en el escaso valor del billete de máxima denominación, situación que provoca la utilización excluyente del billete de más alto valor por el escaso significado que tienen las unidades de importes inferiores", concluye Andrés Méndez, director de AMF Economía.

Personalidades homenajeadas en el billete de $2.000

De acuerdo la información publicada por el Banco Central, el nuevo billete de $2.000 tendrá la Administración Nacional de Laboratorios e Instituto de Salud Dr. Carlos Malbrán, que es un organismo público descentralizado, surgido en 1893, que tiene por misión fundamental participar en las políticas científicas y técnicas vinculadas a los aspectos sanitarios del ámbito público, en especial, para tratar enfermedades infectocontagiosas.

En el Malbrán trabajaron importantes científicos como los premios Nobel Bernardo Houssay y César Milstein.

Otra de las homenajeadas es la Dra. Cecilia Grierson, que fue la primera médica de la Argentina. Se graduó en 1886 en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Grierson ejerció como obstetra y kinesióloga, y creó la Primera Escuela de Enfermería de América Latina con un plan de estudios formal, además fue miembro fundadora de la Asociación Médica Argentina. También fue precursora de la idea de abrir salas de primeros auxilios en los diferentes pueblos para ayudar con la asistencia primaria a los enfermos.

En tanto el Dr. Ramón Carrillo fue neurocirujano, neurobiólogo, médico sanitarista y el primer Ministro de Salud de la Nación. Este experto realizó una gran transformación en la salud pública de nuestro país desde una concepción social de la medicina, debido a que su pensamiento se sustentó en que: "Todos los hombres tienen igual derecho a la vida y a la salud".-