Más artículos
Verano con suba salarial: más empresas presupuestan 2019 con primera cuota en enero o febrero

Verano con suba salarial: más empresas presupuestan 2019 con primera cuota en enero o febrero

Verano con suba salarial: más empresas presupuestan 2019 con primera cuota en enero o febrero
Muchas de las firmas más grandes están tomando medidas paliativas contra la inflación pero no se dolarizan los sueldos de los ejecutivos
Por Paula Krizanovic
28.11.2018 11.00hs Management

La mayoría de las empresas en Argentina pagará el bono de fin de año que decretó el Gobierno, para que la caída del poder adquisitivo de los trabajadores tenga un cierre menos catastrófico en 2018.

La consultora Willis Towers Watson acaba de terminar una encuesta "flash" sobre esta consigna, y el resultado indica que el 66% de las compañías pagarán el bono, el 11% no lo hará y el 23% lo está analizando aún.

"La mayoría lo otorgará para todo el personal, tanto dentro como fuera de convenio, y lo harán en el monto determinado por el decreto y en la cantidad de cuotas que el mismo dispone", aclaró Marcela Angeli, directora de Gestión de Talento y Compensaciones de Willis Towers Watson (WTW).

A esto se suma que muchas de las organizaciones que responden estas consultas (que suelen ser filiales de multinacionales o empresas locales de gran tamaño) están implementando además medidas propias orientadas al mismo objetivo.

En los primeros 10 días de noviembre, muchas de las 330 empresas encuestadas todavía tenían su presupuesto 2018 bajo revisión. Esto quiere decir que las firmas no se resignan a bajar los brazos en la lucha contra la inflación que, según el último dato del INDEC, fue del 45,9% interanual en octubre.

Por el contrario, hasta este mes el aumento promedio que recibieron los empleados fuera de convenio fue del 31,1 por ciento. Sin embargo, con el incremento que se espera definir a más tardar en diciembre, los responsables de RR.HH. esperan llevar ese número hasta 33,7 por ciento.

Claro que algunos tendrán mejor suerte de acuerdo al rubro al que pertenecen. De acuerdo con la mencionada consultora, las que brindarán mayores alzas son:

- Las entidades financieras, que hasta el momento tienen aprobado alrededor del 32,5% pero podrían conseguir 38,5% a fin de año

- La industria automotriz, que obtuvo un 32% y aspira a rozar el 40% anual

- Las firmas petroleras, que ya tienen garantizado 36,7% (ver cuadro)

 
Del otro lado de la tabla quedaron los sectores de comunicaciones y entretenimiento así como el del retail los cuales, con suerte, esperan obtener 28% y 29% aproximadamente en 2018 (ver cuadro)
 

Para la mayoría de quienes trabajan en las firmas encuestadas por WTW, no habrá inconvenientes en cobrar el bono por desempeño anual, que en el 94% de los casos se efectivizará "en target".

Además, un 24% de las compañias que respondieron la encuesta decidió pagar por encima (ver cuadro):

 

Por lo pronto, esto es un indicio de que gran parte de las empresas pudo cumplir durante este año recesivo sus expectativas de negocio, de modo tal que están en condiciones de abonarle a su staff ejecutivo una cifra por encima de la presupuestada.

También ese bono 2018 estará entre las herramientas de las que echarán mano los responsables de personal para hacer frente una vez más a la reducción del poder adquisitivo.

Un 8% de las organizaciones ya piensa medidas en ese sentido: algunas adelantarán el mes de pago, otras aplicarán un incremento extra sobre el monto final por inflación o lo ampliarán al reformular el cálculo. Un muy pequeño porcentaje evalúa abonarlo en moneda dura en lugar de otorgar pesos.

Sin embargo, la dolarización de los salarios ejecutivos en Argentina no deja de ser sobre todo una fantasía muy extendida pero alejada de la realidad.

Del 58% de las empresas consultadas por WTW que tienen posiciones regionales basadas en el país, solo un 2% determina el salario básico totalmente en dólares, y un 1% lo hace parcialmente.

Otro 2% que tiene una política diferenciada para esos puestos ejecutivos paga una gratificación anual extraordinaria en pesos argentinos por el incremento del costo de vida, y otro 1% hace lo mismo en moneda dura, según pudo saber WTW.

¿Y 2019?

