La hidratación es clave: ¿qué funciones cumple el agua en el cuerpo?

Sabemos que hidratarse es importante, pero el agua hace mucho más que solo mantener el cuerpo hidratado y evitar que la persona sienta sed
Por Martina Stutz Dohmen
16/01/2023 - 16,02hs
La hidratación es clave: ¿qué funciones cumple el agua en el cuerpo?

El cuerpo humano está formado por un 60% de agua: está presente en el interior de las células, en el espacio entre las células, en la sangre y en otros líquidos del cuerpo como la saliva, el sudor o las lágrimas.

¿Qué funciones cumple el agua en nuestro organismo?

El líquido desempeña unas funciones principales que aseguran el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo:

  • Transporta y distribuye los nutrientes esenciales para las células como los minerales, las vitaminas o la glucosa
  • Elimina las toxinas que producen los órganos
  • Regula la temperatura corporal
  • Colabora en el proceso digestivo
  • Actúa también como lubricante de las articulaciones

El agua es tan importante para el cuerpo que una persona a una temperatura normal y con una vida relativamente sedentaria puede aguantar solo entre 3 y 5 días sin beber. Por el contrario, el organismo de esa misma persona podría aguantar hasta un mes sin ingerir alimentos.

¿Cómo pierde agua el cuerpo?

El cuerpo humano pierde agua de manera constante; cuando la persona respira, suda, orina, evacúa, en todo momento. A través de estas acciones, el cuerpo pierde una media de entre 2 y 2, 5 litros diarios de agua. Es importante tener en cuenta, que no se pierde únicamente agua, sino que también libera sodio, potasio, calcio, flúor y otros electrolitos.

El cuerpo puede compensar la pérdida cotidiana de líquidos mediante el traslado del agua interna de nuestras células a nuestra sangre. Sin embargo, si no reponemos el agua que perdemos a lo largo del día podemos sufrir deshidratación.

Tomar agua es clave para que todo el organismo funcione adecuadamente
Tomar agua es clave para que todo el organismo funcione adecuadamente

De hecho, la deshidratación leve es bastante común ya que está provocada por una muy baja ingesta de líquidos. En caso de padecer alguna enfermedad gastrointestinal que provoque diarreas y vómitos, de tener fiebre o de sufrir alguna quemadura, la deshidratación se agrava.

Ahora bien, ¿qué es la deshidratación?

La deshidratación se produce cuando el balance hídrico es negativo, es decir, que el cuerpo pierde más agua de la que ingiere. Dicho esto, cabe mencionar que existen 3 tipos diferentes de deshidratación:

  • Deshidratación Isotónica: se produce cuando perdemos aproximadamente la misma cantidad de agua que de electrolitos.
  • Deshidratación Hipertónica: se produce cuando la cantidad de agua que perdemos es mayor a la de electrolitos
  • Deshidratación Hipotónica: tiene lugar cuando nuestro organismo pierde más electrolitos que agua.

Cuando comienza la deshidratación, aparece la sed, que es el primer síntoma de que el cuerpo se está deshidratando. Es por eso que la recomendación de los especialistas siempre es tomar agua con frecuencia y no esperar a tener sed.

¿Qué consecuencias tiene la deshidratación en el organismo?

Cuando la persona está deshidratada, el nivel de agua que contiene la sangre disminuye, lo que dificulta su circulación. Como consecuencia, los órganos y músculos reciben un nivel menor de los nutrientes y del oxígeno que necesitan para funcionar correctamente.

De este modo, cuánta más agua pierda el organismo, más graves serán las consecuencias para la salud:

La sed es el primer síntoma de deshidratación
La sed es el primer síntoma de deshidratación
  • Una deshidratación leve provocará sed, dolores de cabeza, debilidad, mareos, fatiga y también puede producir somnolencia.
  • Si la deshidratación que padece es moderada, la persona sentirá la boca seca, el pulso aumentará, la piel tendrá poca elasticidad, sentirá una sensación de pesadez y habrá poco o ningún volumen de orina.
  • En caso de deshidratación grave es necesario concurrir a un centro sanitario ya que estaremos ante una emergencia médica que podría ser letal: se caracteriza por una sensación extrema de sed, una frecuencia respiratoria acelerada, una falta de volumen de orina, piel fría y húmeda, espasmos musculares, vómitos, alteración del estado mental.

¿Cuánto líquido tomar para mantener el cuerpo hidratado?

Dado que no todas las personas responden de la misma manera y sus cuerpos son distintos, es difícil determinar la cantidad exacta de agua que debe ingerir para estar hidratado. Sin embargo, existen valores de referencia establecidos por la European Food Safety Authority (EFSA):

  • Los niños tienen riesgo de sufrir deshidratación por varios motivos. Deben beber a poquitos, pero durante todo el día les ayudará a mantenerse bien hidratados y evitar problemas.
  • Los ancianos y las personas mayores también tienen riesgos de sufrir una deshidratación moderada o prolongada, dado que no son conscientes muchas veces de lo importante que es refrescarse y beber líquidos. Igual que sucede con los niños, se aconseja un consumo de poca cantidad pero durante prácticamente todo el día.
  • Una mujer u hombre adultos de entre 20 y 70 años deben consumir por lo general 2 litros y 2,5 litros de agua respectivamente. Si realizan ejercicio o deporte, deberán ingerir la cantidad proporcional a la pérdida de agua que dicha actividad conlleve. Si se corre o pasea, lo ideal es ingerir un par de vasos de agua (0,5 litros) media hora antes de empezar con la actividad.

Temas relacionados