Más artículos

Argentina y la atención gratuita a extranjeros, ¿qué otros países la tienen?

Argentina y la atención gratuita a extranjeros, ¿qué otros países la tienen?
La situación solo se repite en dos países vecinos -Paraguay y Brasil-, mientras que en el resto de la región el panorama es completamente diferente
05.02.2019 15.47hs Health & Tech

La atención médica a extranjeros -sean turistas o residentes en el país- es uno de los tantos debates que divide a la sociedad argentina. Hay quienes consideran que debe ser gratuita, al igual que lo es para cualquier argentino, y quienes piensan que debería ser arancelada. La misma situación que envuelve a la educación.

Dentro de los argumentos que se exponen en esta mesa de debate, uno de los más escuchados es “andá a cualquier otro país de Latinoamérica, a ver si te atienden gratis”. Es por eso que cabe preguntarse, ¿en qué otros países, además de Argentina, es posible encontrar atención médica totalmente gratuita con la condición de extranjero?

La respuesta a esta pregunta es ambigua, no hay una postura unánime por parte de las naciones que rodean a la Argentina.

El sistema de salud pública que tiene la Argentina es una gema en el mundo; encontrar otro país del globo en el que se repitan las mismas características de manera equitativa para cualquier persona en dicho territorio es buscar una aguja en un pajar.

En Sudamérica, solo dos países brindan un acceso gratuito e irrestricto a los servicios de salud, sin importar las nacionalidades y el tiempo de permanencia en cada lugar. Brasil y Paraguay son las únicas naciones que pueden jactarse de esa característica, ya que tienen sistemas muy similares al argentino.
El resto de los países que rodean a la Argentina tienen sistemas diferentes entre sí y, por supuesto, distintos al propio.

En Uruguay el sistema de salud no contempla como opción la atención gratuita a quienes no sean residentes, pero no los deja a la deriva, sino que hay que pagar un arancel. Sin embargo, para los residentes tampoco es abierta, ya que es necesario contar con un documento llamado carnet de salud pública para recibir la atención necesaria.

Si se mira un mapa de Sudamérica, al otro costado de Argentina, ¿qué país está? Chile, exacto. Así como está del lado opuesto de Uruguay, también tiene un sistema completamente distinto respecto de la atención sanitaria. Oficialmente, existe un tratado conocido como “Convenio de cooperación en materia de salud Argentina – Chile”, que tiene como principal objetivo garantizar el acceso a la medicina en casos de urgencias. De acuerdo al texto oficial, no debería existir la exigencia de un pago a cambio, tanto previo como posterior. Es importante considerar que el convenio define como emergencia "toda condición de salud o cuadro clínico que implique riesgo vital y/o secuela funcional grave para una persona de no mediar atención médica inmediata e impostergable".

En la ruta hacia el norte de la región otro de los países que se encuentran es Perú. Allí, la medicina es completamente diferente a todos los casos mencionados hasta ahora. Para los residentes tiene un costo, y muy alto, y para los extranjeros, es aún más cara. Allí, los ciudadanos deben tramitar el Seguro Integral de Salud (SIS) o la afiliación en el Seguro Social de Salud (ESSalud) . De lo contrario, en caso de un problema de salud, la atención viene acompañada de una factura muy abultada, ya sea en un establecimiento privado como en los centros públicos de la red de hospitales.

Ecuador, podría decirse, es una oveja negra entre los países con los que comparte frontera. El sistema de salud ha tenido un incremento cualitativo importante en los últimos años, como consecuencia de la adquisición de nueva tecnología para los establecimientos hospitalarios y de la inversión en la infraestructura de los mismos. Allí, todos los extranjeros tienen derecho a recibir atención médica, aunque hay diferentes escenarios. En primer lugar, lo más importante: ante una emergencia el sistema ecuatoriano de salud pública atiende a los pacientes sin costo alguno, ni anterior ni posterior. En segundo lugar, existe un Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), que brinda una cobertura médica completa por un pago mensual como suscripción voluntaria. El objetivo de la institución es ofrecer a sus afiliados, profesionales y servicios para garantizar una atención y proporcionar una atención óptima. El gobierno ecuatoriano establece que todo extranjero que se encuentre trabajando en su país debe estar inscripto en el IESS por la empresa empleadora, mientras que aquellos que trabajan de manera independiente pueden inscribirse de manera online.

Colombia, por su lado, tiene un sistema similar al peruano. Los ciudadanos colombianos, para poder acceder a todas las prestaciones sanitarias, deben estar afiliados al Sistema general de seguridad social en salud (SGSS). En caso de ser extranjero y tener un accidente o algún tipo de urgencia, los establecimientos de salud están obligados a brindar la atención necesaria. Pero no es gratis; después de su recuperación el paciente debe abonar los servicios prestados por la institución.

En el otro extremo se encuentra Estados Unidos, tanto en términos geográficos como del sistema de salud. En el país norteamericano todos los ciudadanos deben acceder a un servicio de seguro médico. El sistema es público, sí, pero no es gratuito ni de acceso público, por lo que hay muchas personas que se encuentran completamente fuera de la atención sanitaria porque no cuentan con la cobertura necesaria.

Para los extranjeros el sistema funciona de la misma manera: sin seguro, no hay atención o, en todo caso, hay atención a costos altísimos. Es por eso que se recomienda contratar siempre un seguro de viaje, que suele ser suficiente para los servicios que las emergencias regulares suelen requerir. No obstante, es importante tener en cuenta que cualquier enfermedad o patología que requiera un largo tratamiento acabará por costar mucho dinero, algo que no siempre alcanza a cubrirse con el seguro contratado.

Ante todos los escenarios planteados, es necesario considerar la existencia de servicios de asistencia al viajero o seguros de viaje. Se trata de empresas que brindan, a cambio de un costo que ronda los 100 dólares, un servicio de asistencia por el tiempo que la persona vaya a estar fuera de su país. Es válido para la mayoría de los países e incluye un costo máximo de atención, que será suficiente o insuficiente de acuerdo a los costos de atención del país elegido y a las lesiones o enfermedad que la persona padezca.

Hay tarjetas de crédito que tienen incluido el servicio de asistencia al viajero, aunque suelen ser las de categorías más altas, como platinum o black. Para quienes tengan tarjetas de estas características, antes de contratar el servicio por su cuenta conviene preguntar, ya que quizá logren evitar el pago de algo que ya tienen incluído.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas