Más artículos

Ley de identidad de género: los 9 puntos clave, ¿de qué se trata y cómo se aplica?

Ley de identidad de género: los 9 puntos clave, ¿de qué se trata y cómo se aplica?
Sancionada en el año 2012, la norma establece los derechos de quienes tienen una identidad de género diferente a la de su nacimiento
14.04.2019 12.30hs Health & Tech

La ley de identidad de género fue una de las que generó más controversia en la sociedad argentina, tanto antes como después de su sanción. Promulgada en 2012 y vigente desde entonces, la norma identificada bajo el n° 26.743 establece desde su primer artículo qué implica el derecho a la identidad de género.

Así, señala que toda persona tiene derecho al reconocimiento de su identidad de género, al libre desarrollo de la misma y, por último, a ser tratada de acuerdo con su identidad. Además, indica que toda persona debe ser identificada de esa manera en los instrumentos que acreditan su identidad respecto de el/los nombre/s de pila, imagen y sexo con los que allí es registrada.

Identidad de género, ¿qué es exactamente?
Según el artículo 2 de la norma, "se entiende por identidad de género a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo". Si bien no todos los casos son iguales, "esto puede involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea libremente escogido"

Es importante destacar que "toda persona podrá solicitar la rectificación registral del sexo, y el cambio de nombre de pila e imagen, cuando no coincidan con su identidad de género autopercibida".

¿Cuáles son los requisitos para acceder a solicitar la rectificación de todos los datos mencionados?

Según la ley nacional, toda persona que solicite la rectificación registral del sexo, el cambio de nombre de pila e imagen, debe cumplir una serie de requisitos para poder obtenerlo.
En primer lugar, acreditar la edad mínima de dieciocho años de edad, aunque el artículo n° 5 de la norma hace una excepción para menores de edad.

Por otro lado, la persona debe presentar ante el Registro Nacional de las Personas o sus oficinas seccionales correspondientes, una solicitud manifestando encontrarse amparada
por la presente ley. A través de ese documento debe pedir la rectificación registral de la partida de nacimiento y el nuevo documento nacional de identidad correspondiente, que de todos modos conservará su número original.

Por último, será necesario expresar el nuevo nombre de pila elegido con el que solicita inscribirse.

En este sentido, la ley especifica que en ningún caso será requisito acreditar intervención quirúrgica por reasignación genital total o parcial, ni acreditar terapias hormonales u otro tratamiento psicológico o médico.

Menores de edad
Respecto de los menores de edad, la ley hace una excepción a su propia regla. Quienes quieran solicitar este trámite y aún no hayan cumplido los 18 años deben hacerlo a través de sus representantes legales y con expresa conformidad del menor. Aquí se deberán tener en cuenta "los principios de capacidad progresiva e interés superior del niño/a de acuerdo con lo estipulado en la Convención sobre los Derechos del Niño y en la Ley 26.061 de protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes". Además, hay otro aspecto importante: la persona menor de edad deberá contar con la asistencia del abogado del niño prevista en el artículo 27 de la Ley 26.061.

¿Qué pasa ante la negativa de los representantes legales?
La ley prevé que cuando por cualquier causa se niegue o sea imposible obtener el consentimiento de alguno de los representantes legales del menor de edad, se podrá recurrir a la vía sumarísima para que la justicia resuelva. Siempre deberán tenerse en consideración los los principios establecidos por la Convención sobre los Derechos del Niño y la ley de protección integral del niño.

Cómo es el trámite
El trámite en sí mismo está descrito en el sexto artículo de la norma. Cumplidos los requisitos establecidos, el oficial público procederá, sin necesidad de ningún trámite judicial o administrativo, a notificar de oficio la rectificación de sexo y cambio de nombre de pila al Registro Civil de la jurisdicción donde fue asentada el acta de nacimiento. De esta forma, será posible proceder a emitir una nueva partida de nacimiento, con los cambios pertinentes y, en consecuencia, expedir un nuevo documento nacional de identidad que refleje la rectificación registral del sexo y el nuevo nombre de pila. La modificación de identidad, una vez realizada, sólo podrá ser nuevamente modificada con autorización judicial.
Es necesario tener en cuenta que "todos los trámites para la rectificación registral previstos en la ley son gratuitos, personales y no será necesaria la intermediación de ningún gestor o abogado".

Confidencialidad
Se trata de uno de los aspectos más importantes que la norma establece. Por eso, sólo tendrán acceso al acta de nacimiento original quienes cuenten con autorización del/la titular de la misma o con orden judicial por escrito y fundada.

El Registro Nacional de las Personas, por su parte, tiene la obligación de informar el cambio de documento nacional de identidad al Registro Nacional de Reincidencia, a la Secretaría del Registro Electoral correspondiente para la corrección del padrón electoral y a los organismos que reglamentariamente se determine.

Libre desarrollo personal
Otro de los artículos importantes habla acerca del derecho al libre desarrollo personal. Así, establece que todas las personas mayores de dieciocho años de edad podrán acceder a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, a su identidad de género autopercibida. Para hacerlo, no es necesario obtener ningún tipo de autorización judicial o administrativa.

En ambos tipos de tratamiento se requerirá, únicamente, el consentimiento informado de la persona. En el caso de los menores de edad regirán los principios y requisitos establecidos anteriormente para la obtención del consentimiento informado. Sin embargo, es importante considerar que para obtener autorización de intervención quirúrgica total o parcial se deberá contar, además, con la conformidad de la autoridad judicial competente de cada jurisdicción. Será esta autoridad quien deberá expedirse en un plazo no mayor de sesenta (60) días contados a partir de realizado el pedido en cuestión.

La identidad de género en la salud pública
Un dato clave: todas las personas que integran el sistema público de salud, ya sean estatales, privados o del subsistema de obras sociales, deberán garantizar en forma permanente los derechos que esta ley reconoce.

Además, todas las prestaciones de salud contempladas quedan incluidas en el Plan Médico Obligatorio, o el que lo reemplace, conforme lo reglamente la autoridad de aplicación.

Trato digno
Es un elemento fundamental para comprender y aplicar esta ley de manera adecuada. Deberá respetarse la identidad de género adoptada por las personas, en especial por niñas, niños y adolescentes, que utilicen un nombre de pila distinto al consignado en su documento nacional de identidad.

En aquellas circunstancias en que la persona deba ser nombrada en público deberá utilizarse únicamente el nombre de pila de elección que respete la identidad de género adoptada.

Por último, todas las normas, reglamentaciones o procedimientos deberán respetar el derecho humano a la identidad de género de las personas. De esta manera, ninguna norma, reglamentación o procedimiento podrá limitar, restringir, excluir o suprimir el ejercicio de este derecho.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas