"Madoff argentino": quién es Enrique Blaksley, el empresario acusado de estafar a 300 personas

"Madoff argentino": quién es Enrique Blaksley, el empresario acusado de estafar a 300 personas
A través de la empresa Hope Funds SA, se apoderó de unos 184 millones de pesos. Entre los damnificados hay empresarios, deportistas y otros famosos
Por iProfesional
18.02.2021 13.28hs Legales

Hoy comenzó el juicio contra el empresario Enrique Blaksley Señorans, conocido como el "Madoff argentino", y otras 16 personas, entre ellas algunos familiares suyos, acusados de haber cometido la mayor estafa de la historia del país a través de la empresa Hope Funds SA, que tiene a más de 300 ahorristas damnificados, de quienes se apoderaron de unos 184 millones de pesos.

En la mañana del sábado 26 de noviembre de 2016, Enrique Blaksley, de 55 años, el hijo mayor de una familia de 14 hermanos criados a metros de la Catedral de San Isidro y fundador de Hope Funds, recibió su segunda amenaza pública en siete días: un aviso fúnebre del diario Clarín lo daba por muerto y saludaba a su familia y a sus socios "en este difícil momento".

Ex tres cuartos del Club Universitario de Buenos Aires (CUBA) y sin otra formación académica que el paso por el bachillerato del colegio El Salvador, Blaksley se embarcó en este negocio en 1989, cuando advirtió que los numerosos ejecutivos de cuentas que le reportaban en la compañía aseguradora donde trabajaba podían también vender otro tipo de productos financieros.

eafw
Blacksley trajo al país a diversos deportistas, entre ellos, Roger Federer

La operatoria

Hope Funds es lo que el mercado financiero conoce como private equity funds, emprendimientos que, por fuera de la regulación estatal pero sin cruzar la frontera de la ley, ofrecen a los ahorristas tasas imposibles de alcanzar en el circuito formal.

El de Blaksley, por ejemplo, llegó a retribuir entre 7 y 12% anual en dólares, dos puntos por encima de lo que retribuía el mercado informal de las cuevas. La medida que seguramente contribuyó para que muchos de los creyentes de Hope Funds hayan decidido finalmente retirar sus apuestas fue el blanqueo que impulsa el Gobierno. Se sabe desde el crack del '29: nadie resiste una corrida.

El caso es resonante porque involucra a artistas, gente del mundo del polo y del espectáculo, parientes del propio dueño del grupo y ejecutivos de empresas de primera línea

Apenas el caso se conoció en la opinión pública, quienes conocen de finanzas decían que lo más probable era que se tratara de un caso dominado por decisiones tomadas con alto grado de irresponsabilidad, ambición infinita y escasa experiencia en banca privada.

Blaksley no supo, no pudo o no quiso calibrar los riesgos de un negocio que, aunque empezó bien, se le terminó yendo de las manos. Cuestiones típicas de lo que se conoce como "descalce": Hope Funds hacía inversiones a varios años con un fondeo de ahorros cuya mayor parte no excedía el año de plazo. Era lo que permitía esa tasa, fijada en dólares para los 12 meses en el 7% anual, rendimiento que crecía de manera paulatina hasta el 12% para los seis años, el plazo máximo.

 Una vez que explota, la burbuja financiera se lleva consigo toda la ficción que fue capaz de crear.

ad
Blaksley era un inversor de prestigio y muy requerido en el mundo del deporte

Con qué famosos se vinculó

Blaksley era un inversor de prestigio, con 25 años de trayectoria en el sector y uno de los empresarios más requeridos en el mundo del deporte. Trajo a Roger Federer a una exhibición con Juan Martín del Potro, a Usaín Bolt a correr contra el Metrobus, organizó la despedida de Ariel Ortega en River, encaró un proyecto inconcluso que pretendía abrir cafés con la marca Messi y ganó la Triple Corona como principal sponsor de La Dolfina. En 2013, ante las cámaras de TyC Sports, Adolfo Cambiaso (h), con quien hoy está peleado, lo elogiaba distinguiéndolo de los fríos patrocinantes comunes: "Cuando tenés una amistad todo se hace más llevadero: desde salir a comer, desde jugar al polo, desde compartir las mismas cosas. De repente podés tener gente que te sponsorea, pero vive en Rusia y la verdad es que no es la misma sensación".

El fracaso de su negocio tuvo motivos reales. El más relevante fue la investigación de Carlos Gonella, exjefe de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos, que determinó a mediados de 2014 que, de 521 inversores del grupo, sólo tres podían explicar el origen de los fondos.

Tres años antes, el 11 de febrero de 2011, con una gran fiesta en el Sheraton de Pilar, Hope Funds había inaugurado Verazul, su apuesta de negocios más importante, un barrio cerrado enclavado en Villa Rosa, a orillas del río Luján. Pero la iniciativa se frustró tiempo después con una denuncia de ambientalistas. Y ése fue el principio del fin: la presentación llevó al gobierno de Humberto Zuccaro, entonces intendente de Pilar, a retirarle a Hope Funds el permiso precario para construir, se paró la obra y, con ella, los pagos de cuotas de clientes que empezaron a inquietarse con las demoras.

La publicación de los primeros contratiempos en enero de 2015, justo el día del cumpleaños 50 de Blaksley es según Hope Funds la tercera razón de la debacle. Hasta entonces el grupo había seguido funcionando con una agresiva política para incorporar vendedores a su fuerza comercial, reforzada con comisiones en dólares que llegaban al 7%, viajes y premios para los más exitosos.

Hace algunos años, el grupo se abocó a constituir sociedades off shore por u$s10 millones en las Islas Vírgenes Británicas, armadas por el estudio Mossack Fonseca, algo que cerca del empresario ahora niegan.

"No es un mal tipo: dio la cara, sigue trabajando y siempre estuvo a disposición de la Justicia", agregaban en su entorno. "El Negro pisó la banquina y se fue al pasto", retrucaba uno que trabajó con él. De lo que nadie duda es de que el negocio fue un fiasco. Que obligó, por ejemplo, a Blaksley a desprenderse hace cinco meses, por pedido de Hard Rock Internacional, de la franquicia que esa cadena tiene en Recoleta.

La fiesta terminó y guarda unas cuantas imágenes incómodas. Entre ellas, una foto de Blaksley en el hotel InterContinental de Tigre con Federer, Sergio Massa y Guillermo Marín, su socio en la firma Imagen Deportiva. O aquella entrevista de YouTube en que el líder del grupo afirma que, más que la rentabilidad en sí misma, "el objetivo final de Hope Funds es proteger a las personas". O el recuerdo imborrable de 120 vendedores a quienes se premió con un crucero del mar Báltico, con comida y barra libre. Era agosto de 2014, la Argentina no terminaba todavía de sobreponerse a la devaluación de enero y tanta opulencia llevó a uno de los viajeros a sopesarlo todo en voz baja y con una conclusión drástica, delante de sus compañeros, apenas tocaban las costas de Dinamarca: "Esto se cae".