Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Cómo llegar a un diagnóstico certero de autismo: estas son las 10 pruebas principales

Cómo llegar a un diagnóstico certero de autismo: estas son las 10 pruebas principales
Para diagnosticar esta patología, que tiene varios subtipos, los especialistas han desarrollado una serie de tests
06.09.2019 16.02hs Health & Tech

El autismo es quizá uno de los trastornos del desarrollo infantil que se mencionan con más frecuencia. Dado que no siempre se llega a diagnosticar de manera adecuada, puede generar un elevado nivel de sufrimiento al niño que lo padece, al no sentirse comprendido, y a su entorno cercano al temer no poder acercarse a su pequeño.

El autismo -ahora conocido como trastorno del espectro autista- se puede definir como un tipo de alteración del neurodesarrollo caracterizado por la presencia de problemas y severas dificultades en el lenguaje, la socialización y el comportamiento. Este trastorno por lo general puede detectarse antes de los tres años de edad, ya que aparece en etapas muy tempranas de la vida.

Por todos los trastornos que produce, es importante considerar que tener autismo supone una serie de dificultades que el niño -y su familia- tendrá que afrontar a lo largo de toda su vida y deben tratarse incrementar la calidad de vida del paciente.

Para poder llegar a esta esa instancia hay que pasar por todo el proceso de diagnóstico, que no siempre es sencillo. Para eso, hay una serie de pruebas destinadas a aplicarse en niños para llegar a una detección adecuada y certera de esta patología -que resulta clave para comenzar el tratamiento-.

Es así que se han elaborado numerosas pruebas a lo largo de los años, con el fin de poder detectar la presencia de un trastorno del espectro autista y los aspectos que en cada caso aparecen alterados. Antes de hablar de cualquier tipo de test es necesario aclarar que, tanto en este como en otros trastornos, los resultados de un test no son determinantes ni condición suficiente para el diagnóstico, por lo que también se debe valorar otros aspectos.

Escala de Observación para el Diagnóstico del Autismo (ADOS)

Se trata de una de las pruebas de referencia y más conocidas en el diagnóstico del autismo; es una escala elaborada con el propósito de evaluar las capacidades comunicativas, de interacción social y el juego y uso de materiales y que ofrece puntos de corte.

Consta de cuatro módulos de los cuales solo se aplica el que resulta adecuado al sujeto en cuestión por rango de edad y nivel comunicativo.

Cabe mencionar que es necesario que el paciente tenga una edad mental mínima de dos años de edad para que se someta a esta prueba.

Entrevista para el Diagnóstico del Autismo (ADI)

El ADI y su revisión (ADI-R) son entrevistas clínicas pensadas para realizar una evaluación exhaustiva respecto a un posible caso de autismo. Tiene alrededor de 93 preguntas, que se focalizan en explorar el lenguaje, interacción social recíproca y conductas/intereses restringidos. Además, hace hincapié en analizar las conductas típicas del sujeto con autismo, que raramente aparecen en personas sin esta afectación. La puntuación puede codificarse y posteriormente se interpreta con algoritmos.

Sistema de Evaluación de la Conducta Adaptativa (ABAS)

Es una prueba que evalúa la conducta adaptativa desde el nacimiento hasta los 89 años; evalúa las áreas de comunicación, utilización de recursos comunitarios, habilidades académicas funcionales, vida en el hogar, vida en la escuela, salud y seguridad, ocio, autocuidado, autodirección, social, motora y empleo.

Por su parte, la segunda versión (ABAS-II) incluye además los índices globales conceptual, social y práctico. Si bien no es únicamente para diagnosticar autismo, permite evaluar las principales áreas afectadas por este trastorno. Son los padres, profesores o allegados quienes generalmente dan respuesta y completan el test, aunque el propio pacienta también puede hacerlo.

Cociente de Espectro Autista (AQ)

Se trata de un cuestionario de Baron-Cohen de 50 preguntas que está pensado para que responda el propio individuo, y que se basa en evaluar el grado de acuerdo con cada una de las diferentes preguntas. Es necesario mencionar que hay diversas versiones específicas para diferentes perfiles, como el Cociente de Espectro Autista para Niños (AQC), Cociente de Espectro Autista para Adolescentes (AQA) y Cociente de Espectro Autista Abreviado (AQS).

Cuestionario de Comunicación Social (SCQ)

Este cuestionario es de rápida aplicación y debe ser respondido por las personas que cuidan del paciente -padres, tutores, maestros-; consta de un total de 40 ítems entre los que se evalúan problemas de interacción, problemas de comunicación y conductas restringidas y estereotipadas. Tiene una forma A que evalúa toda la vida del sujeto y una forma B para valorar la situación de los últimos tres meses.

Cuestionario de Cribaje para el Espectro Autista (ASSQ)

A diferencia de las pruebas mencionadas anteriormente, este cuestionario tiene un límite de edad: está pensado para niños de entre siete y dieciséis años de edad; consta de un total de 27 preguntas a responder con Si/No/Algo/A veces.

Cabe tener en cuenta que se trata de un test que tiende a centrarse en el trastorno conocido como Asperger -que ahora forma parte del trastorno del espectro autista-. Los destinatarios son padres y docentes y permite identificar diferentes rasgos predominantes en menores con problemas de interacción social y comportamiento.

Cuestionario de Autismo en la Infancia Modificado (M-CHAT)

Al igual que el anterior, está diseñado para que lo respondan los padres del paciente. Si este falla en más de tres ítems deberá realizarse una exploración más detallada para valorar la presencia de TEA. Pensado para evaluar a menores de alrededor de dos años de edad, en base a preguntas a responder con Sí o No.

Inventario de Espectro Autista (IDEA)

El propósito de esta prueba es evaluar una docena de características propias de personas con autismo y otros trastornos del neurodesarrollo. Más que en la detección, se centra en la evaluación de la gravedad del estado del paciente; permite identificar la gravedad de los rasgos autistas, así como generar pautas de tratamiento y probar los cambios que dichos tratamientos generan.

Asimismo, en función de la puntuación que obtenga la persona puede ser clasificada en cuatro tipos diferentes de autismo. En este caso, debe ser completado por el profesional en base a las informaciones provenientes de la observación y entrevista al entorno.

Cuestionario del Bebé y Niño Pequeño (CSBS DP)

Se trata de una escala que valora la presencia de diferentes predictores del lenguaje y la comunicación social. Está pensado para pasarlo entre los seis meses y los dos años, por lo que obviamente debe ser cumplimentado por un padre, cuidador o persona en contacto frecuente con el menor.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Health & Tech en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Health & Tech
Te puede interesar