A medida que se acerca el límite para aprobar los presupuestos 2019, las compañías van despejando dudas y tomando decisiones, a veces difíciles de poner en papel en un clima de tanta incertidumbre política y económica.

Sin embargo, hasta el momento, lo que logró relevar WTW es que el aumento para empleados dentro de convenio que se manejó para 2018 es de 27,7% en promedio. En tanto, los no convencionados percibirán 27,9% de media (que es el mismo porcentaje de inflación que esperan para 2019), con más de un 22% otorgado en el primer semestre.

La mayoría (71%) planea otorgar la mejora en dos etapas, principalmente en los meses de abril y octubre. Solo el 19% espera particionarla en más de dos y el resto concentrará el incremento en una sola.

Esto podría responder a que las expectativas más optimistas que circulan, tanto entre economistas como entre empresarios, indican que el año próximo tendría una dinámica inversa al del actual, con una primera mitad más recesiva que la segunda, cuando tendrán lugar los comicios presidenciales.

También explica que el ajuste mayor se dé a principio de año la mecánica a la que ya se acostumbraron las gerencias de Recursos Humanos: siempre prefieren ver qué pasa con la economía antes de ir a tocar la puerta de la casa matriz, o del dueño en caso de empresas nacionales, para reclamar algunos puntos más de presupuesto.

Hasta allí, nada nuevo bajo el sol. Se entiende que tras el optimismo inicial en 2018, las compañías volvieron -de la mano del salto del dólar y su reflejo en los precios- al estilo de gestión que caracterizó a la Argentina en los últimos años. La novedad esta vez es que son varias las que tienen en estudio otorgar una mejorar en los meses de enero y  febrero.

En concreto, según pudo relevar WTW, el 46% de las consultadas estará tomando alguna medida para minimizar el impacto de la inflación respecto a los ajustes salariales realmente aplicados.

Entre ellas, el 60% espera garantizar un aumento en esos meses de verano que, en promedio, será del 10%, si bien un 75% del percentil se ubicará en torno al 15%.

"No es algo habitual pero entendemos que es una de las acciones paliativas para minimizar el impacto de la inflación; además de que los ajustes salariales han quedado muy por detrás. De esta manera los empleados no tendrán que esperar hasta abril para recibir el primer incremento del año 2019, mes en que habitualmente se otorgan los ajustes", opinó Ageli.

¿Por qué tantas empresas eligieron esa opción en lugar de otras alternativas más tradicionales? "Entendemos que la razón principal se debe a como se van cumpliendo los resultados de negocio del 2018. Y otra puede haber sido que la corporación no aceptó hacerlo este año", respondió la directora de Gestión de Talento y Compensaciones.

Y la expectativa es que este adelantamiento del pago del primer ajuste salarial sea independiente del pago del bono de fin de año decretado por el Gobierno nacional. "Deben ser unas pocas empresas las que podrían estar analizando que el bono absorba parte del presupuesto de ajustes salariales que aún no han aplicado", apuntó la ejecutiva.

 

En segundo lugar, un 21% incrementará o mejorará el paquete de beneficios. Un 15% decidió aumentar el monto destinado a la asignación para almuerzo; el mismo porcentaje dará "cash allowences" o "gift cards", que serán en promedio de 11.500 pesos; y otro 11% dará más dinero para gastos de auto.

Fuera de estas medidas particulares, se tiene en cuenta la posibilidad de tener que modificar el año próximo el presupuesto que se cierre en estos días durante. La mayoría de los consultados (73%) respondió que anticipan potenciales cambios en caso de una "aceleración no anticipada de la inflación".

Otro 52% también estará atento a cambios de tendencias en el mercado que requieran retocar esos números, y un 28% opinó que intentará -si es posible- recuperar durante el próximo período algo del poder adquisitivo perdido en 2018.

Esto último resulta llamativo, ya que durante este año, al ver el crecimiento desbocado de la inflación y del valor del dólar, la mayoría descontaba que sería imposible devolver a los trabajadores algo de esos más de 10 puntos perdidos. "Entendemos que, dependiendo cómo evolucione la economía y los resultados de la empresa, algunas podrían modificar el presupuesto salarial del 2019; pero aún es muy incipiente para saber si esto será una tendencia. Realmente 28% de las empresas no sería un porcentaje representativo", cerró Angeli.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ Convertí a iProfesional en tu fuente de noticias. SEGUINOS AQUÍ