iProfesionaliProfesional

La peor semana financiera en la era Milei: ¿se tocó un piso y habrá recuperación?

Los bonos y acciones volvieron a perder frente al dólar. Mientras que el CCL aumentó 5% en la semana, llevando la brecha cambiaria a un preocupante 46%
09/06/2024 - 09:00hs
La peor semana financiera en la era Milei: ¿se tocó un piso y habrá recuperación?

Luego de una semana para el olvido para los activos financieros locales, a tal punto que se puede considerar la peor semana financiera del gobierno de Javier Milei, desde el viernes se comenzaron a observar algunos síntomas positivos: el riesgo país dejó de caer como lo venía haciendo desde el récord de 1.148 puntos básicos registrado el 22 de abril pasado y al parecer los títulos de la deuda pública en dólares habrían marcado el piso de caída.

Las preguntas del mercado giran en torno de sí, efectivamente, se acabó la suba de los últimos meses o si es una nueva oportunidad de compra.

Por ahora, se observa que los fundamentos de la economía mejoran poco a poco. En primer lugar, los resultados de recaudación de mayo fueron positivos y la inflación continuó a la baja como los como datos que difundió el viernes la Dirección de Estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires, que arrojó una suba mensual del 4,4% mientras que en abril había llegado al 9,1%, donde la inflación núcleo fue del 5,1% contra un 7,4% del mes anterior.

Los componentes de la baja en el precio de los bonos

Si bien es cierto que todos los bonos de países emergentes se vieron golpeados durante la semana, la contracción fue casi la mitad de lo que sufrieron los activos soberanos de nuestro país, dando a entender que esta baja tuvo más componentes propios que externos.

Hay que señalar tres puntos importantes para la semana próxima que podrían repercutir en los mercados en forma positiva:

A esto hay que sumarle una mejora del clima externo. El viento de frente podría venir con la publicación de un dato de empleo en Estados Unidos más sólido de lo esperado.

En los primeros seis meses de Gobierno, el Banco Central mejoró la calidad de su balance

La peor semana financiera en el gobierno de Javier Milei

A nivel global, los bonos globales cayeron entre 8 y 9,3% en la semana. En tanto que el índice Merval en dólares se bajó un 12,8% hasta u$s1.163.

Por otro lado, el peso argentino se movió en la misma sintonía que los bonos y acciones al devaluarse frente al dólar. El valor del dólar CCL, aumentó un 5% en la semana, llegando a $1.311, y llevando la brecha cambiaria a un peligroso 46% desde 40% del viernes anterior.

Por su parte, el riesgo país se ubicó en los 1580 puntos básicos, registrando una fuerte suba desde el piso de 1.148 puntos básicos que había marcado el 22 de abril pasado, un piso que no se registraba desde el 15 de septiembre de 2020 cuando se produjo el canje de deuda de Martín Guzmán.

Al respecto, el último informe de Portfolio Personal Invesment (PPI) destaca que "hay fundamentos que siguen firmes para que los bonos no sigan cayendo, pero el Gobierno tendrá que empezar a negociar, sobre todo porque querrán pasar más leyes luego de la aprobación de la Ley Bases, que se tratará la semana próxima".

El informe agrega que "el cambio de régimen macro que arrancó en diciembre tuvo implicancias clave en varios planos. La deuda consolidada del sector público es uno especialmente importante por las consecuencias que tiene sobre el resto de las variables macrofinancieras".

En los primeros seis meses, el Banco Central mejoró la calidad de su balance y sus ratios de apalancamiento (aun aumentando el nivel de sus pasivos medidos en dólares). Parte de la mejora se explicó por transferencia de pasivos remunerados del BCRA hacia Letras del Tesoro (Lecaps).

La oferta de los dólares del sector agroexportador se mantiene en mínimos en la gestión de este Gobierno

El stock de deuda en pesos del Tesoro aumentó alrededor de u$s75,000 M al CCL desde noviembre pasado. Alrededor de 20.700 millones de dólares son atribuibles a efectos directos, mientras que el resto, unos 54.000 millones de dólares, son efectos indirectos de la política macro.

Lo cierto es que la contundente victoria de la oposición en la Cámara Baja no solo demuestra lo difícil que será para La Libertad Avanza gobernar con minoría parlamentaria, sino que además pone en duda la factibilidad de implementar las reformas estructurales promovidas por el Gobierno. Ello se refleja en un clima complicado para los activos financieros.

En este contexto, la situación fiscal se podría complicar; en particular, por el lado del gasto, ya que la media sanción la nueva fórmula de movilidad de las jubilaciones -en caso de que la apruebe el Senado-, podría traducirse en un costo adicional de 0,5% del PBI en 2024. Si el presidente Javier Milei lo vetara, la fórmula que rige desde abril ya no permite licuar jubilaciones y prestaciones, como se hizo en el primer trimestre de este año.

La media sanción en de una nueva fórmula previsional en la Cámara de Diputados que, de acuerdo al Gobierno, pondría en riesgo el superávit fiscal y la falta de definiciones acerca del acuerdo por el swap chino por unos 5.000 millones de dólares provocaron un aumento de la incertidumbre que golpeó al mercado local.

No entran dólares al Banco Central por parte del agro

Por otra parte, la oferta de los dólares del sector agroexportador se mantiene en mínimos en la gestión de este Gobierno. El agro no termina de traccionar, a pesar de que este es su período de alta estacionalidad que se da en el llamado "trimestre verde" entre abril y junio.

En ese sentido, el último informe de la consultora Consultatio Plus destaca: "El frente cambiario se volvió más vulnerable a una reversión de la demanda de activos en pesos. El equilibrio sigue siendo muy delicado. Frente a este contexto, no vemos que la salida del cepo sea inminente. A pesar de los claros avances en materia fiscal y externa, el levantamiento de las restricciones cambiarias será, en el mejor de los casos, gradual".

La situación fiscal en el Gobierno se podría complicar si se aprueba el nuevo proyecto de movilidad jubilatoria

Hay que destacar que hasta ahora uno de los principales objetivos del gobierno desde el 11 de diciembre ha sido sanear el balance del BCRA. Esto implicaba, por un lado, recomponer el nivel de reservas internacionales donde las netas rondaban los u$s-11.000 M y, por el otro, reducir el stock de pasivos remunerados en pesos.

Por ese motivo, el BCRA redujo significativamente la tasa de interés efectiva anual desde 255% al 49%, dejó de emitir peso para financiar al Tesoro que muestra superávit y promovió el cambio de los pasivos remunerados por títulos del Tesoro.

Como resultado de lo anterior, el stock de pasivos remunerados se redujo de unos $51,5 billones promedio en noviembre, a unos $23,5 billones al cierre de mayo evidenciado una reducción del 55% en términos reales.

El cambio de pesos del BCRA hacia instrumentos del Tesoro le permitió a este último obtener financiamiento neto por unos 28 billones de pesos desde diciembre. El BCRA redujo notablemente sus pasivos remunerados en moneda local, mejorando así la hoja de su balance, un dato que habrá que tener muy en cuenta a la hora de analizar el futuro financiero.