Más artículos
¿Qué piensan los argentinos sobre la educación que reciben?

¿Qué piensan los argentinos sobre la educación que reciben?

¿Qué piensan los argentinos sobre la educación que reciben?
El presupuesto acotado para el área y la baja calidad de los programas de enseñanza son los principales reproches, y no los paros docentes
Por Paula Krizanovic
11.09.2018 14.20hs Management

La baja calidad de los contenidos y el acotado presupuesto destinado a esta área son las principales cuentas pendientes que existen para los argentinos en materia de educación.

Así lo determinó un estudio del Centro de Investigaciones Sociales (CIS) -iniciativa conjunta del Instituto de Ciencias Sociales y Disciplinas Proyectuales de la Fundación UADE y Voices! Research and Consultancy- revelado en el marco del Día del Maestro, que se celebra este martes en todo el país.

Si bien todos los años en la Argentina parecen incluir algún tipo de conflicto docente, esta vez esa celebración llegó tras dos hechos recientes muy particulares.

El primero fue la masiva marcha realizada el pasado 30 de agosto en todo el país, donde cientos de miles de personas se congregaron en defensa de la educación pública y gratuita.

También ocurrieron cambios en el Gabinete de Ministros de la Nación, ejecutados como medida para reducir el gasto del Estado ante la última escalada cambiaria e inflacionaria. Se decidió entonces aunar en una misma cartera al área de Educación, la de Cultura y a la de Ciencia y Tecnología.

Mientras en el Gobierno se busca achicar los gastos, y a contramano de lo que suele aparecer en los medios de comunicación, la asignación de recursos para financiar la educación es una de las prioridades que marca la opinión pública según el reporte del CIS, para el cual se relevaron las opiniones de más de 1000 argentinos mayores de 16 años, a través de entrevistas personales.

Y si bien esos datos se tomaron en abril pasado, ya entonces no eran los paros docentes el motivo al cuales los argentinos atribuyen la baja calidad de la educación que se imparte a nivel nacional.

Por el contrario, las huelgas aparecen como un factor que divide la opinión, en tanto que hay un respaldo generalizado a la evaluación de conocimientos de los alumnos así como de las capacidades de maestros y profesores. El factor que se percibe como el problema que más afecta la calidad de la educación es la falta de presupuesto.

 

Vale la pena recordar que tan solo días atrás, el Ministerio de Hacienda de Nicolás Dujovne efectuó precisamente un redireccionamiento de $200 millones de la partida asignada a la Promoción y Financiamiento de actividades de Ciencia y Tecnología, luego de que el organismo que lleva adelante esas iniciativas fuera degradado de Ministerio a Secretaría.

Mejor suerte corrió la cartera de Educación que conducía Alejandro Finocchiaro, que sumó bajo su ala tanto a las áreas anteriores como a la ahora Secretaría de Cultura.

Desde esa entidad se aclaró mediante un comunicado que la decisión administrativa 1605/2018 de Hacienda no quitó fondos a esta expandida cartera, sino que "se produjeron malas interpretaciones" de lo publicado en el Boletín Oficial. "Son transferencias que se realizan regularmente cada año, para enviar a las instituciones educativas del Ministerio de Seguridad el monto correspondiente al Fondo Nacional de Incentivo Docente (FoNID)", aseguraron las autoridades.

Así y todo, el bajo presupuesto con el que cuenta la Educación en general en la Argentina surge como el principal obstáculo que impacta la calidad educativa (27%) de acuerdo al total de los encuestados por el CIS.

Y esa opinión se repitió especialmente entre los habitantes del sector socioeconómico medio (30%), aclararon en el informe.

Constanza Cilley, Directora Ejecutiva de Voices!, destacó que "para los argentinos, una mayor inversión en educación y el mejoramiento de la calidad educativa son dos temas claves a resolver."

A los problemas de presupuesto, le siguieron como causas percibidas por los argentinos de la baja calidad educativa, el nivel de los planes de enseñanza y los sueldos docentes.

Producto de los bajos salarios, justamente se dio a conocer esta semana otro informe, del Observatorio Argentinos por la Educación, que asegura que un tercio de los maestros de escuelas primarias trabaja en más de una institución. Más aún, el número se dispara entre los docentes de colegios secundarios: el 74% de ellos se desempeña en más de un establecimiento.

Los datos de pluriempleo se obtuvieron de las encuestas paralelas a las pruebas Aprender 2016, que indicaron que el 44% de los docentes de secundaria trabaja en al menos tres escuelas, y uno de cada 10 lo hace en cinco instituciones o más.

Opinión dividida

Los paros de los gremios del sector quedaron en quinto lugar, con un 19% de las menciones en el relevamiento realizado por Fundación UADE y Voices!Esta forma de protesta por parte de maestros y profesores polariza las opiniones de los argentinos. Mientras que un 43% de ciudadanos se proclama a favor de este tipo de medidas, una leve mayoría de 53% se manifiesta en contra.

 

Los investigadores evaluaron que el apoyo a los paros es mayor entre los más jóvenes (49%) y baja al 43% entre los de 30 a 49 años. Solo el 38% de los mayores de esa edad los convalida.

Asimismo, es más elevado en los niveles económico-sociales medios y altos (alto 51% y medio 48% vs.39% en los bajos) y a medida que se eleva el nivel de instrucción obtenido (primario 37%, secundario 46% y superior 58%).

En cambio, la oposición a las medidas que implican la suspensión de clases como medio de protesta es más notoria entre los mayores a 50 años (59%) y entre quienes poseen solo un título de nivel primario (59%).

"Resulta notorio que la aceptación tienda a subir en los sectores socioeconómicos medios y altos, en los segmentos de mayor nivel educativo y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, colectivos probablemente menos afectados por esta situación”, subrayó por su parte Andrés Cuesta, Secretario Académico de UADE.

Sin embargo, los encuestados mostraron un mayor nivel de coincidencia (62%) respecto de que se evalúe a los alumnos de acuerdo a los conocimientos adquiridos y a que resultados obtenidos de dichas evaluaciones se difundan públicamente.

No obstante, un tercio de la población relevada se mostró en contra de esa idea.

 

El consenso fue mayor aún (72%) acerca de que se evalúean las capacidades de los docentes y se den a conocer los resultados obtenidos.

"Si bien la Ley de Educación Nacional prohíbe la difusión de los resultados de las evaluaciones por institución educativa, a fin de evitar cualquier tipo de estigmatización, una amplia mayoría de los encuestados se manifestó a favor de darle difusión pública a los resultados obtenidos por cada colegio o escuela", remarcó Cuesta.

Desde CIS destacaron que entre quienes se mostraron a favor de tomar pruebas a profesores y maestros, fueron más los hombres (75%) y también ocurrió lo mismo con la evaluación de los alumnos (66%) y entre los segmentos etarios intermedios (67%) y más adultos (63%).

Lo más leído
Más sobre Management