iProfesional

Fotomultas y seguridad vial:  ¿el fin solo es recaudar?

Mientras el estado aumenta el costo de las sanciones para "evitar accidentes", en realidad solo se persigue un fin meramente económico
08/02/2023 - 09:59hs
Fotomultas y seguridad vial:  ¿el fin solo es recaudar?

En los últimos días, se han sancionado nuevas regulaciones en lo que hace a la seguridad vial: primero fue la ley de alcohol cero en la Provincia de Buenos Aires (normativa que desde ya es positiva) y ahora se suma en el ámbito de la CABA un nuevo sistema de fotomultas.

Las recientes prohibiciones en el ámbito de la CABA versan en lo siguiente:  el conductor no podrá hablar o enviar mensajes utilizando el celular, inclusive encontrándose en rojo el semáforo. No podrá además evitar el uso del cinturón de seguridad.

No se prohíbe utilizar el celular en modo manos libres o en soporte para escuchar música o utilizar sistemas de GPS, consumir mate y líquidos desde una botella o fumar.

Analizando las situaciones descriptas, es imposible no arribar a la conclusión que las regulaciones vigentes en el ámbito de la seguridad vial, sistema de multas, exámenes de conducción y VTV, consisten en normativa inoperante, inservible y meramente persecutoria de la recaudación monetaria.

Aquellos que somos conductores responsables y tal como lo recomiendan los expertos, sabemos que el celular no es el único medio de distracción. La totalidad de los sistemas de pantallas digitales ofrecidos en los automóviles, incluidos en el tablero, son peligrosos, distraen al conductor. El traspaso de los indicadores analógicos a digitales y sistemas de conectividad constituyen actualmente causas de accidentes.

Por otra parte, ¿qué diferencia existe entre tener la mano ocupada con un teléfono o mate a nivel riesgos?, seguramente circular con un recipiente abierto, lleno de agua a 85º, con una bombilla es una experiencia de lo más segura. Se ha perdido el sentido común o bien se ha colocado una costumbre por sobre la seguridad de los ciudadanos en miras de no agitar el animo social, ya golpeado por el constante estado de crisis.

s
Las fotomultas comenzarán a captar a personas que manejen utilizando el celular

Fotomultas y seguridad vial:  ¿el fin es recaudar?

¿El celular distrae?, claramente. ¿pero no lo hace también el pasajero que dialoga con un chofer de transporte público o app de viajes? ¿Acaso no usa el conductor el espejo retrovisor para establecer contacto visual propio de toda conversación? ¿cómo controlaran las posibles conversaciones o discusiones que acaparen al conductor y su acompañante y han provocado serios accidentes?

Asimismo, ¿cómo determina la fotomulta, en conjunto con la "posterior revisión" cuando una persona habla utilizando manos libres, o bien se encuentra cantando la canción que el MISMO celular reproduce (porque sabrá el lector que los autos modernos no traen equipos de radio o audio y por eso deben de utilizar un celular…)

¿Puede hoy el estado afrontar el costo sobre la cantidad de inspectores que se necesitan a efectos de realizar tests de alcoholemia fuera de la temporada de vacaciones o a la salida de bares y boliches? ¿O solo bebe la población en esos momentos? Claramente sin dispositivos masivos de control, no se logra la tan necesaria costumbre social sobre el respeto a las leyes, materia que a nivel nacional, siempre se encuentra pendiente de aprobación.

Mientras mas se estudia el tema, mas uno cae en lo inoperante de la legislación. Eso sí, mientras más cara la multa, mejor. Seguramente todos aquellos multados "corren" a abonar las sanciones. Nadie impugna las mismas por encontrarse no homologados los radares o se acogen al tan atractivo pago voluntario que conlleva promociones dignas de un Black Friday. Lo importante entonces es que se pague… aunque sea algo.

Si se quiere resolver el problema del transito que acosa a este país, se necesita en primer término, reinstalar un nivel educativo decente en las escuelas, con materias que hagan a la educación ciudadana y legislativa. Los jóvenes no conocen la normativa básica en la que deberán desarrollar su vida. No necesitamos que sean juristas, pero sí que comprendan mínimamente el esquema normativo. En segundo lugar, capacitación constante al conductor, en especial con las nuevas tecnologías. Los automóviles son cada día más potentes y autónomos, dotados de ayudas técnicas y sin embargo, el uso de balizas o luz de giro se sustituye por el riesgoso acto de sacar el brazo por la ventana. Tercero, invertir. Lisa y llanamente mejorar los caminos y rutas, adaptarlos al nuevo tiempo. "Bachear" un mes antes de cada periodo electivo no salvara a nadie de sufrir un accidente. Pero claramente, mejor que gestionar es recaudar.

Temas relacionados