China y su ofensiva: cómo es el desembarco de los asiáticos en la provincia de Buenos Aires

China y su ofensiva: cómo es el desembarco de los asiáticos en la provincia de Buenos Aires
Representantes de la provincia de Fujian acordaron con el gobierno bonaerense desarrollar trabajos de irrigación en Carmen de Patagones y Villarino
Por iProfesional
31.05.2012 22.38hs Negocios

Fujian es una provincia de la República Popular China. Tiene una superficie de 120 mil kilómetros cuadrados y 30 millones de habitantes. Situada en las costas del Mar de la China, frente a la isla de Taiwán, limita con Guangdong al sur y con Zhejiang al norte. En sus costas se ubican algunos de los puertos más antiguos del país, como el de Xiamen (el primero de China en conseguir el estatus de zona económica especial).

¿Por qué esos datos sobre Fujian pueden leerse, por ejemplo, en Noticias AgroPecuarias? Porque representantes de ese Estado chino acordaron con el gobierno de la provincia de Buenos Aires desarrollar trabajos de irrigación, en principio de 10 mil hectáreas en los municipios de Carmen de Patagones y Villarino.

Es el primer paso de un proyecto mucho más amplio y parte, además, de una agresiva política de inversiones chinas en la provincia, en la Argentina y en América latina. El acuerdo en cuestión fue firmado por el ministro de Asuntos Agrarios de Buenos Aires, Gustavo Arrieta. Además, Fujian introducirá tecnología de riego y usará para eso aguas de los ríos Negro y Colorado.

Según el convenio, los chinos harán las inversiones necesarias para proveer riego a campos que, conviene aclarar, continuarán en manos de sus propietarios. De ese modo, se evitará violentar la flamante ley contra la compra de territorio por parte de extranjeros.

En contrapartida, publica Bae, China tendrá prioridad, durante un extenso periodo de tiempo, para adquirir los cereales y las oleaginosas que se produzcan en esas zonas.

El nexo entre el gobierno provincial y el Estado chino ha sido el secretario general de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Chinos (Casrech), Oscar Zheng Ji Cong, el primer interlocutor del ministro Arrieta para llegar al acuerdo con Fujian.

La provincia de Buenos Aires, es sabido, tiene grandes áreas cultivables y una importante capacidad de producción de alimentos. En cambio, aún presenta deficiencias en materia de inversión de capitales para explotar su potencialidad.

China, por el contrario, tiene proporcionalmente menos tierras cultivables de la calidad que presenta el territorio bonaerense, pero cuenta con un fuerte desarrollo tecnológico y, claro está, con una enorme masa de capitales sobrantes. He ahí, dicen en La Plata, las conveniencias del convenio firmado con Fujian. Además, se empieza a analizar la posibilidad de que capitales chinos inviertan en puertos provinciales y en la Planta de Procesamiento de Pescados.

Y no son esos los únicos intereses chinos en territorio bonaerense.

Un centenar de empresarios chinos y argentinos se reunieron semanas atrás en uno de los salones del Banco Provincia de Buenos Aires, cuyo presidente, Gustavo Marangoni, dijo allí que esa institución "puede ser un socio excelente para las empresas de Argentina y China por su gran conocimiento de la provincia de Buenos Aires y de todo el país".

Estuvieron allí ejecutivos de Techint, Impsa, Astilleros Río Santiago, Lonovo y representantes de la Cámara Argentina de la Construcción.

Por el lado chino, su delegación estuvo comandada por Diao Chunhe, presidente de la China International Contractors Association (Chinca), una de las centrales más poderosas de su país. Fue la tercera visita de Diao a la Argentina.

Con él estuvieron, entre otros, representantes de Citic, la constructora que levantó el Estado Nacional Nido de Pájaros, en Beijing; subterráneos en Irán, casas sociales en Venezuela y plantas eléctricas en Brasil.

También se hizo presente el gigante China Railway Group, dedicado a los ferrocarriles; Shanghai Construction, constructora del puente de acero más grande del mundo, el Lu Pu; la China National Machinery Industry Corp, el grupo Gezhouba, el China Communications, Zoomlion Co y Sinohydro, entre varias otras.

Ese racimo de corporaciones indican, más o menos, la amplitud de las ambiciones inversionistas chinas en la provincia de Buenos Aires y en el país. El Banco Provincia se propone, lógicamente, ser la puerta de entrada financiera para esos propósitos del país de Mao Tsé-tung.

Esos acuerdos se añaden al firmado en abril por el gobernador de la provincia, Daniel Scioli, con representantes de la provincia china de Shandong, que abrió otra ronda de negocios entre grupos de ese país asiático y empresas locales.

Los enviados chinos mostraron entonces interés en la producción de alimentos, maquinaria agrícola, turismo, deportes, intercambios académicos, pesca y elaboración de cueros y marroquinería.

Shandong es la segunda provincia china en poderío económico, con 93 millones de habitantes y unos 360 mil millones de dólares de PBI. Allí se producen algodón, cereales, fruta y pescado. Además tiene yacimientos de petróleo, oro y diamantes.

Por el momento, chacareros de Patagones y Villarino buscan profesores de mandarín.

Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído