Este tipo de patología oncológica produce más de un millón y medio de casos nuevos cada año
Por Martina Stutz Dohmen
28/06/2018 - 15,00hs
El cáncer de mama es el tipo más común desarrollado por las mujeres, tanto en países más avanzados como en los países en vías de serlo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la incidencia de este tipo de cáncer se ha incrementado -y continúa en crecimiento- debido a la mayor esperanza de vida y el aumento de la urbanización.Según cifras de esta institución, cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos de esta patología y 458 000 muertes por cáncer de mama. La mayoría de esas muertes (269.000) se producen en los países de ingresos bajos y medios, donde la mayoría de las mujeres con cáncer de mama se diagnostican en estadios avanzados debido a la falta de sensibilización sobre la detección precoz y los obstáculos al acceso a los servicios de salud.

En Argentina, el cáncer mamario es la primera causa de muerte por tumores en mujeres y se producen alrededor de 5600 defunciones cada año por esta causa. De acuerdo a las cifras del Ministerio de Salud de la Nación, se producirán más de 19.000 casos nuevos por año, lo cual representa el 16.8% del total de la incidencia de este tipo de cáncer en el país.

Hay algunas variables que, de acuerdo a la información médica que se tiene hasta el momento, se consideran como centrales en el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Si bien algunos son propios de cada persona y no se pueden evitar o reducir, hay otros que la mujer puede controlar y, de este modo, contribuir a la prevención de este tipo de patología.
Te puede interesar¿Estás embarazada?: conocé los cuidados que debés tener en cada trimestre

Factores genéticos

En primer lugar, es importante mencionar los factores genéticos. La información de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indica que se sabe que estos factores aumentan el riesgo de padecer varios tipo de cáncer, incluido el mamario. El perfil genético hereditario repercute en el riesgo de las mujeres de contraer cáncer de mama. Se estima que entre el 5% al 10% de los cánceres de mama son atribuibles a factores genéticos.

Antecedentes familiares

Los antecedentes familiares, por su parte, son otro de los elementos centrales que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Las probabilidades de padecer cáncer de mama aumentan con el número de familiares en primer grado afectados por la enfermedad. La OPS estima que esto se debe a una combinación de factores tanto hereditarios -aunque no a un gen específico- como ambientales.

Antecedentes personales

Asimismo, los antecedentes personales también son determinantes. Todas las mujeres que hayan padecido cáncer de mama -carcinoma ductal in situ o cáncer de mama invasor- tienen un mayor riesgo de desarrollar un segundo cáncer, ya sea en la misma mama o en la otra. Es importante señalar que la información difundida por la institución señala que las probabilidades aumentan más del 4% a lo largo de 7,5 años.

Exposición a rayos

Por otro lado, la exposición a los rayos se incluye dentro de la lista de los factores de riesgo. Exponerse a la radiación ionizante en el tórax a una edad temprana -el peligro más elevado se presenta cuando la exposición ocurre entre los 10 y 14 años de edad- aumenta las probabilidades, pero este disminuye de forma extraordinaria si la radiación se administra después de los 40 años. Por ejemplo, la radiación a una edad temprana para el tratamiento del linfoma de Hodgkin está relacionada con un mayor riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, no hay datos que indiquen que las prácticas actuales de radioterapia, administrada como parte del tratamiento del cáncer de mama (es decir, radioterapia después de la tumorectomía), aumenten el riesgo de desarrollar un segundo cáncer de mama. Además, las mamografías y radiografías del tórax no parecen aumentar el riesgo de cáncer de mama.

screenetsfrecuentes