Más artículos

Impuestos superpuestos: cómo la presión tributaria afecta a la actividad económica

Impuestos superpuestos: cómo la presión tributaria afecta a la actividad económica
Todo paga. En el país, hay activos sobre los que se pagan varios impuestos al mismo tiempo. Esto incluye a tributos que afectan a todos los rubros
16.02.2020 09.07hs Impuestos

La elevada presión tributaria en la Argentina afecta a todos los sectores de la economía y llega al punto de requerirse el pago de distintos impuestos que se superponen para la misma materia imponible.

Así, se entrecruzan los impuestos nacionales, los provinciales y los municipales. Este entramado se sostiene sobre la menguante capacidad contributiva de las personas y empresas contribuyentes. Además, se crean adelantos representados por anticipos, retenciones, percepciones, descuentos sobre los movimientos bancarios y presunciones de "riesgo fiscal" por las que se incrementan las alícuotas que se aplican por los adelantos. De esta manera se generan importantes saldos a favor del contribuyente que, en muchos casos, son difíciles de poder recuperar, señala Clarín.

Y como el Estado no puede esperar las liquidaciones definitivas de los impuestos, por eso pide los adelantos, que se transforman en otros tributos que no están legislados.

Por caso, en Argentina los inmuebles pueden estar alcanzados hasta por cuatro impuestos diferentes. Por ejemplo en la Provincia de Buenos Aires, las propiedades están alcanzadas por el impuesto local (municipal), por el inmobiliario, por el impuesto a la herencia y también se encuentran incluidos dentro de Bienes Personales.

Los automóviles tienen que pagar la patente y además integran la base imponible de Bienes Personales, incluso en este último caso a pesar de que exista una prenda sobre ellos que no puede ser descontada en la liquidación. Este tributo patrimonial sólo considera a los activos, cuando también debería permitir descontar los pasivos. El patrimonio de una persona está conformado por activos y por pasivos.

Dentro de los impuestos al consumo, el IVA alcanza a gravar las operaciones que se realizan, tanto por la venta de bienes como en las prestaciones de servicio y locaciones de obra. Mientras que a nivel provincial, el impuesto sobre los Ingresos Brutos grava las mismas operaciones, con el agregado de actuar con efecto "cascada", en la que cada etapa de la cadena va incorporando el impuesto pagado en la anterior.

Pero adicionalmente, en cada localidad existe la tasa de seguridad e higiene, que se calcula sobre los mismos ingresos brutos obtenidos.

Los impuestos internos, también se calculan sobre el consumo de determinados bienes, aplicándose en una única etapa, con la salvedad de lo que sucede en las importaciones por las que se paga al importar y luego en la primera venta efectuada dentro del mercado interno.

Los productos definidos por la ley como suntuarios, están gravados en todas las etapas de comercialización. Por todo esto se encarece el precio que tiene que pagar el consumidor final, que es el último eslabón que interviene en la cadena y no puede trasladarlo. Dentro de los impuestos que gravan la renta, de las personas humanas y de las empresas, también se dan casos de - por lo menos- doble imposición, indica Clarín.

Los contribuyentes autónomos y las empresas, además del Impuesto a las Ganancias, tienen que liquidar Ingresos Brutos y otros impuestos municipales considerando de base imponible a las ventas y los honorarios brutos, sin poder deducir los gastos. Las exportaciones de bienes y de servicios están afectadas por retenciones sobre los montos brutos, que compiten con el Impuesto a las Ganancias que también las grava.

Reformas

La ley de Consenso Fiscal, recientemente aprobada por el Congreso, suspendió hasta el 31 de diciembre de 2020, las limitaciones que tenían las provincias en aumentar Ingresos Brutos y Sellos, compromiso que habían asumido la mayoría de las provincias dos años atrás.

También quedó suspendida la decisión que tendría el Poder Ejecutivo de permitir compensar el Impuesto sobre los débitos y créditos bancarios, íntegramente para el 2022, contra Ganancias. Actualmente, este último beneficio lo tienen las empresas que califican como Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (tramo I) manufactureras. Ese Consenso original se había propuesto eliminar las aduanas internas y reducir en cinco años Ingresos Brutos y Sellos.

Otro ejemplo lo da la ley de la economía del Conocimiento, que era la única esperanza que había para este año. Esta ley da, a partir del 1 de enero de 2020, beneficios fiscales para una amplia gama de actividades (hasta el 31 de diciembre del 2019 los beneficios eran sólo para la actividad del software). También "aseguraba" la estabilidad fiscal, pero arrancó mal, porque desde el primer minuto del año no la pudo garantizar ya que se cambió la autoridad de aplicación y entró en el freezer con estudio para su aplicación definitiva.

La ley 27.541 (última reforma tributaria) duplicó las alícuotas del Impuesto sobre los Bienes Personales y aumentó las tasas para los bienes que se encuentran ubicados en el exterior. Se creó el impuesto "PAIS", gravando la compra de divisas para ahorrar y las compras de bienes y servicios del exterior, por las que haya que adquirir divisas. Muchos de los nuevos beneficios quedaron limitados a favor de las Pymes.

Los retiros en efectivo que realicen las empresas que no sean ni Micro y Pequeñas, tendrán una tasa duplicada del Impuesto al Cheque. Subió la tasa de Estadística que se paga por las importaciones, del 2,5 al 3%. La contribuciones patronales también tuvieron cambios; algunos son positivos y otros negativos para los bolsillos de las empresas, favoreciéndose más a las que son Pymes.

El Ajuste por inflación sigue sin reconocerse en los impuestos. Por un lado el gobierno anterior, unos minutos antes de irse envió al Congreso el proyecto de ley de la creación de la Unidad de Valor Tributaria (UVT), que permitiría actualizar algunas deducciones impositivas que continúan expresadas en valores históricos.

El ajuste por inflación impositivo, para las empresas saneadas financieramente, quedó casi suspendido ya que sólo se podrá computar 1/6 del resultado negativo en este año y el resto en los ejercicios siguientes. Esto les influye a todas las empresas que cerraron su ejercicio comercial el pasado 31 de diciembre, detalla Clarín.

El precio de los autos de gama media aumentó a partir de enero por cambios en Impuestos Internos que los gravan. Hubo un enroque en el beneficio del IVA en la canasta básica, en donde no se postergó la eliminación del impuesto en los 13 productos que integran la canasta básica, se lo reemplazo por una devolución del impuesto para sectores de bajos recursos, que todavía se encuentra en implementación.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar