El dilema del pequeño ahorrista para los próximos meses: ¿plazo fijo tradicional, ajustado por UVA o dólar?

Los próximos meses estarán signados por una fuerte incertidumbre tanto política como económica que genera dudas a la hora de decidir en qué ahorrar
15/09/2023 - 14:45hs
El dilema del pequeño ahorrista para los próximos meses: ¿plazo fijo tradicional, ajustado por UVA o dólar?

Apenas se conoció el índice de precios al consumidor de agosto, el Directorio del Banco Central de la República Argentina emitió un comunicado en el que informó que "decidió mantener sin cambios la tasa de política monetaria en 118% (209% en términos efectivos anuales, TEA)". De esta manera, surgió el interrogante para el pequeño ahorrista: ¿conviene resguardar ahorros en un plazo fijo tradicional, en uno ajustado por UVA o seguir recurriendo al dólar blue?.

La autoridad monetaria sostuvo que "en agosto, la tasa de inflación mensual se ubicó en 12,4%, impulsada por el traslado a precios de la mayor volatilidad financiera registrada en la segunda mitad del mes y la recalibración del nivel del tipo de cambio oficial".

No obstante, afirman que "indicadores de alta frecuencia reflejan una desaceleración del ritmo de incremento del nivel general de precios desde el pico de la tercera semana de agosto, que se habría profundizado en lo que va de septiembre", motivo por el cual decidió mantener la tasa de política monetaria sin variantes.

Finalmente, sostiene que "La política de tasa de interés del Banco Central busca propender hacia retornos reales positivos sobre las inversiones en moneda local, con el fin de preservar la estabilidad monetaria y cambiaria".

Lo curioso del caso es que en otro informe publicado por el Banco Central, denominado REM o Relevamiento de Expectativas de Mercado, la inflación proyectada que va de septiembre hasta febrero de 2024 se ubicaría en varios meses por encima de los dos dígitos y en los restantes a niveles que los rozan.

En tal sentido, para el corriente mes se la estima en niveles similares a los de agosto (12%), en tanto que para octubre y noviembre se ubicaría por encima del 9%. Pero a partir de ese mes se registraría una fuerte suba que los llevaría por encima del 13% en diciembre, un punto más arriba en enero y ya en febrero bajaría a menos del 12 por ciento.

En agosto, la tasa de inflación mensual se ubicó en 12,4%, impulsada por el traslado a precios de la volatilidad financiera

¿Plazo fijo tradicional, ajustado por UVA o dólar?

Ante esta expectativa de inflación, al ahorrista que tiene como objetivo tratar de mantener su capital a la par de la inflación o si es posible obtener alguna ganancia, tiene por delante una difícil decisión: si optar por un plazo fijo tradicional, uno ajustado por UVA o volcarse al dólar.

En el caso del plazo fijo tradicional, la tasa de interés que se aplica es la que fija el Banco Central y que hoy es del 118% anual. Su mayor atractivo es que si ese porcentaje no se altera y se renueva al vencimiento cada 30 días, se obtiene un rendimiento mucho mayor, que en términos anuales puede superar el 200 por ciento.

En cuanto al plazo fijo UVA, es una inversión que ajusta el capital en base a la variación del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER). El depósito inicial está expresado en UVAs a la cotización del momento y al vencer el plazo ese monto se reconvierte a pesos. Su ventaja radica precisamente en que ajusta en función de la inflación minorista, pero la desventaja es el plazo mínimo, que es de 90 días. Finalmente, la otra opción clásica es el dólar en las dos versiones que están a mano del ahorrista: el dólar MEP y el blue.

Tomando como referencia las estimaciones del REM, puede conjeturarse el siguiente escenario para los próximos meses: 

  • En lo que hace a las inversiones en pesos, la mejor opción sería un plazo fijo ajustado por UVA, ya que entre septiembre y noviembre acumularía una suba del orden del 34% frente al 32% de un plazo fijo tradicional. En tanto que para el período que va de diciembre a febrero, los rendimientos serían del 45% y 35%, respectivamente. En definitiva, a lo largo de todo el semestre el plazo fijo UVA arrojaría un rendimiento del 93% frente al 80% del tradicional y lograría mantener el capital en términos reales, es decir con respecto a la inflación.
  • En cuanto al dólar, la gran incógnita es como evolucionará la brecha que separa al oficial del blue, en especial en un período de alta incertidumbre política y económica, pues abarca tanto las elecciones de primera vuelta como un posible balotaje y la asunción del nuevo gobierno, con todo lo que implica.

Sobre este punto, según los analistas que participan en el REM el tipo de cambio oficial sufriría varias correcciones en el período, terminando el año en $510 y subiendo a $738 a fines de febrero. De esta manera, en el primer trimestre se incrementaría apenas un 12% pero en el segundo la devaluación superaría el 80 por ciento. De ser así y si se mantuviera la brecha actual, el blue terminaría el año rondando los $1.000., por lo que en el semestre aumentaría un 100% si se mantuviera la brecha actual, pero todo está por verse.