Más artículos

Síntomas frecuentes

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad: conocé cómo funciona el test para su diagnóstico

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad: cómo es el test para detectarlo
Se trata de una afección frecuente en los niños que puede afectar su día a día de diversas maneras, por lo que la detección temprana es esencial
31.10.2018 14.56hs Health & Tech

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una afección común de la infancia y puede afectar a los niños de distintas maneras. El principal problema es que hace que a un niño le sea difícil concentrarse y prestar atención. De este modo, muchos niños pueden desarrollar hiperactividad o tener problemas de intolerancia. A su vez, el trastorno puede hacer que a un niño le resulte difícil desempeñarse bien en la escuela o comportarse en su casa.

Dadas las consecuencias que esta afección puede tener sobre el desarrollo y la salud del niño, es importante que el diagnóstico se haga de forma temprana. Así, será posible comenzar el tratamiento en el momento adecuado y mejorar el nivel y calidad de vida del pequeño, al igual que el del entorno que lo acompaña día a día.

La detección del trastorno se puede hacer a través de diversos métodos, siempre en manos de un especialista. Una de las principales formas para diagnosticar el TDAH es el Test de copia y reproducción de memoria de figuras geométricas complejas de Rey. Diseñado inicialmente por André Rey, el objetivo principal es evaluar la organización perceptual y la memoria visual en individuos con lesión cerebral.

Además, posteriormente se ha utilizado para valorar otro tipo de patologías y actualmente es una herramienta que se utiliza en la evaluación neurpsicológica y también se ha utilizado en la evaluación del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

En el caso de los niños que padecen este tipo de trastorno, el test aprecia el nivel de desarrollo intelectual y el nivel perceptivo-motor, la actividad perceptiva, atención, memoria visual inmediata, esfuerzo de memorización y rapidez de funcionamiento mental. La finalidad es que el test arroje resultados acerca de la forma en que abordan y organizan la información que reciben, su memoria y su estilo de procesamiento visual, así como los errores que cometen en el proceso.

Esencialmente, la prueba consiste en copiar y después reproducir un dibujo geométrico complejo. Está dirigida a sujetos que se presume padecen alguna deficiencia en la memoria y en su capacidad visoconstructiva -implica poder planificar y realizar los movimientos necesarios para organizar una serie de elementos en el espacio-.

El test se puede aplicar a niños a partir de 4 años y también a personas adultas; es importante tener en cuenta que se debe realizar individualmente y el tiempo de duración puede variar entre individuos.

A partir de los resultados y de la observación de la conducta del paciente durante la prueba, el especialista que indicó el test podrá llegar a un diagnóstico. De este modo, será posible conocer qué tipo de trastorno tiene la persona, al igual que indicar el tratamiento pertinente para su afección particular.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Más sobre Health & Tech
Te puede interesar