Por qué no deberías envolver las sobras de comida en papel aluminio, según expertos

Por qué no deberías envolver las sobras de comida en papel aluminio, según expertos
El papel aluminio suele estar presente en las alacenas porque se piensa como un elemento básico, pero no siempre se usa de la manera correcta
Por iProfesional
01.09.2021 19.24hs Health & Tech

El papel de aluminio es uno de esos productos que se suelen considerar como básicos en cocina. Normalmente se utiliza para cubrir la comida que se guarda: el sandwich después del colegio, la cena que se enfría a la espera de alguien que se ha retrasado o, incluso, para dejar guardar las sobras en la heladera. 

La facilidad con la que el papel se adapta a la forma del contenido, su resistencia y la capacidad de absorber el calor de la comida hacen pensar que esa es su misión, pero es posible que muchas personas lo estén haciendo mal. 

La revista estadounidense Reader’s Digest publicó un artículo en el que alerta del peligro de envolver sobras de comida en este icónico embalaje. El medio explica que el papel de aluminio fue creado para cocinar comida en el horno y, posteriormente, comenzó a utilizarse para guardar sobras.

Según explican, este uso indebido puede ser el caldo de cultivo de ciertos microorganismos que, posteriormente, provoquen algún trastorno en quien los consume. El problema no tiene que ver con el papel en sí, es decir, el aluminio no genera estas pequeñas formas de vida que pueden poner en riesgo la salud, sino que esas bacterias se encuentran en la comida.

El verdadero objetivo del papel aluminio es
El adecuado uso del papel aluminio es para cocinar, no para envolver comida

A pesar de que con la cocción se elimina una gran cantidad de gérmenes patógenos, algunos grupos de bacterias pueden colonizarla si se encuentran al aire y a cierta temperatura. Es el caso del estafilococo y del Bacillus cereus, que producen ciertas toxinas que la cocción es incapaz de destruir.

De hecho, el departamento de Salud del estado de Washington, en Estados Unidos, advierte del peligro de dejar una comida caliente al aire en una habitación por más de dos horas, ya que en ese período la población de bacterias crece rápidamente. 

La clave para guardar las sobras adecuadamente: el hermetismo

El principal elemento a tener en cuenta es que el papel de aluminio no aísla completamente a la comida de la atmósfera que la rodea, por lo que el riesgo de contaminación es similar a cuando está desprotegida. El aire dentro de la comida es la razón por la cual las bacterias se multiplican y expanden toxinas peligrosas para nuestra salud.

Es por eso que resulta especialmente importante encontrar los envases perfectos para conservar las sobras del almuerzo o de la cena. La dietista de la Clínica Cleveland, Lindsay Malone, explica a Business Insider que lo ideal es que los contenedores no sean demasiado profundos y tengan un sistema de cierre hermético.

Estos envases ayudan a que el enfriamiento de la comida se produzca con una mayor rapidez y evitan que las bacterias colonicen la comida. La experta explica que, además, las personas deberían introducir las sobras en la heladera antes de ese período de dos horas en el que el crecimiento de las bacterias se vuelve peligroso.

Los alimentos deben conservarse en un recipiente hermético
Los alimentos deben conservarse en un recipiente hermético para evitar la contaminación

La comida que haya pasado más de dos horas a la intemperie debe tirarse para evitar infecciones por intoxicación. Puntualmente es necesario poner especial atención a los lácteos y a las carnes porque son alimentos propensos a contaminarse antes y con mayor rapidez.

Esto significa que la mejor manera de conservar las sobras es hacerlo en recipientes herméticos, cuyo tamaño se adecúe mejor con la cantidad de comida que se conservará en el interior. La comida debe guardarse en la heladera antes de dos horas; no es peligroso hacerlo mientras todavía está caliente, pero la nevera consumirá más energía para lograr enfriarla.

Además, el film transparente es un material que aísla de manera más eficaz la comida, pero tiene un fuerte impacto con el medio ambiente porque se tira luego de cada uso. 

En conclusión, la recomendación de los expertos es utilizar el papel aluminio para cocinar, que es el objetivo de su creación, y los recipientes herméticos para guardar las sobras de las comidas. 

Temas relacionados