Aprobaron la primera vacuna contra el virus que causa la bronquiolitis: cuáles son los síntomas de esta enfermedad

El VRS es un virus muy extendido y muy contagioso, conocido sobre todo por causar bronquiolitis en niños pequeños durante el invierno
08/05/2023 - 15:56hs
Aprobaron la primera vacuna contra el virus que causa la bronquiolitis: cuáles son los síntomas de esta enfermedad

Estados Unidos aprobó la primera vacuna contra el virus respiratorio sincitial (VRS), que causa la bronquiolitis, para adultos de 60 años o más.

Esta autorización de la vacuna Arexvy, del gigante farmacéutico británico GSK, "es un importante logro en términos de salud pública en la prevención de una enfermedad que puede ser mortal", afirmó en un comunicado Peter Marks, responsable de la FDA, la agencia estadounidense reguladora de los medicamentos.

La autorización de la FDA se basa en un ensayo clínico con aproximadamente 25.000 participantes, de los cuales la mitad recibió la vacuna y la otra mitad un placebo.

Se encontró que la vacuna tiene una efectividad del 83% en la prevención de infecciones del tracto respiratorio inferior.

Una semana antes, esta misma vacuna recibió la opinión favorable de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Los laboratorios Pfizer y Moderna también están desarrollando sendas vacunas contra el VRS para los ancianos.

Según las autoridades sanitarias estadounidenses, este virus provoca la muerte de entre 6.000 y 10.000 personas mayores de 65 años en Estados Unidos.

El virus también afecta a los adultos y puede ser peligroso para los ancianos cuando degenera en una infección respiratoria

Qué es la bronquiolitis y cuáles son sus síntomas

El VRS es un virus muy extendido y muy contagioso, conocido sobre todo por causar bronquiolitis (infección de los bronquios pequeños) en niños pequeños durante el invierno.

El Ministerio de Salud argentino explica que la bronquiolitis "afecta las vías aéreas pequeñas (inflamación de los bronquiolos), provoca distintos grados de dificultad para respirar y se manifiesta con agitación, tos, decaimiento, dificultad para alimentarse o dormir".

Y añade que "al no existir tratamientos para el virus (no hay jarabes ni antibióticos), es fundamental controlar que el compromiso respiratorio no afecte la oxigenación normal y asegurarse de que el bebé pueda alimentarse e hidratarse lo suficientemente bien, pese a la dificultad respiratoria".

Sin embargo, el virus también afecta a los adultos y puede ser peligroso para los ancianos cuando degenera en una infección respiratoria (bronquiolitis o neumonía).

Temas relacionados